martes, 5 de mayo de 2015

Lavado de manos: ¿cambiamos el mensaje?


Hoy 5 de mayo vuelve el día mundial del lavado de manos para recordar algo tan sencillo como efectivo: el lavado de manos reduce las infecciones. Sin embargo, pese a repetirlo a diario, parece que es un mensaje que no llega de forma adecuada y el porcentaje de seguimiento de esta práctica sigue siendo bajo. ¿Por qué? Hace unas semanas se publicaba en Nursing Standard el artículo "Understanding non-compliance with hand hygiene practices" que aporta algo de luz a los diversos motivos que hay detrás de ese bajo cumplimiento.

La OMS lleva años trabajando para mejorar la seguridad del paciente, siendo el lavado de manos una de las líneas de trabajo más importantes. De hecho, han diseñado una estrategia multimodal de mejora basada en cinco elementos: 
1. Cambio del sistema.
2. Formación.
3. Evaluación y retro-alimentación.
4. Recordatorios en el lugar de trabajo.
5. Clima institucional de seguridad.

Para ayudar en la puesta en marcha de esta estrategia, se ha elaborado una guía de aplicación para dar a conocer las herramientas que pueden utilizarse así como algunos ejemplos de uso. Pero, ¿realmente funciona o hace falta algo más? ¿Podemos conseguir efectos a largo plazo y cambiar las costumbres de los profesionales sanitarios? Si comparamos el lavado de manos con la seguridad vial, echamos de menos dos elementos que han sido esenciales para el éxito de las campañas de la Dirección General de Tráfico: sanciones (multas) y publicidad agresiva.

Cada vez hay más campañas buscando el compromiso del profesional o incluso provocando cierta presión social por parte del paciente. Sin embargo, suelen fallar en el largo plazo, ya que es necesario renovarlas o cambiar de estrategia para conseguir el cambio de comportamiento. Aquí tenéis un ejemplo de campaña de promoción de lavado de manos buscando la presión del paciente:



En España ha habido algunos proyectos en esa línea. Hace unos años, en un hospital que conocemos muy bien, se empezó a investigar la importancia del marketing en la seguridad del paciente. Para ello, se realizó una intervención basada en carteles con mensajes de diverso tipo. Así, los mensajes se centraron en:
- Apelar la responsabilidad individual y presión social ("¿Podemos confiar en ti?").
- Percepción de amenaza apelando a lo afectivo ("¿Cómo desearías que fuese la asistencia de tu propia hija?").
- Percepción de utilidad y control ("Evita las infecciones facilmente").
- Presión social del paciente ("Gracias a los que se lavan las manos. Pásalo").


Todavía no se han publicado los resultados del proyecto, pero hay un avance con la estrategia utilizada y algunas recomendaciones muy útiles sobre el uso de mensajes para el cambio de comportamiento de profesionales sanitarios. Podéis leer el artículo en este enlace ("Diseño de una estrategia multimodal incluyendo marketing sanitario para la mejora del cumplimiento en la higiene de manos"). Tal vez haya que avanzar con los mensajes que incluyen los folletos y los recordatorios, y buscar algo que funcione.

Algo tan básico y tan efectivo, y seguimos sin mejorar... Bueno, seamos optimistas, sí hay cierta mejora, pero aún queda mucho por hacer. Quizás si lo decimos bailando algo cambia, ¿no?


3 comentarios:

  1. Anónimo5/5/15 15:48

    Quizás los centros no se atrevan con marketing agresivo pues el personal se rebelaría poniendo al descubierto que la propaganda de "buenrollismo" es una falsa politica

    ResponderEliminar
  2. Anónimo5/5/15 15:53

    Ayer me negué a foto por compañero de preventiva con cartelito de #washyourhands...centro acreditado en higiene de manos pero sin lavabos accesibles para personal en UCI

    ResponderEliminar
  3. Muy buena esta iniciativa, tan solo por lavarse uno las manos, puede evitar una enfemedad incluso viral. Vale esta educación integral para la higiene, a tomar consiencia.

    ResponderEliminar