miércoles, 14 de enero de 2015

Un selfie al límite



¿Un selfie en el quirófano mientras se opera a un paciente? Dicho y hecho, precisamente eso hicieron un grupo de profesionalesen el hospital Fengcheng, en la ciudad de Xi’an (China), y el selfie se publicó en la red social Weibo. La foto se hizo viral y las consecuencias llegaron de forma inmediata: 3 despidos y 8 sanciones. 

Podéis leer la noticia en el Wall Street Journal y en The Telegraph, y el comentario que hizo el blog 33 Charts. La noticia ha generado una gran polémica, principalmente porque aparece el paciente (aunque no parece fácil identificarlo). El equipo argumentó que era la última operación que se hacía en ese quirófano y querían tener un recuerdo.

Siguiendo la guía de uso de redes sociales de la OMC, hay varios aspectos a comentar extraídos de los capítulos dedicados a confidencialidad y a la responsabilidad por compartir información del paciente:
- La imagen no tiene un objetivo didáctico ni busca favorecer a ningún paciente.
- Existen serias dudas sobre la existencia de la autorización del paciente para la citada foto.
- Esta imagen, ¿transmite los valores propios de la profesión sanitaria?

¿Son excesivas las consecuencias o realmente hay que ser serio y estricto en estos temas? ¿Se deben permitir este tipo de imágenes? Lo que si está claro es que con las redes sociales hay que extremar las precauciones, dado que su potencia y la posibilidad de viralizar algún contenido puede conseguir que algo aparentemente inocuo se transforme en un problema.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada