jueves, 5 de septiembre de 2013

Seguros privados de salud: ¿y tú de quien eres?


Hablar de sanidad privada no está de moda, o mejor dicho lo que sí está de moda es lanzar piedras la sanidad privada (confundiendo la irrupción de compañías privadas en la sanidad pública con todo lo demás). Pero los hechos son los hechos, y dentro del sistema sanitario español los centros privados son una realidad desde hace muchas décadas, nos guste o no. El Estado (o las comunidades autónomas, que tanto monta, monta tanto) tiene la obligación de ofrecer a la sociedad un sistema sanitario público, gratuito y universal, pero el ciudadano tiene libertad plena para elegir: acudir a la sanidad pública, acudir a una consulta privada, tener un seguro de salud o rendirse a los encantos de la homeopatía, las flores de Bach o la curación basada en el alpiste (esto va dedicado a los turroneros, jeje).

¿Y por qué el ciudadano, que ya tiene una sanidad pública, acude a un centro privado o contrata un seguro? Los motivos son complejos y muy variados: lentitud, accesibilidad (que a mucha gente no le gusta eso de pasar por el médico de familia si "sabe" que necesita un reumatólogo), listas de espera o incluso estatus, que de todo hay. Por supuesto, la sanidad privada, como cualquier empresa de servicios en un sistema como el nuestro, acude donde hay demanda. Un dato para tener las ideas claras: en 2011 había en España 8 millones de personas con un seguro privado de asistencia sanitaria (2 millones eran funcionarios y sus familiares acogidos al régimen especial de mutualismo, ejem ejem). 

¿Es malo que haya sanidad privada? Si el Estado ofrece sanidad pública, ¿debería desaparecer la privada? Lógicamente no, pero lo que no es ético ni legal es que el Estado juegue a favorecer los intereses de empresas privadas (y mucho menos si son de "amiguitos") ni que los profesionales utilicen su doble papel público-privado para su beneficio personal (todos sabéis a que nos referimos: te llevo el embarazo en la privada pero das a luz cuando estoy de guardia en la pública, pide una radiografía en el hospital y me la traes, o el mítico "esto aquí no te lo veo pero en mi consulta privada sí").

Para saber algo más de seguros privados de salud, y de los motivos que tiene el ciudadano para contratar uno, el foro de seguros Aimfri realizó hace unos meses una encuesta de opinión acerca de los seguros privados de salud. Podéis ver un resumen a continuación pero os anticipamos tres datos muy interesantes:
- El 53% de los encuestados tenía seguro de salud. De los que no lo tienen, el 43% afirmó que lo contrataría si tuviera ingresos suficientes.
- Entre los aspectos positivos de un seguro privado de salud, aparecen acceso, rapidez y cuadro (en relación a que el usuario elige al profesional, si este figura en el cuadro médico de su compañía).
- De las personas con seguro privado de salud, un 30% buscó información sobre el seguro antes de firmarlo y un 21% comparó precios.




Nota final 1: y no hemos hablado casi de Muface...
Nota final 2: os recomendamos visitar Aimfri, un foro sobre seguros con opiniones, consejos, críticas y dudas que escriben consumidores, usuarios y expertos. Ellos son los "culpables" de la encuesta.

21 comentarios:

  1. La sanidad privada tiene que ser un complemento a la pública. Pero un complemento al ciudadano no al negocio.

    ResponderEliminar
  2. La sanidad privada es una opción que elige el paciente. Totalmente respetable y que debe asumir con consecuencia
    Y yo te pregunto: en estos casos de funcionarios que optan a ser atendidos en sanidad privada pero tienen su médico de atención primaria en el público ¿cómo debería contemplarse la prestación farmaceútica? ¿quien debe facilitarle las recetas de sus tratamientos instaurados en "la privada"?
    Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los funcionarios que optan por la sanidad privada, via muface, tienen a todos sus medicos, incluido el de familia, en la privada. No existe dualidad d coberturas. De hecho, ante una urgencia deben acudir al hospital privado q tengan concertado, y no al publico. Respecto a las recetas, son los funcionarios quienes se las facilitan fisicamente al medico quien, en conciencia y en funcion d su criterio, recetara lo q proceda

      Eliminar
    2. Asun, ya sabes como funciona Muface: sus propias recetas, sus propios copagos, etc. Muchas veces hemos hablado en twitter de la posibilidad de quitar muface pero hay problemas:
      - los sindicatos, esos que apoyan la marea blanca, se opondrían (ya sabes que tiene doble cara, como las monedas)
      - el sistema sanitario no esta preparado para asumir de golpe 2 millones de personas
      - alguna aseguradora tendría que cerrar (no defiendo a la empresa pero supongo que detrás habra trabajadores y eso hay que hacerlo con cuidado)

      Un tema dificil...

      Eliminar
    3. Anónimo5/9/13 19:50

      planteas el tipico caso de "convenios rurales" (entre SERMAS y Muface) , reservado a mutualistas que viviendo en dicho medio han optado por seguro privado pero su "médico de cabecera" es del SNS : le tienes que hacer la receta y punto (nada de analíticas , etc...)

      Eliminar
  3. Anónimo5/9/13 15:25

    Y no nos olvidemos, de los que utilizan la privada porque es un hotel de cinco estrellas, y no mezclarse con la población general, que somos la chusma. Y como ésto, colegios públicos, etc. Penoso ¿verdad?

    ResponderEliminar
  4. En Suiza se ha hechos referéndum hace semanas sobre sí prefieren un SNS al estilo UK (o España) financiado con impuestos, o de seguros privados subvencionados pero con libre acceso a todos los servicios de salud. Resultado aplastante a favor de seguros privados.
    Buscaban un sistema más eficiente para todos pero los individuos votan pensando en sí mismos y ...si pueden pagarlo, adelante.
    Las mutualidades de salud de funcionarios sin embargo, son un privilegio propio de casta porque aunque el coste de la mutualidad sea parte de su salario, la realidad es que el salario lo pagamos todos los ciudadanos.
    Empezar a abolir ciertos privilegios en los "servidores " públicos sería un gran paso adelante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo5/9/13 20:07

      ahí te equivocas : al funcionario se le descuenta del salario...pero las cuotas solo dan para pagar el 20% del gasto de Muface, sanitario o no (el resto lo pagamos tú y yo). Qué siga la Muface, pero que copaguen más (sobretodo la suegra, o el abuelo y demás que están "apuntados" como beneficiarios del funcionata y pillan por la orilla : gafas, sonotones...)

      Eliminar
  5. Anónimo5/9/13 19:54

    La encuesta , de entrada con 287 respuestas no tiene representatividad.

    ¿ Cuantos profesionales sanitarios están ocupados en centros privados y generan riqueza y sostienen familias ?.
    ¿ Cuantos centros médicos y redes hospitalarias privadas, están desatascando los centros públicos ?
    ¿ Seguimos pensando que la sanidad publica es la única con medios de ultima generación hoy en día ?

    Habría discusión para meses y seguro que coincidiremos en algún foro para conversar.

    DM por twitter.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5/9/13 19:55

    La encuesta , de entrada con 287 respuestas no tiene representatividad.

    ¿ Cuantos profesionales sanitarios están ocupados en centros privados y generan riqueza y sostienen familias ?.
    ¿ Cuantos centros médicos y redes hospitalarias privadas, están desatascando los centros públicos ?
    ¿ Seguimos pensando que la sanidad publica es la única con medios de ultima generación hoy en día ?

    Habría discusión para meses y seguro que coincidiremos en algún foro para conversar.

    DM por twitter.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo5/9/13 20:00

    he visto los precios que pagan estos consumidores y son de risa : no me extraña, dado lo que cobran los médicos y lo que el contribuyente ayuda a estos consumidores
    -¿sabéis que estas pólizas, a diferencia del resto de seguros, no pagan "impuesto de seguros"?
    - ¿sabéis que el gasto está exento de renta IRPF cuando el seguro familiar lo paga la empresa

    ResponderEliminar
  8. en está época tan difícil es mejor estar preparado y contar con un seguro médico

    ResponderEliminar
  9. Gracias por la mención ;)

    Nunca entenderé que limitar opciones sea bueno, quien quiera (y pueda) ir a la privada ¿cual es el problema?. Ahora si, si yo no puedo/quiero y estoy pagandolo mediante impuestos creo que puedo pedir que me ofrezcan lo mejor y más en un tema como es la sanidad.

    Hay que mejorar lo que tenemos y pagamos entre todos pero eso no se hace tirando piedras a las alternativas, sino mejorando desde dentro.

    Por supuesto la falta de ética debe ser erradicada, el amiguismo, el enchufismo, el "politiqueo" en el mal sentido de la palabra han llegado a unos niveles muy altos pero lo peor es que los ciudadanos nos hemos acostumbrado a ellos y somos muy indiferentes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tenia que mencionarte, esa entrada tuya me gustó mucho. las alternativas son legales y de hecho cada uno tiene su función: el Estado ofertar un servicio público de calidad, la privada ofertar lo que le pidan (y donde lo soliciten).

      Gracias por pasarte

      Eliminar
  10. Vamos a ver. No podemos comparar la actualidad sanidad privada, y la pública. Principalmente, porque ha surgido complementado a la última.
    Creo que es muy respetable que si quiero pagar un plus, me vaya a la privada.
    Si queremos comparar, hemos de comparar servicios prestado al mismo nivel. Es decir la "sanidad de todos" prestada 100% pública o 100% prestación por entidad privada. Entonces si podemos hablar de mejor o peor. Lo que te dan ahora las sociedades no es lo que te ofrece -por poner un ejemplo- el hospital de La Paz, pero de gestión privada... O si, esa es la comparación. En atención, especialistas, ratio, aparataje, protocolos, gasto farmaceutico, etc..
    En cuanto a que lo de MUFACE sale de nuestros bolsillos... Habría mucho que decir. NADIE paga con su nómina toda la sanidad que puede recibir. Es un concepto obtuso y manido.
    ¿De verdad sabemos cuanto cuesta cada consulta, cada receta, cada ingreso hospitalario (cama, comida, tres turnos de personal auxiliar, enfermería, médicos de todas las especialidades, pruebas analíticas, pruebas radiológicas, pruebas genéticas... Servicios altamente especializados...) Sabes lo que cuesta atenderte tras un cólico, un tráfico, un infarto, un herpes, ...
    Vemos el palito en el ojo ajeno, y no vemos el palito en el nuestro.
    Y NO SOY FUNCIONARIA.
    Creo que debemos hablar tranquilamente, conocer toda la información, dar puntos de vista y opiniones. Conocer la realidad de las experiencias ya instauradas. etc.
    Y sobre todo, intentar solucionar nuestra parte del pastel.
    Porque si cada vez que hablamos sube el pan, algo estamos haciendo mal (;-)
    Olga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sabes lo peor de todo? Que con todas las mareas, presiones, demagogias y portadas en prensa para defender a la sanidad pública, lo único que se ha conseguido es polarizar la realidad: lo público, bueno; lo privado, malo. Y nos gusté o no, la realidad no es así.

      me apunto a lo del debate serio, tranquilo y reflexivo. pero eso no vende, los medios quieren carnaza, sin más.

      El pan sigue subiendo, y no sabes cuanto :)

      Eliminar
  11. Publica o Privada... privada o pública...
    Las dos pueden y deben convivir, si bien es cierto que la ética debería de imperar, más sabemos que no siempre es así y en ocasiones se producen abusos por parte de usuarios y profesionales.
    Esta claro que el sistema no dá para todo en la pública, pero tampoco creo que la privada pueda subsistir si asume casos excesivamente complejos e infinitamente costosos, ya que las primas no siempre se ajustan a la realidad, movidas por la necesidad de liderar los ranking de ventas, que luego les permiten negociar precios con sus proveedores sanitarios, con el único fin de la rentabilidad, quedando en un término algo menos relevante la calidad de los servicios.... Lógicamente esto nunca se va a vender así, pero la triste realidad pone a cada uno en su sitio.
    Las compañías necesitan masa critica para luego negociar con sus proveedores y poder permitirse el lujo, de rebajar las tarifas en ocasiones en un 80%, incluso dentro de un año en curso y sin especial aviso... Yo compañía tengo a los clientes que tú necesitas...no es fácil vivir sólo de privados...
    Lo podríamos definir como una lucha sin cuartel ...


    Y para soluciones mancomunadas las concertaciónes de la pública con la privada, tu me quitas lista de espera y a cambio...

    Es complejo la verdad, pero seguro que se puede hacer mejor.

    jose @asesoriatecnica

    ResponderEliminar
  12. Muy aclaratorio el post, la verdad es que es muy complicado el tema de los seguros médicos es una gran responsabilidad.

    ResponderEliminar
  13. Lope, Cru24/3/14 23:59

    Estoy jubilado con una pensón de 1.006 al mes, mis gastos de farmacia suelen ser de unos 400 € mensuales ya que no tengo tope máximo, y pagando el 30% de toda las medicinas , lo que si poseo son varias enfermeddes graves. Conste que no me puedo cambiar a la S.S. Deseo mucha suerte a los que están en ella

    ResponderEliminar
  14. Hola! me parece muy bien que la gente opine sobre seguros médicos privados, hay muchas veces que tenemos un montón de dudas y la mejor forma de solucionarlas es preguntando! bsss!!!

    ResponderEliminar
  15. Pienso que ambas deben coexistir, pero no veo lógico que los funcionarios no estén adscritos por defecto a la pública, me parece un sinsentido. Trabajadores públicos con la opción de elegir entre una u otra, no lo entiendo.

    Por otro lado, lo que más me interesa de este tema es el hecho de que los médicos puedan alegremente combinar las dos en el ejercicio de su profesión. Ningún otro grupo profesional puede hacer eso, porque es competencia desleal. Hay muchísimos casos de "profesionales" que ralentizan la lista de atención de pacientes en su consulta pública hasta niveles insospechados para que esos pacientes vayan a sus consultas privadas.

    Así no reduciremos nunca las listas de espera y mucho menos conseguiremos una sanidad pública de calidad.

    ResponderEliminar