martes, 9 de diciembre de 2014

Entre la reputación y la calidad: a propósito de un ranking


Hace menos de una semana que se publicó el ya famoso Monitor de Reputación Sanitaria, y tras leer múltiples noticias, comprobar como acapara portadas de prensa, y seguir diversos debates en twitter sobre su contenido, metodología y resultados, hemos llegado a varias conclusiones que merece la pena compartir en el blog:

1. La reputación no es lo mismo que la calidad. Mezclar ambos conceptos es un error de base, y de hecho, cuando algunos medios publican que el ranking permite conocer a los mejores hospitales de España, lo único que están consiguiendo es engañar al pobre lector. Un buen ejemplo es esta infografía de El Mundo:


Afortunadamente, no todos los medios hablan de los mejores hospitales y si utilizan el término "reputación". Aunque siendo sinceros, y como ciudadanos, ¿queremos que nuestro centro sanitario tenga buena reputación o mejor que tenga un nivel de calidad alto? Quizás todavía seguimos con la herencia del prestigio hospitalario, y que de que a mayor tecnología, mejor hospital. 


2. Si un ranking de reputación se hace preguntando a la gente, se obtiene un ranking de popularidad. Teniendo en cuenta que la calidad de un centro sanitario es algo muy complejo y difícil de definir, lo lógico es que cuando a alguien se le pregunta por el centro sanitario o servicio o profesional con mejor reputación, se piense en el más famoso o el más conocido (sin un análisis previo). Por ejemplo, el cardiólogo con mayor reputación en España es Valentín Fuster, cuando su consulta (salvo excepciones) la tiene en Nueva York. Por otra parte, como curiosidad, en el ranking de hospitales públicos, los 5 primeros clasificados tienen más de 850 camas (4 de ellos más de 1000). ¿Es más conocido el hospital más grande o es que la reputación va asociada al tamaño? Sobre el tema del tamaño, el blog Más Allá del Microscopio ha publicado este gran post hablando de tamaño de hospitales y reputación (actualizado).

3. El informe habla de indicadores de calidad, divididos en tres partes: estructurales (el que más tiene, más vale), asistenciales (por actividad) y de calidad. Los únicos que deberían servir para conocer al hospital con mejores resultados serían estos últimos, pero el informe no incluye ningún detalle de su metodología de cálculo y no se sabe si puntúa más tener cinco TAC's, atender más urgencias o tener una tasa de infección nosocomial baja. Se echa de menos información concreta y clara sobre la metodología, y el hecho de que el informe haya sido auditado por una consultora no aporta nada.

4. Julio Mayol ha dedicado un post en su blog a hablar de este ranking y nos quedamos con dos frases que sintetizan muy bien muchas de las opiniones que hemos visto por ahí:
- "Y qué pasa con la metodología? Pues que como toda metodología está perfectamente diseñada para ofrecer los resultados que arroja".
- "El único que no se enfada es el ganador. Pero también hay que recordar que las listas ni se crean ni se destruyen, sólo se transforman". 

5. Es curioso observar como el ranking ha ocupado muchos espacios en los medios de comunicación, sin que los periodistas se hayan preguntado por la validez de los resultados. Ocurre como con el clásico informe de la FADSP, que incluye indicadores muy poco relevantes, pero que también ocupa muchas portadas.

6. Si en España existiera alguna web de datos globales públicos y fiables de calidad tipo Hospital-Compare o como Hscic, otro gallo nos cantaría. O incluso alguna web con datos por profesional, como My NHS que permite conocer los datos de mortalidad en algunos procedimientos quirúrgicos por servicio y por profesional. Sin embargo, en un país en el que todo es opaco o en el que los datos se publican tarde, es difícil cambiar la cultura de la información y la transparencia. Y ya se sabe que la información es poder... 

7. No obstante, no estamos en medio del desierto, ya que en España hay diversos proyectos de publicación de datos: el banco de datos del propio Ministerio de Sanidad, el Observatorio de Resultados del Servicio Madrileño de Salud y la Central de Resultados del sistema de salud de Catalunya. Sin embargo, estos datos deben tener poco glamour, ya que aparte de la noticia de su presentación, poco más aparece en las noticias. Quizás si se camufla como una clasificación, además de fomentar la competencia interna, se consiga más atención de los medios.

8. (Actualización) Tal y como nos comenta Elena Sevillano por twitter, los servicios de salud también se lanzan a confundir con notas de prensa que señalan textualmente "cinco hospitales de la comunidad de Madrid, entre los diez mejores de España". Además, otros medios como eldiario.es también se lanzan a hablar en términos mejor/peor con este titular: "La sanidad madrileña, la mejor de España según un estudio de reputación".

Para acabar, aquí tenéis la presentación del Monitor tal y como se han difundido por la entidad que lo ha elaborado (Merco).



4 comentarios:

  1. Está claro que con la publicación de estos ránkings no se busca informar al lector. El ciudadano medio no es capaz de apreciar las "sutilezas" de bulto que tan bien señalas en tu entrada. Habrá que pensar pues que es lo que se pretende con la publicación de estos ránkings...
    María José Mas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi duda es quien lo ha financiado... a nuestro hospital nos enviaron un cuestionario muy sencillo. Seguiremos investigand jeje. Gracias

      Eliminar
  2. La reputación es como nos ven los demás, no realmente como somos.
    Como bien dices, no tiene nada que ver con la calidad. No he seguido la noticia, ni la "polémica" que pueda haber surgido, pero en el informe solo hablan de reputación no de calidad.
    Por lo tanto todos estamos mezclando conceptos que no se pueden valorar igual.
    Saludos, Juan Travé

    ResponderEliminar
  3. De acuerdo en que la reputación habla de como nos ven y no de como somos realmente... pero... yo me pregunto: ¿porque me ven así? ¿qué debo potenciar para visibilizarme de una forma diferente? ;-) Creo que es importante tener en cuenta que nosotros también incidimos en cómo nos ven los demás y qué dicen de nosotros!

    ResponderEliminar