jueves, 22 de mayo de 2014

¿Quien quiere ser un hospital de referencia?


Servicios clínicos de referencia, pacientes de alta complejidad... Ambos términos implican que somos los mejores en alguna técnica o patología por lo que otros hospitales pueden enviar pacientes, pero ¿quien decide cuando un servicio se merece esa distinción? Todos quieren ser referentes en algo, tener mucha tecnología, aumentar la cartera de servicios, pero no siempre es posible y es esencial que muchos hospitales y servicios asuman que hay un límite.

Una cosa es ser centro de referencia a nivel autonómico, es decir, un hospital que por tamaño y calidad asistencial, se especializa y asume pacientes complejos de otros hospitales del mismo servicio de salud. Teniendo en cuenta que la financiación procede de la misma organización, no suele haber una regulación clara. Como máximo, en algunos servicios de salud existe una distribución de estas unidades para evitar que todos los hospitales tengan de todo.

Pero, ¿qué ocurre a nivel del sistema nacional de salud? En 2006 llegó el Real Decreto 1302/2006 que reguló el concepto de unidad de referencia a nivel estatal (conocida por las siglas CSUR), el procedimiento para la acreditación y la financiación (ya que sólo los centros acreditados pueden recibir una compensación directa por la asistencia prestada).  Pero pese a ello, muchos centros que tradicionalmente tienen prestigio en alguna actividad concreta, se autodenominan "de referencia" sin tener la acreditación del Ministerio, y reciben pacientes de otras comunidades autónomas por la puerta de atrás, sin derecho a percibir una compensación por dicha actividad, y sin ninguna regulación al respecto.

¿Debería ordenarse claramente este tipo de actividades? ¿Habría que ser mas estricto con la autorización de nuevos servicios en los hospitales para así tener una cartera de servicios lógica? Quizás esta sea la única forma para evitar que hospitales separados por pocos kilómetros tengan unidades hiperespecializadas que ni siquiera trabajan en común, y empezar a promover que los hospitales trabajen en red. De esta forma, un hospital A asume el servicio hiperespecializado B con profesionales del propio hospital A y del hospital vecino F.

Quizás todos los profesionales quieran trabajar en unidades de referencia, pero además de pacientes complejos, con patologías y técnicas muy específicas, hay muchísimos pacientes con patologías más comunes, más "aburridas" pero igual de importantes. Y esos pacientes se merece también al mejor profesional.

Información adicional: en este listado figuran los centros y unidades acreditadas por el Ministerio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada