domingo, 6 de septiembre de 2015

Domingos sin aliento: un resumen


Quizás el mar sea uno de los símbolos que resume nuestra semana y también la sociedad en la que vivimos. La playa ha transformado la realidad, pasando en segundos del día soleado a la noche más cerrada que podamos imaginar.

Nosotros, con el corazón en un puño, seguimos con nuestras rutinas. Estos son nuestros enlaces favoritos de la semana, o al menos una parte de ellos. Empezamos:

¿Magia en los hospitales públicos? No, por favor. Vicente Baos nos habla de los hospitales que están ofreciendo reiki a sus pacientes, como el Hospital de Terrassa. Como señala su post, "El pensamiento mágico y sus prácticas son muy dañinas para el avance científico de la sociedad".

La Agencia Europea de Derechos Fundamentales de la UE (FRA) ha publicado el estudio "Cost of exclusion from healthcare – The case of migrants in an irregular situation". Los expertos comparan el coste de ofrecer asistencia sanitaria a los inmigrantes frente al coste de ofrecer exclusivamente atención urgente. Los resultados, que deben ser interpretados con precaución, muestran que ofrecer asistencia sanitaria es coste-efectivo para los servicios de salud. 


Mucha gente imita a sus ídolos: en la ropa, en los gustos... y también en temas de salud. Ya lo hemos comentado algunas veces, pero este artículo de Medical News Today revisa el tema y nos habla de famosos y vacunas (entre otros ejemplos). 


Quien diga que no se puede aprender ética con un cómic, es que aún no ha visto el caso de la tripalgia con el que Mónica Lalanda ha revolucionado las redes sociales esta semana. A partir de esta escena en el servicio de urgencias, Mónica pone sobre la mesa algunos errores y los cambios que deberíamos adoptar para atender adecuadamente al paciente.

La genética sigue avanzando... Un reciente estudio publicado en Molecular Psychiatry ha asociado algunos biomarcadores con el riesgo de suicidio. ¿Realmente vamos a poder predecir este riesgo con una analítica? Lo cuentan en The Daily Beast.

Llevamos varios semanas publicando resúmenes de la blogosfera que escriben otros blogs. Esta vez le toca el turno al blog docente del Centro de Salud El Greco, que ofrece cada semana sus enlaces favoritos.

En Gomer Blog, han hecho unas cuantas tablas muy divertidas sobre los clásicos errores de comunicación, centrados en la figura del médico y la enfermera. En las tres columnas de cada tabla, podemos comparar lo que se dice, lo que realmente se pretende decir y lo que entiende el paciente.

Ante las emergencias, la toma de decisiones, la coordinación y el liderazgo son aspectos esenciales. En el blog de la Escuela de Salud Pública de Harvard comentan un reciente artículo sobre la importancia que tuvo el liderazgo en la atención a los afectados por el atentado del Maratón de Boston.

Nos ha encantado la entrada de Fernando (en su blog Nuestra Enfermería) sobre big data y empatía. Detrás de todos esos datos, hay personas, hay una responsabilidad ética, hay información vital... No os perdáis el texto.

Un post difícil, que curiosamente no tiene ningún comentario, difícil por hablar de lo que nadie habla. La realidad suele ser mucho más cruda de lo que creemos. Lola Montalvo habla en su blog de acoso sexual en el entorno sanitario, e incluso nos ofrece los datos de una encuesta que realizó en internet. 

Como decía Sheldon "zas en toda la boca". Nos cuentan en Diario Médico que PLOS One ha publicado un estudio sobre prescripción inapropiada en España de fármacos contra la osteoporosis. ¿Motivos? Demasiados, pero apuntan entre otros, el exceso de guías clínicas y las diferencias entre especialistas. Podéis leer el artículo en este enlace.

Música, como siempre. Nunca puede (ni debe) faltar...



La foto es de Berit Watkin, vía Flickr. Algunos derechos reservados.

9 comentarios:

  1. Genial colección de enlaces, me encantó el de @mlalanda, y gracias por recoger de nuevo en tu resumen a Nuestra Enfermeria. Debemos pensar siempre en el lado Ético y bio ético en salud, somos personas envueltas en tecnología, no lo pasemos por alto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Somos personas, tal y como dices. Y somos nosotros los que tenemos que moldear a la tecnologia para nuestros objetivos,y no al revés. Gracias por escribir tantas y tantas cosas interesantes.

      Eliminar
  2. Lo primero agradecer a los autores el esfuerzo en seguir enviando un mensaje que parece seguir siendo baldío “Inappropriate prescribing of antiosteoporotic medications has been observed”, pero sin olvidar algo que ya los autores mencionan en la introducción “while there is a significant underuse in women (and men) at a high risk of fracture, including those who have already suffered a major osteoporotic fracture”.

    Sin ánimo de cambiar el objetivo del artículo, me gustaría aprovechar para profundizar en esta segunda parte, que con frecuencia olvidamos, y que a aquellos que tratamos ancianos con fractura de cadera nos preocupa a diario.

    Sin ánimo de crear polémica, intentaré hacer unas reflexiones:

    - La importancia de la osteoporosis radica en ser un factor de riesgo y no una enfermedad. Mientras no entendamos que la osteoporosis no es una enfermedad en sí misma, sino que es un factor de riesgo más del riesgo de sufrir una fractura (y además no el más importante), no seremos capaces de entender cuando necesitamos o no tratar el riesgo de fractura. No olvidemos que la mayoría de las fracturas de cadera se producen en mujeres con T-score en la DMO en rango de osteopenia.
    Para profundizar en este concepto, consideremos el paralelismo con la enfermedad cardiovascular: la hipercolesterolemia es un factor de riesgo que debe ser integrado con el resto de factores, no tiene el mismo peso de cara a abordar el tratamiento un valor de colesterol de 226 en un paciente de 37 años sano que en uno de 62 que ha sufrido un IAM. Pues exactamente igual: no tiene el mismo valor una DMO de -2,5 en una señora de 68 años sin otros factores que en una de 82 que ha sufrido una fractura de cadera y sin embargo, ¿quién tiene más probabilidad de ser tratada?

    - Tenemos varias herramientas para estimar el riesgo de fractura, no son perfectas, todas tienen sus defectos (eso daría para un post entero), pero existen y como tal deberían ser incluidas en la práctica habitual, aunque sólo sea para sustituir al valor de DMO que hoy por hoy sigue siendo el que en muchos casos marca erróneamente la decisión de iniciar tratamiento. Estas herramientas integran diferentes factores de riesgo (sin ser necesario incluso el valor de la DMO, no siempre accesible) y nos facilitan la decisión de tratamiento en función del riesgo estimado y la edad (por ejemplo las guías de la NOGG).

    ...CONTINÚA

    ResponderEliminar
  3. …CONTINUACIÓN

    - Sobre la decisión de cuándo tratar es importante hacer una distinción clave: si estamos hablando de prevención primaria o de prevención secundaria (es decir si ya ha habido fractura).
    En lo referente a prevención primaria, hay mucho escrito y mucho por escribir… Las guías siguen cambiando y progresivamente se van incluyendo nuevos factores de riesgo que nos ayuden a estimar con más seguridad el riesgo de sufrir fracturas (incluyendo recientemente incluso índices de fragilidad, estudio CaMos), porque al otro lado de la balanza de riesgo-beneficio hay fármacos que sabemos no son inocuos ni clínica ni económicamente hablando (recordad que el dinero es como la energía, ni se crea ni se destruye, sólo cambia de partida presupuestaria).
    En el caso de la prevención secundaria, las cosas parecen más claras: las guías NICE nos dicen que CON fractura en menores de 75 años nos ayudemos de la DMO para tomar la decisión de iniciar tratamiento (T-score < 2,5). Pero en mayores de 75 años ni siquiera es necesario, se puede iniciar tratamiento directamente. Esta decisión está clínica y económicamente argumentada a través del NICE haciendo además un algoritmo de ayuda a la decisión de con qué fármaco tratar. Obviamente los bifosfonatos son los de elección, no sólo porque en términos de efectividad tienen resultados comparables al resto de fármacos más novedosos, sino porque además son muy baratos. Otro tema es qué hacer cuando no se toleran, están contraindicados, fracasan, etc, está todo escrito… (https://www.nice.org.uk/search?q=osteoporosis)

    Pero ¿qué dicen las instituciones españolas? Bien, pues el Informe Público de Evaluación de Tecnología Sanitarias sobre Análisis Coste-Utilidad de los tratamientos farmacológicos para la prevención de fracturas en mujeres con osteoporosis en España del ISCIII (http://gesdoc.isciii.es/gesdoccontroller?action=download&id=14/09/2012-3fdd17b5be) nos dice que en mayores de 73 años, incluso en un marco de baja adherencia, el tratamiento con alendronato es más coste-efectivo que no hacer nada (placebo) o administrar calcio y vitamina D.


    En fin, son muchas las preguntas que aún quedan sin responder (hasta cuando, por ejemplo), pero lo que hoy por hoy parece estar claro es que el tratamiento del riesgo de sufrir fracturas es coste-efectivo en aquellos pacientes más incómodos de tratar, y posiblemente por ello con menos tratamientos, pero que además son los que más se caen (como además ya no ponen las manos, posiblemente por reducción de los reflejos posturales, los que más riesgo tienen de sufrir fractura de cadera), los que menos posibilidades de recuperación funcional tienen y los que menos riesgo de efectos secundarios a largo plazo tienen.

    Espero haber aportado una visión complementaria al artículo, que insisto no sólo me encanta, sino que me parece necesario: lo difícil en medicina no es tomar la decisión de iniciar una tratamiento, es lo que se espera de nosotros, es la de no empezarlo si no está indicado e incluso retirarlo; de eso los geriatras sabemos bastante…

    Os dejo las diapositivas que describen parte de lo que os he comentado en el Blog de los residentes de geriatría del Hospital Clínico San Carlos (https://geriatriahcsc.wordpress.com/author/patriciaafdez/)

    Por cierto, yo tampoco me resisto a poneros música ;): https://youtu.be/kUGC5oRpbkg

    Muchas gracias,

    Patricia A-Fdez
    Geriatra
    @patriciaafdez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Patricia! Desde luego, tu opinión de experta vale mucho. He incluido esa referencia por que los autores del estudio son españoles y porque es un tema polémico (desde siempre). Como siempre, los comentarios superan la entrada y eso me encanta.
      Gracias por la canción, uno de mis grupos favoritos.

      Eliminar
    2. Aprendiz de mucho y experta de nadaaaa!!!!!! Pero interés que nunca falte...

      Gracias por poner luz en los rincones!

      Eliminar
  4. Muchas gracias por incluir mi entrada en el blog... me defines de una forma que no me veo, pero te lo agradezco de corazón.
    Sí... a mí también me ha sorprendido que nadie haya hecho ni un solo comentario. Ni uno.
    Será que quien calla otorga. He tocado un tema que me enfada muchísimo y que está claro que pocos quieren reconocer que existe. Por supuesto, entiendo con este silencio, que la invitación que he lanzado en el texto de que se haga estudio en condiciones sobre este problema va a quedar desierto.
    Gracias, es emocionante para un espacio modesto como el mío, aparecer una vez más en tu publicación!
    ¡¡¡Besos miles!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti Lola. Me lo pensé mucho ya que son temas que a veces la gente no quiere airear, pero me consta que eres muy valiente y que cuando escribes algo lo tienes muy claro. Al menos durante un día, algunas personas han vuelto a leer tu post y han reflexionado sobre el tema.
      Gracias por pasarte por aquí

      Eliminar
    2. Querría rectificar la frase "me defines de una forma que no me veo, pero te lo agradezco de corazón" Me le liado con otro comentario y te lo he escrito a ti... perdón.

      Gracias, ahora sí, por lo que me comentas. Y permitirme salir en tu espacio; gracias a eso me han leído mucho más y ha calado algo más este feo tema. Eres genial y admiro tu espacio.
      Besos miles

      Eliminar