jueves, 19 de junio de 2014

Volando voy



Si bien el checklist es uno de los grandes avances en la mejora de la práctica asistencial (procedente del ámbito de la aviación), y de hecho ahora hay checklist para todo, no es oro todo lo que reluce. En diciembre de 2012 ya publicamos una entrada comentando un artículo de Peter Pronovost (y su equipo) titulado "Reality check for checklists", que intentaba desmitificar el uso de los checklists señalando que muchos errores que se producen en la asistencia sanitaria derivan de factores como la cultura de la organización o el trabajo en equipo.

Sin embargo,  las listas de comprobación se centran en la reducción de errores en tareas estandarizadas y en la reducción de la variabilidad en entornos de alta complejidad. Pero como dice el citado artículo, "the mistake of the “simple checklist” story is in the assumption that a technical solution (checklists) can solve an adaptive (sociocultural) problem".

Y con la típica serendipia, llega a nuestras manos un artículo del 2011 de la sección Head to Head del British Medical Journal que bajo el título "Have we gone too far in translating ideas from aviation to patient safety?" presenta dos opiniones muy interesantes sobre la validez o no de adoptar soluciones del mundo de la aviación para la mejora de la seguridad del paciente.

Los comentarios de James Rogers (especialista en anestesia y además instructor de vuelo) que cree que la aviación y la sanidad no tienen mucho que ver, se centran en el papel de la experiencia (los problemas en un avión ocurren con una proporción muy baja en relación a un quirófano) y en la diversidad de riesgos (el piloto siempre vuela en el mismo avión, la simulación es más sencilla y útil). 

La visión de David M Gaba (experto en simulación) se centra en la importancia de la simulación y en que en ambos casos se trata de entornos de gran rapidez y agilidad en la toma de decisiones.

La cuestión clara es que siempre es posible extraer enseñanzas validas de cualquier entorno. De hecho, aunque el checklist no sea la panacea, en algunos quirófanos el mero hecho de que todos los profesionales hablen e intercambien información sobre el paciente, revisando los aspectos básicos, es un gran avance. Pronovost lo resumió muy bien en el artículo:
"The answer to the question of what a simple checklist can achieve is: on its own, not much"
Y no, no hay guiño al cambio "real" de hoy, ni a la abdicación, ni ponemos un documental sobre la vida de los reyes ni nada parecido. Preferimos acabar con un vídeo clásico sobre checklist quirúrgico de la serie Urgencias (ER) con el famoso Dr. Benton como profesor:

2 comentarios:

  1. Jajaja, sustituir el riñón derecho, estos americanos no saben cómo se trasplanta un riñón: y de paso se lo están poniendo más o menos en el bazo... Y lo de desobstruir la arteria renal a caída libre... Ya sé que el post no va de eso, pero no he podido evitarlo. Creí que estaba mejor asesorada esta serie!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Miguel; saco un tiempo que no tengo para comentar un tema que, sabrás, me apasiona.

    En efecto se idolatra a la herramienta y no se trabaja ni la cultura ni el método... así que terminamos con lo que Carlos Martín Trapero llama "efecto sodoku" (por las cruces que haces en solitario) y los riesgos lejos de mitigarse se intensifican porque hay una 'apariencia' de seguridad falsa.

    Rogers tiene razón respecto a la experiencia y, puede que, también respecto a la diversidad pero mantengo la impresión que en la simulación conjunta (todos al unísono) sería útil para interiorizar la rutina de la comprobación y la entrevista cruzada que es la verdadera base del 'método checklist'.

    Recientemente pude leer el libro de Suzanne Gordon (@Suzannecgordon) "Beyond the checklist" en el que se abordan estos fallos justamente comparando ese "entrenamiento conjunto" y esa cultura de copckit con un lenguaje muy medido (de vocabulario controlado, si se me permite la expresión) que justamente nos favorecería en un entrono aún más complejo como es el de la sanidad (por así decirlo cada intervención es un modelo de avión diferente).

    Por cierto que están buscando financiación para hacer una peli-documental
    sobre el libro...

    El principal problema que constato a diario es que si la comprobación no se registra no se puede probar (ni monitorizar aunque esto es falaz) pero si se registra tendemos a prestar más atención al registro que a realizar una correcta comprobación.... Luego ya está el tema de la planificación de las intervenciones que, a nivel formal, no pasa de mediocre...

    ResponderEliminar