jueves, 16 de mayo de 2013

No podemos seguir juntos si sospechamos mutuamente


Vicente Ortún firma el editorial del último número de la revista Enfermería Clínica bajo el título "La enfermería en el mundo que viene". Una interesante visión del papel de la enfermería en España, de las difíciles relaciones interprofesionales en nuestro sistema sanitario y de la división de tareas.

Os dejamos con tres fragmentos del editorial aunque os recomendamos su lectura completa:
"Tres caminos ineludibles se abren ante nosotros: 1/Mejorar la calidad de los servicios a un menor coste (en jerga económica conseguir economías de escala, de gama y de aprendizaje), lo que implicará una notable redistribución de tareas. 2/Propiciar la capacidad resolutiva, la mejor expresión clínica de la eficiencia, lo que nos llevará a una redefinición de las profesiones. 3/Eliminar, desde la política sanitaria, las barreras regulatorias que puedan entorpecer los cambios anteriores".  

"Solo con una división del trabajo que atienda a la capacidad resolutiva y que se olvide de gremialismos podrá conseguir las imprescindibles economías de escala, de gama y de aprendizaje que la atención a crónicos y agudos requerirá."  

"Raro es el órgano, aparato, función, técnica, parte del cuerpo (¿la nalga tal vez?) que escape a las disputas gremiales. El seguimiento de un enfermo VIH+, el control de un polipatológico o de un diabético deber hacerlo el profesional con mayor capacidad resolutiva: aquel que consigue mejores desenlaces a igualdad de recursos sociales empleados." 

¿Cómo podríamos llevar a cabo una redefinición de funciones? ¿Están preparados los profesionales y los "gremios" (colegios y sindicatos) para construir desde cero sus funciones? ¿Aceptarían los médicos que las enfermeras realizaran algunas de sus funciones habituales (que en otros países ya realizan)?

Un buen epílogo para esta entrada, lo sacamos del Manifiesto Cluetrain y resume muy bien que ocurre en las relaciones interprofesionales en el sistema sanitario:
29. Ya lo dijo Elvis Presley: "No podemos seguir juntos si sospechamos mutuamente." 

4 comentarios:

  1. Yo apuesto por la autonomía profesional, entendida desde el punto de vista de capacidad resolutiva y recurrir a otro profesional del equipo multidisciplinar cuando sea necesario. Por ejemplo, ¿por qué no existe el Servicio de Atención de Enfermería Urgente en nuestra comunidad?, resolveríamos muchísimos casos urgentes sin necesidad de desplazar a una unidad SAMU. Creo que al colectivo médico no les seduciría la idea ya que si se demostrara que funciona, supondría que prescindirían de ellos.

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente hay estructuras que no están a la altura y cuyo "contubernio" no parece tener otra finalidad que la conservación del poder a ultranza

    ResponderEliminar
  3. HOy estamos de huelga en la sanidad madrileña, tu titular de hoy es apropiado para el conflicto que desde hace medio año tiene paralizada la sanidad madrileña dilapidando un montón de energía mental que podríamos estar usando en otras cosas. Los políticos y gestores no se fían de los profesionales y estos tampoco de los primeros...

    ¿es posible una conciliación ó terminará la historia en ruptura?

    ResponderEliminar
  4. Todavía aguanta la enfermería. Antiguamente podían hacer cirugía menor, además tenían que tener la especialidad de matrona para ejercer en el medio rural. Creo que también podían ser anestesistas. Fisioterapia era otra especialidad que tenían. En fin, está costando trabajo eliminarlos. Pero si los echan del sistema.. ¿a qué se van a dedicar? ¿a leer la mano? porque fuera en la calle ya no pueden hacer nada.

    ResponderEliminar