viernes, 18 de octubre de 2013

Ahora todo es telemedicina


Tras los estudios ingleses relacionados con el proyecto de telemedicina Whole System Demonstrator, llega a nuestras manos una revisión sistemática publicada en Plos One con el siguiente título : "The Impact of Telehealthcare on the Quality and Safety of Care: A Systematic Overview".

Algunas de las conclusiones que extraemos de su lectura:
- Ahora la telemedicina es el nuevo cajón de sastre en el que se mete todo tipo de proyecto o iniciativa en la cual hay una comunicación a distancia entre paciente y profesional: desde la llamada telefónica hasta los sistemas de telemonitorización a distancia.
- Muchos estudios no han demostrado ninguna diferencia entre los cuidados habituales y la telemedicina.
- Siguen gustando mucho los estudios piloto: a corto plazo y con poblaciones muy escasas (menos de 20 participantes). ¿Extrapolables?
- El principal efecto que se observó en los indicadores sanitarios fue la reducción de hospitalizaciones.
- Se observó mayor efectividad clínica en los estudios que afectaban a pacientes crónicos muy graves.
- Pocos estudios hablan de factores económicos y organizativos por lo que no es posible establecer elementos de éxito o fracaso que ayuden a implantar nuevas iniciativas.
- El éxito es mayor cuando la telemedicina se integra con la educación sanitaria y el seguimiento intensivo, mucho más allá de la simple llamada telefónica de control.

Algunos países tienen centros de análisis e investigación de este tipo de iniciativas como en Escocia, la Universidad de Hull, California o la Unidad de Investigación de telemedicina del Instituto de Salud Carlos III. Un elemento clave para el desarrollo global de los proyectos de telemedicina es su estudio y análisis y la elaboración de estrategias claras y adaptadas a cada entorno. Solo así lograremos huir de los proyectos pilotos, con éxito en grupos pequeños, pero difíciles de llevar a cabo a gran escala. 

La viñeta de Dávila dice (más o menos) lo siguiente:
El Sergas estudia controlar a distancia a los pacientes en su casa.
- Le eché de todo
- Le di con acetona
- Con Fairy
- Jabón Lagarto
- Aguarrás
- Y las manchas que no saltan...

6 comentarios:

  1. Muy interesante. Tienes toda la razón en que sin una evaluación seria lo único que se conseguirá es matar lo bueno que pueda tener la telemedicina y que acabe pareciendo un gigantesco 'bluff' sin merecerlo.

    ResponderEliminar
  2. Gran traducción Miguel sobre todo teniendo en cuenta que es la variante más cerrada... la occidental conocida popularmente como "peixeiro"... ;)

    Ahora en serio... se lleva pilotando tanto tiempo este tema, hay tantos anuncios de proyectos... tan pocos resultados reales.... mira por donde Carlos Peña Gil (@carlospenagil) tiene algunas experiencias al respecto.

    ResponderEliminar
  3. Cierto lo que dices ... todo es pilotar (con grupos de pacientes muy pequeños) y siempre con herramientas 'diferenciales' de nuestra CCAA o de nuestro país en vez de copiar las buenas prácticas, que ya existen. Yo reduciría muy mucho el dinero para pilotos (para nuevos conceptos e ideas pero no para lo que ya se han financiado 1000 pilotos iguales) y lo destinaría para apoyar implantaciones de soluciones que ya han funcionado en otros lugares (donde ya fueron pagadas con dinero público). Copiar en estas cosas y reconocer que otros ya lo han hecho antes que nosotros, puede ser bueno, sano y más barato, a lo cual cabe añadir que es más fácil sumar juntos que partir todos de cero ...

    ResponderEliminar
  4. Cierto pilotos multiples gran heterogenecidad y sistemas sanitarios muy diferentes con resultados con poca validez externa a la hora de implantar en el nuestro.

    ResponderEliminar
  5. La telemedicina tiene sus luces y sus sombras, pero no hay que olvidar los riesgos de comprar medicamentos online sin ninguna garantía. ¡Protejamos nuestra salud! Más información en http://www.noticiassobresalud.es/riesgos-de-comprar-medicamentos-sin-receta-online/

    ResponderEliminar
  6. Interesante y comprensivo artículo sobre esta nueva realidad. Efectivamente creo que como toda forma de terapia y de intervención tiene sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Y, desde luego, faltan más estudiosque demuestren cuáles son estos, es decir, sus fortalezas y sus debilidades.

    Como psicólogo puedo hablar algo de la terapia online, me permito enlazaros un artículo que hice hace tiempo: http://www.antonimartinezpsicologo.com/psicoterapia-online

    Esta tambien tiene puntos a favor. Por mi parte lo que recomiendo, siempre que sea posible, es que tengamos una primera sesión cara a cara y luego seguirla online, si asi lo ha pedido desde el inicio la persona. A veces,por temas de donde vive uno y por ahoraar tiempo en desplazamientos,asi como por privacidad, es recomendable o una opcion mas a elegir.

    Lo dihco, interesante articulo ! @Psi_Positivo

    ResponderEliminar