viernes, 14 de junio de 2013

Del pataleo considerado como una de las bellas artes


Cuando dejas de tener argumentos propios, cuando pataleas y nadie te hace caso, es el momento de la comparación. Llevamos años diciendo que la gremializacion no es buena, es decir, sectorizar el sistema sanitario en cachitos, trazar fronteras casi con el bisturí, y asignar cada tarea a una profesión concreta.

Cuando los procesos se hacen mas complejos, o surgen otros nuevos, las funciones se difuminan y empezamos a trabajar en las antiguas fronteras de esos catálogos de funciones de los ochenta, matizados por sentencias judiciales. Y lógicamente llegan las peleas: ¿por hacerlo mejor? No, solo por no perder un cachito de función o por burocratizar aun mas un proceso concreto. 

Leemos en Europa Press el acuerdo al que han llegado el Satse (sindicato de enfermería) y el Consejo General de Enfermeria para luchar juntos contra la medicalización del sistema. No suena mal, las fuerzas vivas de la enfermeria pidiendo que se desmedicalice el sistema, es decir, que no se busque una solución asistencial (y en muchos casos con medicamentos) a un problema social. ¿Es eso? Pues no, la medicalización es otra cosa: la enfermeria pide que el sistema no pivote en el medico, sino que la enfermeria también quiere su trocito de pastel. 

Es decir, los medicos llevan mandando mucho tiempo, ellos son el eje del sistema, ellos tienen poder... Y además es algo que, nos guste o no, forma parte de la cultura de nuestro sistema sanitario. ¿Cual es la solución? Queremos estar al mismo nivel de los médicos, y punto. ¿Lógico? ¿Ético? ¿Por fin llega el trabajo en equipo? ¿Y el resto de profesiones sanitarias? Ah, y nada como acompañar la petición con algunas frases llamativas (no os vamos a destripar nada, así que todos a leer la noticia). 

Precisamente, hace pocas semanas citábamos un magnifico editorial de Vicente Ortún en nuestra entrada "No podemos seguir juntos si sospechamos mutuamente". Merece la pena recordar algún párrafo de dicho texto:
"Solo con una división del trabajo que atienda a la capacidad resolutiva y que se olvide de gremialismos podrá conseguir las imprescindibles economías de escala, de gama y de aprendizaje que la atención a crónicos y agudos requerirá."  

"Raro es el órgano, aparato, función, técnica, parte del cuerpo (¿la nalga tal vez?) que escape a las disputas gremiales. El seguimiento de un enfermo VIH+, el control de un polipatológico o de un diabético deber hacerlo el profesional con mayor capacidad resolutiva: aquel que consigue mejores desenlaces a igualdad de recursos sociales empleados." 

Y nosotros que pensábamos que ambas organizaciones iban a opinar sobre lo que cuenta La Comisión Gestora en esta entrada sobre la realidad de nuestro sistema sanitario, mas alla de gremios, mas alla de peleas banales. Pero lo primero es lo primero, y... ¿alguien sabe si lo primero para la enfermería es lo mismo que lo primero para las organizaciones que la representan?

Nota: en la mayoría de los casos, podríamos escribir una entrada parecida en relación a otras profesiones sanitarias. Y la gente sigue sin acudir a las asambleas de sus colegios... 


2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Es lamentable, pronto volverán a reclamar aquello de que "el sueldo de tal categoría debe sel el xx% de tal otra"...

    Si una profesión tiene un campo propio, si presta un servicio a la sociedad, si obtiene resultados en salud... ¿no basta su trabajo y la difusión de sus logros para "estar en su sitio"?

    Plantearse una estrategia como un "estar contra..." es ponerse anteojeras en un momento en el que la sociedad necesita apertura de miras y trabajo colaborativo.

    Como ya comenté en la entrada que citas: "hay estructuras que no están a la altura y cuyo "contubernio" no parece tener otra finalidad que la conservación del poder a ultranza"

    ResponderEliminar