viernes, 4 de octubre de 2013

Gota a gota: financiación colectiva de proyectos de salud


Los grandes proyectos no empresariales, asociados a organizaciones no lucrativas, siempre han tenido dificultades para conseguir financiación. Hasta no hace mucho, además de las ayudas públicas, había dos opciones: cuotas de socios o cuestaciones públicas (tipo mesa o hucha estilo Domund). Pero todo empezó a cambiar...

Primero fueron los mensajes SMS, una especie de aportación con forma de mensaje de móvil, siendo la compañía telefónica la responsable de tramitar los cobros hacia la entidad en cuestión. Además, los medios de comunicación masivos también pusieron su granito de arena con grandes programas para recoger dinero, tipo telemaratón.

Lógicamente internet y las redes sociales lo han cambiado todo. Y así, podemos financiar a través de la web proyectos de cine (El cosmonauta es un buen ejemplo), nuevos discos de músicos más o menos conocidos, proyectos de cooperación o incluso de investigación. Plataformas como Kickstarter (más centrada en proyectos empresariales), Verkami (proyectos de tipo creativo), Goteo o muchas otras, se dedican a publicar y difundir proyectos para que cualquier persona o entidad pueda aportar financiación a cambio de recompensas.

Uno de los riesgos de este tipo de plataformas es la "curación" de los proyectos, ya que no siempre se realiza una revisión de los contenidos. El problema que podemos tener es el de la crowdfoxicación, es decir, creer que todos los proyectos incluidos en este tipo de plataformas tienen la misma calidad y han superado una revisión previa. Un ejemplo es Change.org, que incluye desde recogidas de firmas para temas muy serios a otros algo más peregrinos. En el mundo de la música hay muchos casos recientes: Verkami alojó el proyecto del primer disco de Jero Romero (ex-Sunday Drivers) que recogió casi el doble del dinero previsto, Chimo Bayo optó por otra web pero no consiguió el importe previsto. Al menos la gente coloca a cada proyecto en su sitio, pero cuando hay muchos es fácil perderse...

Innobasque lanzó hace poco la iniciativa Crowdsasuna, dirigida a la búsqueda de financiación colectiva para proyectos relacionados con la salud. Para dicha iniciativa han seleccionado cinco proyectos (lo que garantiza que se trata de proyectos con futuro), que obtienen financiación a través de Goteo y de la propia Innobasque (un euro por cada euro aportado por el público). Para saber algo más de crowfunding y del proyecto, os invitamos a ver esta presentación:



Uno de los proyectos es #toxicosinfancia, una idea que ya es real liderada por el servicio de Urgencias Pediátricas del Hospital de Cruces que persigue dotar de fondos al Sistema Mundial de Vigilancia Toxicológica en Pediatría de Urgencias. Tenéis toda la información en este enlace de la web Goteo, además Iñaki ha publicado un extenso post sobre el proyecto en su blog Sobrevivirrhhé.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada