lunes, 5 de mayo de 2014

El marketing de los medicamentos baratos


Después de varios días hablando de Sofosbuvir y del alto coste de los medicamentos innovadores, llegamos al territorio por excelencia para este tipo de tratamientos: la oncología. Y todo gracias a un interesante post que publica Angel Montero en su blog El Lanzallamas con un título que lo resume todo: "Coste-beneficio en oncología: cuando no siempre lo más caro es lo mejor...".

El ejemplo que cita Angel lo extrae de un reciente artículo del NEJM acerca del problema de la aparición de nuevos tratamientos oncológicos que, con un coste incremental muy elevado, se consiguen sensibles mejoras en términos de supervivencia (de semanas o algunos meses). ¿Por qué estos nuevos tratamientos son tan caros? Hay algunas explicaciones pero no son del todo convincentes, y más cuando las alternativas son igual de válidas a un precio mucho inferior (os recomendamos leer este artículo del New York Times al respecto).

En resumen, que muchas veces esas mejoras ligadas a los medicamentos innovadores que muchas sociedades científicas reclaman (con el argumento de que el paciente los necesita y no puede existir desigualdad respecto a su prescripción y uso en todo el territorio), tienen mucho de marketing y poco de mejora real para el paciente.

Si existiera una entidad/empresa que investigara, promocionara y vendiera de forma activa los medicamentos clásicos, los que se quedan atrás, los que fueron innovadores a finales del siglo pasado, ¿todo sería diferente? Un buen ejemplo es el ácido tranexámico, que con los ensayos CRASH y CRASH-2 se demostró su efectividad en pacientes traumáticos con grandes hemorragias, y sin embargo su uso en esos casos es aún mínimo. ¿Tendrá que ver con su bajo precio? ¿Si fuera un medicamento sujeto a patente y más caro tendría mayor uso?

En resumen, ¿quien promociona los principios activos que apenas dan dinero? ¿quien realiza ensayos para ampliar la indicación en medicamentos fuera del paraguas de la industria farmacéutica? Un caso como el clásico Avantis vs Lucentis parece que abre el camino a un nuevo rumbo... 

2 comentarios:

  1. Los médicos piden que el ibuprofeno y otros 3000 fármacos se den sin receta http://www.elmundo.es/comunidad-valenciana/2014/04/06/53404cadca47419e688b4573.html

    esto lo decía el colegio de Médicos de Valencia, aduciendo:
    estos medicamentos suponen un gasto elevado para el sistema público porque su proceso de prescripción es mayor que su valor en el mercado. Es decir, que el tiempo que tarda el paciente en desplazarse hasta el centro de salud, su coste, el coste de los talonarios de recetas y, especialmente, el tiempo que dedican los galenos a pasar consulta y a rellenar el formulario de prescripción del fármaco tiene un valor mayor que el propio medicamento, ya que en la mayoría de casos los médicos se refieren a productos que su precio venta al público es menor que un euro

    ¿Se financia solamente lo que más cuesta?

    ¿Es bueno mezclar financiación con coste?


    ResponderEliminar
  2. Sinceramente yo creo que todo lo que tiene que ver con salud implica negocio. Un negocio cómo se mantiene, recibiendo a un cliente que no vuelve? pues obviamente no, las farmacias sacan tajada cuando ese cliente vuelve y vuelve a comprar...ese es el sistema actual en el que vivimos..respecto al post propiamente dicho, me gustó, buen post.

    ResponderEliminar