martes, 13 de octubre de 2015

Ecommerce y tecnología sanitaria



En internet es posible comprar de todo... Y en este caso, todo significa todo. Cada vez más, las compras online dominan nuestro día: Amazón, Privalia o la reciente Ali Express (perteneciente al gigante chino Ali Baba).  Si Ali Express es la sensación del año para el comprador doméstico (por la gran cantidad de productos que incluye en su catalogo online y por no cobrar gastos de envío), la web de Alibaba es la nueva reina del mundo del ecommerce. Pero, ¿podemos comprar en Alibaba algo para una organización sanitaria?

No vamos a ser muy detallistas, pero casi podríais crear vuestro propio hospital o centro de salud haciendo click en el catálogo de Alibaba. ¿Qué hemos encontrado? Sin ánimo de ser exhaustivos...


















Pues... ejem... como podéis comprobar, hay de todo. Lógicamente, que estos productos estén disponible en una web como Alibaba no implica que legalmente puedan comprarse y utilizarse en España, ya que como todo producto sanitario necesita disponer de marcado CE. Este tipo de webs tiene en el precio uno de sus principales reclamos, pero ¿que importancia tienen el precio y la calidad técnica a la hora de comprar productos de este tipo? ¿Hay centros sanitarios que se arriesgan a comprar barato sin conocer el producto? ¿Hay una confianza ciega en el proveedor habitual o en la empresa intermediaria de costumbre?

Como hemos comentado muchas veces, en España (y en Europa, que la normativa es comunitaria) falta mucha transparencia en el sector del producto sanitario, tanto a nivel de aprobación como en precios y compras. Además apenas hay informes de comparación de productos y tecnología: ¿aporta algo nuevo un producto? ¿hay un catálogo genérico de productos y material? ¿qué evidencia respalda esa novedad tecnológica o diagnóstica? Más información va siempre asociada a mejor compra y a mayor calidad asistencial. Y desgraciadamente, no son muchos los centros sanitarios que analizan de forma objetiva las nuevas compras de material o de tecnología médica, ya que suele pesar más la presión comercial o el brillo de la novedad que los resultados.

Siempre es posible encontrar un producto a mejor precio, pero hay un mínimo técnico que no se puede reducir. La compra online no permite ver un producto pero si el proveedor es de confianza y se pueden consultar todos los datos técnicos asociados a su fabricación, composición y funcionamiento, si que puede resultar muy útil para determinado material de baja complejidad con características muy definidas (no es lo mismo comprar gasas que stents). Pero aún queda mucho por andar, y más cuando hablamos de tratar y cuidar pacientes. Así que, mucho cuidado con lo que se compra...

4 comentarios:

  1. Comprar a Ali Baba tiene algo de poético pero si se trata de material sanitario pierde su gracia. Habría que ver además como pasa por la aduana un equipo portátil de rayos X destinado a uso sanitario y sin su marcado CE.
    En estos casos, mejor que las autoridades sean restrictivas.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de la aduana ya lo pensé, y más sin marcado... Pero si lo tiene, todo cambia
      Gracias por comentar

      Eliminar
  2. Continúa extrañándome la poca inversión que la mayoría de consejerías de sanidad y hospitales hacen en evaluación de tecnologías sanitarias (Health Technology Assesment) cuando todos saben del impacto y del retorno de inversión logrado gracias a esos estudios.
    La pregunta es obvia: ¿ quién no está interesado en que haya rankings, comparativas o estudios que justifiquen la necesidad (o no) de compra de unos determinados productos? Y en las contadas ocasiones en que se licita una compra de tecnología y se justifica su retorno de inversión, ¿ en qué porcentaje de ellas se analiza ese retorno para ver si fue el esperado o no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lo has dicho: intereses... No hay análisis de ningún tipo y si alguien lo intenta hacer, la decisión no se sustenta precisamente en los resultados de la evaluación. Cuando nos demos cuenta que el gasto es elevado, igual nos ponemos las pilas, pero por ahora no lo acabo de ver.
      Gracias Vicente

      Eliminar