martes, 30 de abril de 2013

Diez apuntes candentes (y urgentes) del informe PWC Sanidad 2013


La consultora PWC ha vuelto a lanzar su informe anual "Diez temas candentes de la sanidad española 2013", y esta vez en la propia portada incluye una nota descorazonadora: "Para que la crisis económica no se transforme en una crisis de salud pública". Para lanzar esas diez propuestas, PWC ha contado con un grupo nutrido de expertos en temas sanitarios con una selección algo desigual.

Vamos a comentar los diez temas que se incluyen en el informe (aparecen entrecomillados al inicio de cada punto), aunque os recomendamos su lectura ya que aporta muchos datos de interés. 


1) "Si hay que recortar, que sea con criterio".
Se agradece la reflexión final del primer tema sobre recortes, centrada en recordar la importancia de planificar reformas estructurales e innovadoras y de buscar perspectivas a largo plazo, huyendo de la búsqueda sencilla del ahorro.

2) "La mhealth: una forma viable de mantener prestaciones".
Hablar de mhealth es valiente en este contexto, pero aún queda mucho para que podamos considerarla como motor de cambio del actual paradigma de salud. Para llegar ahí, hace falta adaptar sistemas de información, mejorar la interoperabilidad, unificar criterios, establecer filtros a la hora de aprobar y autorizar apps, etc. Antes del tejado, es necesario hacer unos cimientos fuertes. Y aún queda mucho.

3) "Contar con los profesionales, la única y legítima forma de avanzar". 
La participación de los profesionales es imprescindible, y el informe lo razona de una forma indiscutible. Además, la reflexión sobre la separación de poderes en las organizaciones sanitarias y el conflicto entre profesionalismo e intereses generales es muy interesante. Nos quedamos con una de las implicaciones finales del apartado: "Para una alianza exitosa se necesitan gestores fuertes y médicos unidos, fidelidad a la institución y voluntad mutua de compartir la visión".

4) "Una necesidad no resuelta en nuestro país: hospitales de cuidados intermedios". 
La cronicidad es la clave del cuarto tema pero con un enfoque hospitalario. Las necesidades de los pacientes que requieren cuidados intermedios, ¿se cubrirían con un modelo hospitalario diferente? ¿O quizás el sistema todavía no se ha adaptado a este tipo de pacientes? Un sí a la coordinación y a la profesionalización de los servicios (sin caer en el chiringuitismo) pero sin que este nuevo modelo que se propone sea un simple océano azul para algunas aseguradoras.

5) "La salud cada vez más un sector global: internacionalización de las empresas de salud".
Llama la atención que el capítulo dedicado a la internacionalización de las empresas de salud sea la que más casos incluye, citando a más de 25 empresas o asociaciones empresariales. Cualquier mejora respecto del crecimiento empresarial es bienvenida, poco más podemos añadir.

6) "Industrias farmacéuticas y de tecnología médica: de suministradores a socios estratégicos". 
Para que la industria pase de ser proveedor a ser socio estratégico en algo tan delicado como la salud de la población, es imprescindible que olviden ciertas reglas empresariales básicas y se den cuenta que el interés general por la protección de la salud debe primar sobre cualquier decisión. Ser socio estratégico implica asumir riesgos, y ver más allá de la venta o de la patente o de la novísima tecnología sin más. 

7) "Garantizar el acceso de los pacientes a la innovación".
La innovación es positiva para el paciente si se traduce en mejoras significativas para su estado. Sin embargo, no todos los avances son útiles y quizás pedir directamente "acelerar la llegada del medicamento al paciente" o "simplificar el sistema de evaluación y valoración de los medicamentos" es un poco peligroso en un entorno como el actual.

8) "La sanidad tiene que acostumbrarse a los procesos de concentración y a los nuevos entrantes".
¿Nuevos agentes? Pues sí, y además muchos están en el sistema desde hace décadas. No se puede demonizar a la sanidad privada y a otras industrias relacionadas con la salud alegando motivos ideológicos o políticos. Hay que separar las decisiones políticas (de externalización de servicios) de la existencia de empresas que se dedican a la salud. Quizás el sistema público deba adaptarse a un nuevo modelo, que requiere mayor agilidad, mejorar la respuesta a las necesidades de la población, una mayor integración de servicios y una colaboración bien definida con entidades privadas. Sin embargo, dicha adaptación no debe realizarse de forma monolítica e inflexible a través de propuestas privatizadoras poco acertadas y nada meditadas. 

9) "Medicina Personalizada: no es una moda, ha venido para quedarse". 
Quizás 2013 no sea, todavía, el año de la medicina personalizada, pero ya no queda nada para su irrupción masiva en el sistema sanitario. Un capítulo muy acertado con unas propuestas finales que suscribimos: definir la metodología de introducción, establecer su financiación y definir la evaluación de su coste-efectividad. 

10) "Liberando datos: hacia el open data en salud". 
El último tema candente nos encanta, no podemos negarlo. Que un informe de este tipo hable abiertamente de open data, promueva la puesta en marcha de este tipo de iniciativas y proponga una estrategia nacional de liberación de datos es algo que casi nos emociona. Ahora a esperar reacciones...

Ah, y un "pero" final: se echan de menos más propuestas centradas en la salud pública, que ha quedado muy bien en la portada pero poco más. Además, se ha evitado aportar ideas o recetas para mejorar el sistema desde dentro, cosa que debería ser prioritaria. 

Esperamos vuestras ideas, críticas, comentarios, etc. Gracias a todos.

3 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Creo que la crisis económica ya se ha transformado en una crisis de salud pública..., pero nunca es tarde para evitar males mayores e informes como estos resultan de gran interés.
    En el apartado sobre la necesidad de hospitales de cuidados intermedios, yo preferiría que el informe se centrara en potenciar todavía más las unidades de hospitalización a domicilio,¿por qué no también para crónicos?, un modelo de hospitalización diferente donde la satisfacción de paciente iría unida al ahorro con criterio.

    ResponderEliminar
  3. La selección de temas "candentes" deja fuera la hipermedicalización (un reflejo es el oxímoron "hospitalización a domicilio"), la falta de evidencia de múltiples actuaciones sanitarias, la falta de planificación de recursos, la falta de interoperabilidad de los sistemas de información y la falta de formación/información de los ciudadanos.

    Por lo demás, los comentarios mejoran bastante a los enunciados.

    ResponderEliminar