martes, 10 de junio de 2014

Cuando la desmotivación entra por la puerta


Según un reciente estudio de Gallup centrado en los trabajadores estadounidenses, un 30% está comprometido con su trabajo, un 50% le da igual y un 20% se sienten muy descontentos. Este último grupo, según señala el estudio, influye negativamente en sus compañeros y muchas veces "expulsan" a los clientes. ¿Y por qué este grupo no cambia? Generalmente por falta de liderazgo.

Puede ser por no tener una estrategia clara, por no saber escuchar a los trabajadores o por malas políticas de incentivación, pero el resultado está sobre la mesa. ¿Qué porcentaje de trabajadores desmotivados hay en tu organización? Curiosamente, entre las reclamaciones que se presentan en hospitales y centros de salud, un buen número se deben al trato personal. Esta es la tabla de reclamaciones más frecuentes del informe "Análisis y benchmarking del tratamiento de las reclamaciones y sugerencias en el Sistema Nacional de Salud":


¿Hay una correlación entre dichas reclamaciones y los trabajadores desmotivados? Siguiendo este estudio realizado en el NHS, hay una relación clara entre la motivación del profesional y la experiencia del paciente. Si en estos años de crisis, recortes y reducción salarial, ¿hay más reclamaciones derivadas de la desmotivación? ¿Es admisible, como ocurre en atención primaria, que el segundo motivo de las quejas sea el trato personal?

Nota final que no tiene nada que ver con la desmotivación: la gente del Hospital de Cruces ha conseguido que su proyecto "Mano a mano con el paciente renal" haya llegado a la final del Premio Internacional de Buenas Prácticas EFQM. Ahora llega la fase de votación, y aunque hay otros proyectos, creemos que Cruces se lo merece. Podéis votar en este enlace.

3 comentarios:

  1. Hace poco ante la pregunta de si las enfermeras estamos preparadas para la gestión de las heridas crónicas con cierto orgullo dije que sí pero entonces ¿por qué no nos "lucimos"?, ¿por qué no nos responsabilizamos de lo que sabemos y podemos? Quizás una de las razones sea falta de motivación, el no creer en nuestras capacidades... Pero como no todo es gris, este sábado participé en la II marcha de sensibilización sobre las úlceras por presión que organiza el grupo de seguridad del Hospital de Cruces. Yo que soy de los "alrededores de Bilbao" (vamos de Santander) digo ¡olé! por esta iniciativa surgida desde los profesionales. Vamos que no está todo perdido..http://www.hospitalcruces.com/alDiaNoticiasDetalle.asp?lng=es&id=1069

    ResponderEliminar
  2. Buen post, y votaré por la gente del Hospital de Cruces

    ResponderEliminar
  3. Hola
    Creo que la motivación o desmotivación no te hace tratar mejor o peor a la gente, lo que te hace tratar "descuidadamente", llamémosle así, es la actitud personal y la educación recibida. Otra cuestión diferente, es que tu desmotivación te dispersa la atención laboral con una actitud reactiva con el paciente (y compañeros), en vez de proactiva y constructiva.
    Creo que si las quejas por malos tratos han aumentado, puede ser que estamos más propensos a quejarnos y denunciar lo que no nos agrada.
    Buena entrada, que hace cuestionarse muchas aspectos.
    Un abrazo.
    Virginia Salinas

    ResponderEliminar