martes, 17 de febrero de 2015

El teléfono no sirve para todo


Reunión de comité de dirección del Hospital X... Alguien (da igual quien) comprueba que existe una tasa de reingreso en urgencias a las 72 horas en la población infantil. Se revisan diversas alternativas y se propone hacer un seguimiento posterior desde el Hospital, llamando por teléfono a los padres y preguntando por el estado del niño. El objetivo es lógico: resolver todas las dudas que tengan y así evitar que vuelvan a urgencias.

Algo parecido pensaron en un hospital canadiense y decidieron hacer algo que en España cuesta un poco: medir para saber si la medida es efectiva o no. Quizás el estudio esté incompleto, o los sesgos sean excesivos, pero la conclusión sorprendió a todos: ¡¡¡¡el grupo de niños a los que se llamaba por teléfono tenían una tasa de retorno a urgencias mayor que el otro grupo!!!!

Podéis leer el comentario crítico que realizan en la revista Evidencias en Pediatría, que es la que nos ha puesto tras la pista. Algunas reflexiones rápidas tras leerlo: ¿por qué no buscar el apoyo de atención primaria? ¿medimos todas las iniciativas que se ponen en marcha? ¿medimos las que llevamos a cabo desde hace años? Este tipo de medidas nos recuerda al uso de apps: creemos que con una app lo resolvemos todo, y a veces puede que el problema se complique.

Evaluar y medir para volver a decidir es un ciclo esencial. Pero si la evaluación es simple o no se hace bien, la decisión puede que no sea la mejor. De hecho, ¿cuantos proyectos consiguen resultados contrarios a los previstos? ¿Y cuantas veces nos damos cuenta?


3 comentarios:

  1. Buenas tardes
    No entiendo cómo el resultado pudo sorprenderles a todos, ni cómo plantearon como hipótesis que la llamada de un estudiante de Medicina a unos padres cuyo hijo acababa de ser visto en urgencias iba a tener un efecto tranquilizador o "reasegurador". ¡A mí no me sorprende nada que tuviera el efecto contrario! Seguramente de esa llamada surgieron más dudas que respuestas.
    Mi hipótesis sería: Si tras el alta en urgencias una enfermera o pediatra experimentados (sugeriría jubilados a tiempo parcial como hacen en Alemania) llama a los padres para tranquilizarles y asegurarse de que todo va bien, disminuye la vuelta a urgencias.
    Además se realizaría el cuestionario estructurado y eso, pero la parte humana de la conversación creo que sería muy distinta, y el resultado también.
    Blanca Usoz

    ResponderEliminar
  2. Otra opción interesante sería en vez del estudiante llamando por teléfono (la verdad es que es difícil que se te ocurra algo peor), dar a los padres el Diario de una mamá pediatra.
    A lo mejor el efecto de esa acción no es fácil de medir, pero yo no creo que todo en la vida pueda ni deba ser medido.
    Blanca Usoz

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8/3/15 03:40

    Muy interesantepero también intentaría con una página que ayuda con los ingresos http://www.clixsense.com/?6050915

    ResponderEliminar