miércoles, 24 de abril de 2013

Pedir o no pedir: la información es clave para el profesional


Es algo incuestionable que existe un exceso en las pruebas diagnósticas de imagen que se hacen en España (y en otros muchos países). Resonancias innecesarias, TAC que no deberían haberse pedido, etc. ¿Hay una solución sencilla para que sólo se pidan las pruebas necesarias? ¿Se merece el paciente un exceso de radiación gratuito? ¿Por qué se piden pruebas en exceso o pruebas que no aportan nada al diagnóstico y además no son recomendadas por las guías?

En el artículo "Radiation Exposure and Cost Influence Physician Medical Image Decision Making: A Randomized Controlled Trial" publicado en la revista Medical Care se analiza el impacto en la decisión médica de petición de pruebas de imagen tras ofrecerle diversa información.

A un grupo de médicos se les presentó un caso clínico. El 50'9% de los médicos eligió realizar un TAC ante dicho caso. Posteriormente se entregaron las recomendaciones de las guías de práctica clínica, y no hubo apenas cambios en el número de médicos que eligió TAC. Sin embargo, si hubo una reducción en la petición de TAC cuando los médicos conocieron los datos de exposición a la radiación de los pacientes y cuando conocieron el coste de la prueba.


Es muy llamativo el bajo papel que juegan las guías de cara a cambiar la decisión del profesional. En el caso que se analizaba, aparecía una opción con 9 puntos sobre 10 (TAC abdominal con y sin contraste) y dos opciones con 8 puntos (resonancia abdominal y eco doppler). Respecto de la información sobre radiación, la única prueba  con emisión es el TAC ya que resonancia y ecografía no emiten radiación. Finalmente, el coste oficial en USA es: TAC 916 dolares, resonancia 1478 dolares y ecografía 272 dólares.

El cambio hacia la ecografía se realizó en mayor medida tras conocer datos de coste o radiación que con los datos de las guías clínicas (que otorgaban prácticamente la misma puntuación a las tres pruebas). ¿Sería conveniente ofrecer más información al profesional a la hora de solicitar pruebas diagnósticas? ¿Por qué no se siguen las guías?

Y seguimos caminando en círculos...

 

4 comentarios:

  1. Estoy completamente de acuerdo con este post. Muchas veces sobre diagnosticamos a nuestros pacientes sin tener en cuenta el riesgo que puede suponer.

    ResponderEliminar
  2. Entre por casualidad en este blog y leyendo la entrada me asombra que a veces son los mismos pacientes los que demandan todas esta cantidad de pruebas y no creen en la clínica que hace el médico y hablo por experiencia propia porque tengo un médico en casa ,tanto en la salud pública como la privida ,y es verdad que el paciente se somete a riesgo con tantas pruebas diagnósticas, pero el médico hace una medicina defensiva porque como se pase algo que tenga ya sabes que la demanda va de todas todas y es que a veces hay equivocaciones que merecen palos .

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. Este post me recuerda un par de ellos muy interesantes que publicó Sergio Minué en el Gernete de Mediado, sobre las GPC: "Espoleando un caballo muerto".

    Es evidente que el feed-back ayuda al profesional a una buena toma de decisiones, pero se necesita una organización implicada, formada e informada, y por supuesto bien liderada...

    De todos modos, no valen iniciativas aisladas, se precisa una estrategia que cambie la forma de hacer y pensar en salud.

    ResponderEliminar