miércoles, 19 de agosto de 2015

Si lo haces mal, mejor no lo hagas... El caso del St Mary's Medical Center



La vida real nos trae grandes ejemplos de como la transparencia en el sector sanitario tiene una gran utilidad, y más cuando las propias organizaciones o incluso las autoridades sanitarias son incapaces de hacer lo que deben. La historia de hoy ocurrió en Florida...

El 1 de junio de 2015 la CNN publica un reportaje titulado: "Secret deaths: CNN finds high surgical death rate for children at a Florida hospital". El St Mary's Medical Center inició su programa de cirugía cardiaca congénita pediátrica en diciembre de 2011, y ya en 2013 su tasa de mortalidad ajustada era el triple de la tasa media de Estados Unidos. Inicialmente los datos de mortalidad eran secretos (no se publicaban), pero se hizo una solicitud (Freedom of Information request) a la agencia sanitaria de Florida. Los datos que se entregaron indicaban que la tasa de mortalidad del centro era del 12'5% frente a la media estatal del 3'3% (según la sociedad científica correspondiente).

A los pocos días, la CNN vuelve a la carga dado que un niño que había sido operado en el mismo centro, fallece tras una operación del mismo tipo. Además, ante la información facilitada por el propio centro y por la agencia sanitaria de Florida sobre los datos publicados, la CNN publica un texto muy acertado explicando y destripando el concepto de "tasa ajustada" y argumentando que los datos del centro y de la administración no eran correctos.

Finalmente, el St Mary's Medical Center ha anunciado el cierre del programa quirúrgico en cuestión. Lógicamente, esta noticia ha causado mucho revuelo en el sector sanitario en USA y muchas interpretaciones del origen de dicha tasa tan elevada y del silencio de la administración que en teoría debía haber actuado antes. Algún experto ha manifestado que el volumen de intervenciones anuales que realizaba el centro era demasiado bajo para garantizar un nivel mínimo de calidad (23 intervenciones en 2013 frente a 100). Precisamente sobre la relación entre calidad y cantidad ya hemos hablado alguna vez en el blog. 

Toda esta historia pone el acento sobre la importancia de la publicación de los datos asistenciales de todos los centros sanitarios. La transparencia permite que cualquier persona interesada, incluso los medios de comunicación, puedan cuestionar la actividad de un centro y además tomar decisiones adecuadas. En España, seguimos con miedo a publicar datos de este tipo, y nos conformamos con rankings del tipo TOP20 o con publicaciones poco útiles del tipo Monitor de Reputación Sanitaria. ¿Habría sorpresas si se publicaran todos los datos? ¿Y si algún hospital se ve obligado a cerrar una unidad hiperespecializada concreta? En Inglaterra incluso se publican las tasas de mortalidad de cada cirujano en muchas especialidades y tipos de cirugía.

Tal vez sea el momento de volver a plantear varios elementos: la necesidad de publicar de forma periódica los datos recientes de actividad y calidad de todos los centros sanitarios (públicos y privados), evitar que unidades que no son de referencia CSUR actúen como si lo fueran (con el consiguiente riesgo), publicar en una web de libre acceso los informes y auditorías completos de los centros sanitarios (tanto las docentes como las que realice la Inspección). Ya hay algunos intentos muy loables pero falta mucho más...

1 comentario:

  1. En mi opinión siempre saber mejor que no saber.
    Hay muchas derivadas, pero entre ellas:
    * ¿Sabían las cifras los responsables de Salud?
    * ¿Tomaron medidas para reducir los malos resultados?
    * O sólo espèraron a que no se enterara nadie

    Y por ser prácticos: ¿Debe haber todos los servicios en todos lados? ¿Tienen sentido hospitales como el de Toledo a 70 km de madrid con todos los servicios? ¿Cuántas operaciones complejas se harán? ¿Con qué resultados? ¿A que coste?

    Seguro que hay otros ejemplos, sin importar el partido: Asturias, por ejemplo.

    Buena entrada.

    Aja...

    ResponderEliminar