lunes, 15 de julio de 2013

Gestión del cambio: ¿luchando contra nosotros mismos?


Trabajar a diario en una organización compleja obliga a aprender a gestionar el cambio. El sistema sanitario en el mundo actual, rodeado de tecnología, noticias, presiones políticas y profesionales, necesidades, etc. obliga a que haya que replantear los procesos, las funciones y las formas organizativas de vez en cuando. Sin embargo, la realidad que nos rodea en el sistema público muestra que la agilidad para cambiar es casi un chiste, y la inercia se convierte en el eje principal de todo.

Dejando al margen las obligaciones normativas (muy rígidas en ocasiones), es fundamental aprender a gestionar el cambio y principalmente las resistencias al mismo. Y para eso, recurrimos a un post imprescindible de Amalio Rey titulado "20 ideas sobre cómo gestionar las resistencias al cambio" que incluye un modelo de 6 pasos para optimizar la gestión de las resistencias:

1. Discernir: Antes de librar una guerra contra las resistencias, conviene escucharlas con humildad por si transportan señales que indican que el cambio buscado es erróneo. 
2. Colaborar con ellas: Aprovecharlas de algún modo para muscular el cambio y hacerlo más robusto (R.Sennett: “seleccionar un aspecto de la resistencia con el que puedas trabajar”) 
3. Reajustar las expectativas temporales: Echarle paciencia si la resistencia se prolonga más de lo esperado (R.Sennett: “posponer el deseo de terminar”) 
4. Cambiar el orden: Confrontación selectiva, enfrentándonos primero a las tareas y elementos del problema que más rápido generen progresos 
5. Reformular el problema: Cuestionarnos las premisas iniciales para reconfigurar la estrategia con nuevos protagonistas 
6. Hacer la guerra: Sólo si no queda más remedio, confrontación directa y sin cuartel. Destruir los focos de resistencia tóxica a base de un buen arsenal de antibióticos.

Seis ideas que pueden ayudarnos en muchos problemas que surgen a diario en las organizaciones sanitarias. Y para acabar, nos quedamos con una de las ideas que incluye Amalio en su post: no todo lo nuevo es mejor que lo viejo. Algo que ha bautizado como la soberbia del innovador.

5 comentarios:

  1. Coincido con MA
    El post de Amalio junto con el de Javier Megías sobre las lecciones de liderazgo que nos puede enseñar el Sr. Lobo son de los los imprescindibles.

    ResponderEliminar
  2. Muy agradecido, Miguel Ángel, por la mención. Me alegra que el post te parezca útil para la gestión del cambio en el sector sanitario, un ámbito de los servicios públicos por el que siento un gran cariño y respeto. Un saludo :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por esas pistas y consejos que, al menos en mi caso, ya forman parte de mi día a día. Así da gusto aprender :)

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La gestión del cambio comienza por la reflexión personal y organizativa acerca de si el cambio es beneficioso y mejora la organización o si es caprichoso.
    ..........Como todo lo que escribes.......
    Gracias por estas reflexiones.
    Un saludo

    ResponderEliminar