viernes, 7 de junio de 2013

El meollo


Estamos en plena era de la interoperabilidad, de la esalud y de las redes sociales, de las aplicaciones para hacer de todo con una pantalla, de forma remota y con mucha mayor rapidez. Pero nadie se acuerda de los procesos, de la forma de trabajar, de saber y entender porque hacemos las cosas de una forma y no de otra.

La mayoría de las grandes aplicaciones informáticas en el terreno de la asistencia sanitaria de los últimos tiempos se basan en una de estas premisas:
1. Queremos informatizar la gestión de "X". Se llama a una empresa o a la unidad de informática, que aprenda como se hace ese proceso y lo informatice. Sin más... Como máximo, que pregunte a alguna persona que conoce el proceso, pero solo a una o dos. 
2. Empieza como la anterior pero en este caso la empresa o unidad coge una "suite" de gestión de éxito (cara, generalmente) y mete "a capón" el proceso en esa aplicación. 

¿Y la fase previa de analizar el proceso por si podemos mejorarlo? ¿Y la comprobación de si podemos utilizar la informatización para mejorar el proceso? Con lo fácil que es sentarse y hablar, y lo difícil que es sacudirse de encima los miedos y las expectativas, el miedo al cambio, o a el miedo a perder poder o a que el proceso se simplifique tanto que "mi" unidad ya no tenga el poder de siempre. 

Seguimos arreglando y perfeccionando los alrededores, pero el meollo sigue igual... Una cosa es la decoración, y otra la reforma. 

6 comentarios:

  1. Anónimo8/6/13 04:24

    Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante, me hace reflexionar... un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Medicina, procesos, carajo, TODO basado en evidencia siempre es y será la mejor opción, aunque nos retarde 3 minutos. Muy buen post. Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Ufff qué distinto será cuando en el cliente se tenga la apertura de miras suficiente como para atreverse a hacer algo así. Generalmente se opta por opciones "seguras": "riesgo mínimo que es mucha la inversión...".
    Plantear una solución creativa conjugando la innovación no explotada dentro de la organización, muchas veces si quiera expresada o comunicada a otros por encima, con la experiencia y potencia que te da el punto de vista de alguien ajeno a esa organización pero acostumbrado a innovar y ver el mundo desde otro ángulo... ESO ES MUCHO PEDIR amigo Miguel Ángel... como positivo que soy, creo que hay que luchar por eso y por más y que al "eso es mucho pedir" debería añadir un AÚN.
    Espero poder disfrutar algún día con clientes que permitan tener la visión que tú reclamas.
    Felicidades por el post.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Veamos.
    Uno de los problemas más importantes que veo a diario y que arrastra la implementación de nuevos y más caros programas de gestión son las medallas. Me explico: a "todos" nos gusta decir que somos los más innovadores y que en nuestro centro de salud-Hospital hemos puesto en marcha tal y cual programa que será un beneficio para los pacientes y un alivio en la carga de trabajo acto seguido, aparecemos en la foto de rigor pulsando la tecla del primer ordenador con susodicho software con la palabra innovación de titular en negrita y letras grandes, se acaba todo y medalla al canto.
    Y yo me pregunto:
    ¿Se ha formado al personal sanitario para el uso de dicho programa? tic-tac,tic-tac.
    ¿Se les ha consultado si es necesario? tic-tac tic-tac Por ultimo, ¿Se evalúa su funcionalidad y utilidad a lo largo del tiempo? o ¿Ahí queda para que los propios profesionales tengan un lastre más en su ya abultada carga de trabajo? Eso si la medalla no la tiene el profesional que lo usa a diario.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La medalla es la cumbre, a partir de ahí todo para abajo... De hecho, las notas de prensa suelen hablar de nuevos programas, centros pilotos para el desarrollo de algo, y cosas parecidas. Y así nos va.
      Mil millones de gracias por pasarte :)

      PD Por que no te abres un blog?

      Eliminar