martes, 11 de junio de 2013

Las redes y el contagio social


Pues sí, hoy hablamos de nuevo de redes sociales y de web 2.0, pero usando como base un artículo en el British Medical Journal titulado "Social networks, social media, and social diseases". Es de agradecer que revistas tan importantes como BMJ se acerquen a estos terrenos pantanosos, rodeados de realidad (el uso diario por parte de profesionales y pacientes) pero un poco alejados de la evidencia.

En el artículo citado, firmado por Enrico Coiera (de la University of New South Wales, en Australia) se destacan algunas de las ventajas del uso de las redes sociales en el ámbito sanitario, como la medición de la calidad de los cuidados (webs de rating), las emergencias (geolocalización), salud pública y promoción de la salud (comunidades virtuales de apoyo para mejora de hábitos) o manejo de enfermedades (información a través de twitter).

Además, recuerda algunos ejemplos del uso de redes sociales para investigación (como la conocida infodemiology para el análisis de mensajes de salud en twitter) y el uso de herramientas colaborativas en ensayos clínicos y proyectos de investigación.

Uno de los elementos que apoya el uso de las redes sociales y las comunidades online en el ámbito de la salud es la teoría del contagio social, que describen Christakis y Fowler en un reciente artículo titulado "Social contagion theory: examining dynamic social networks and human behavior". Ya hemos comentado en el blog la difusión de comportamientos y estados emocionales dentro de redes sociales (de cercanía, es decir, no online) como el tabaquismo, la obesidad, el consumo de alcohol o la felicidad, todos ellos firmados por los mismos autores, que se han centrado en esta línea de investigación. Por si alguien está interesado, los datos de todos los estudios se han extraído del conocido Framingham Heart Study, una iniciativa que comenzó en 1948 y que lleva 65 años estudiando diversas variables de salud de varias cohortes de personas de la misma ciudad.

Como señala la conclusión del artículo de Coiera, además de usar las redes sociales para mejorar la práctica clínica y el conocimiento del paciente, las redes son una poderosa herramienta de difusión de comportamientos saludables y de promoción de la salud, como ya comentaba en 2010 Damon Centola en este breve análisis publicado en Science. De contagio social en entornos online también habla el mismo autor en "Social media and the science of health behavior". 

Los autores ya citados, Christakis y Fowler, publicaron hace unos años un libro titulado "Conectados" (aquí la web original del libro) acerca de la importancia de las relaciones sociales en nuestras vidas. Además, Eduard Punset realizó en 2011 una entrevista a Fowler en su programa Redes. ¿Y como podemos acabar? Muchos habrán acertado, y es que Christakis participó en un evento TED, con una charla muy interesante:


3 comentarios:

  1. Más que contagio social, yo asociaría "las redes" con la "relación aumentada" o la amplificación del aprendizaje, empoderamiento y la participación.

    ResponderEliminar
  2. Pues yo siempre he pensado que el tema de redes sociales es mas una moda que otra cosa. Ahora el cool postear en twitter, relacionarse en Facebook, pero implica mucho tiempo. Y al final, la gente no esta para tonterias, por loq ue en unos años, quedará en desuso.

    ResponderEliminar
  3. Menos redes sociales y mas cervezas en los bares!!!

    ResponderEliminar