martes, 4 de agosto de 2015

Toda la verdad



¿Existe la confianza plena? Lógicamente no, ya que en toda relación (profesional, sentimental o de amistad) existen los secretos, o las medias verdades. Y en la relación del paciente con su profesional sanitario es bastante habitual que una parte, o incluso las dos, se guarden algo por miedo, por vergüenza, por timidez, o por desconfianza.

Un buen ejemplo lo tenemos en el uso de prácticas sanitarias alternativas como la acupuntura o la quiropráctica. En este artículo de la revista AJMC revisan el uso de estas prácticas por los pacientes y la captura de dicha información en la historia clínica electrónica. Y los resultados demuestran que no se cuenta todo, ya que un tercio de los usuarios de acupuntura y un 42% de los pacientes que usaron quiropráctica no lo compartieron con su profesional sanitario.

Uno de los miedos crecientes es el hecho de que la historia clínica electrónica permite que cualquier profesional sanitario que atienda a un paciente pueda ver la información que ha registrado otro profesional, tanto en el centro de salud como en el hospital (o así debería ser). El problema es que la confianza del paciente con su enfermera del centro de salud o con su médico de familia puede verse "amenazada" cuando otros van a poder leer los secretos del paciente. Esta encuesta del año 2010 lo deja muy claro: un 50% de los pacientes encuestados se planteaba ocultar determinada información en la consulta si sabían que dicha información podría ser consultada por otros profesionales.



Como bien cuenta Rafael Timermans, House es el paradigma de médico que sospecha de todos sus pacientes: "todos los pacientes mienten". En este post de su blog Medicina y trabajadores expone algunos ejemplos de pacientes que no cuentan toda la verdad. Un buen catálogo de mentiras aparece también en este artículo del Wall Street Journal. Por cierto, sobre House y su obsesión sobre la mentira, no os perdáis este texto de Sara Martín Alegre: "Todos mienten: el cuerpo delator y el coste de la amarga medicina del Dr. House".

Respetar los silencios o buscar la verdad detrás de los gestos. Las habilidades de comunicación son esenciales para el profesional sanitario. Y pese a los miedos, la vergüenza o los factores culturales, la verdad no suele ser perjudicial para la salud.

2 comentarios:

  1. Buen punto de vista, Miguel. Supongo que no todo lo que diga un paciente tiene que ponerse en la HC, solo si es relevante para otro profesional que pudiera atenderle por un proceso agudo y ocasionarle un daño mayor si desconoce dicha información. No es lo mismo tu médico/enfermera de cabecera, que realiza el seguimiento, que un especialista de hospital o urgenciólogo. Por ejemplo, a tu médico/enfermera le es útil conocer aspectos íntimos (vida sexual, paradigmáticamente), pero no a quien eventualmente te trata (que por otro lado, también realiza su anamnesis de cosas que no vea en la HC). Perdón por mi ignorancia "de letras": ¿no hay en la HC algún aparrado "solo para mis ojos"? Saludos.

    ResponderEliminar
  2. En algunas Historias Clñinicas Electrónicas institucionales existen "notas no imprimibles", o confidenciales.
    Yo leo dudas sobre la obligación de entregarlas al paciente si lo pide.
    Pero el Juez puede pedir toda la Historia Clínica, incluidas dichas notas.

    ResponderEliminar