jueves, 19 de noviembre de 2015

La gestión y las heridas crónicas: comprar y cuidar


El miércoles por la tarde estuvimos hablando de gestión de recursos económicos relacionados con las heridas crónicas en un encuentro del Gneaupp (Grupo Nacional para el Estudio y Asesoramiento en úlceras por presión y heridas crónicas). En la mesa, tuvimos la suerte de contar como compañeros de andanzas con Luis Arantón y a Carmen Ferrer, y de moderador estuvo Javier Soldevilla (director de Gneaupp).

Nuestra presentación se centró en cuatro elementos clave para la gestión de recursos: utilizar bien los recursos, utilizar los recursos adecuados en cada momento, comprar el recurso necesario y comprar al mejor precio. Tal y como decimos en la presentación: comprar también forma parte del proceso de cuidar (y más si compramos bien).


Gestión de recursos económicos relacionados con las heridas crónicas from Miguel Angel Mañez Ortiz

Os dejamos algunos comentarios a las diapositivas:
2. El fin del cortoplacismo: los gestores no pueden centrarse en el precio y en los resultados económicos a corto plazo. Más que una reflexión, es el eje de toda la presentación.
3. Cuando se habla de austeridad o de sostenibilidad, cada uno tiene su propia responsabilidad. Tanto el político o el alto gestor, como el supervisor o el profesional a pie de cama o en la consulta o domicilio.
4 y 5. Los costes asociados a las heridas van mucho más allá del apósito o el gasto en otros productos. Las estancias por las heridas complejas, los procedimientos adicionales... y por supuesto los costes intangibles que afectan directamente al paciente y su entorno. Puede que estos costes no se incluyan en los presupuestos de una organización sanitaria, pero si hablamos de resultados en salud quizás deban estar presentes de alguna forma.
6. Esta diapositiva va dedicada a todos los gestores que solo miran el mañana, el cierre del ejercicio y la desviación en las partidas presupuestarias. Mirar al corto plazo y buscar el mejor precio sin pensar en la efectividad de lo que se compra, es ser un Pagafantas: crees que sí, pero va a ser que no.
8. A veces las heridas no se tratan bien por el material utilizado y otras porque el profesional no tiene conocimientos o no los aplica de la mejor manera. Todo influye.
10. Las imágenes muestran algunos desastres, los hay de todo tipo: desde usar productos inadecuados, a utilizar dos productos que se superponen (ambos son útiles, pero con uno sería suficiente): Las imágenes las hemos tomado prestadas del grupo de Facebook Curas y Heridas (gracias Andoni).
11. Por supuesto que hay una diapositiva centrada en la formación, pero con "el tio la vara" de protagonista: hay que buscar todas las posibilidades, desde lo más formal a lo más informal, lo teórico y lo práctico, etc. Todo vale para aprender.
12. Tres elementos que no podemos olvidar: educación (a pacientes y cuidadores, que muchas heridas están en el domicilio y no en las unidades especializadas), información (constante, por todos los medios posibles, y basada en la evidencia) y registro (si el profesional no registra lo que hace, no es posible mejorar).
13. La mítica frase de Mark Twain en Huckleberry Finn nos ayuda a centrar la importancia de la motivación y los incentivos en la práctica profesional.
15. Para ilustrar el riesgo de los incentivos, usamos un interesante artículo sobre el impacto de retirar los incentivos a una determinada práctica profesional.
18. La difusión de buenas prácticas y la información en el puesto de trabajo son la base de este proyecto de Pedro Soriano (enfermero de atención primaria en el NHS): cada semana se envía información de un apósito incluyendo modo de uso, precio, tipo de herida o úlcera, etc.
19. En el apartado de evidencia incluímos el Banco de Preguntas Preevid (Servicio Murciano de Salud), la Biblioteca Alhambra y la web Cuidados de las Heridas.
20. En la difusión de la evidencia hablamos de PiCuida (Red de Cuidados de Andalucía), la lista de recomendaciones do not do del NICE y el Compromiso por la Calidad de las Sociedades Científicas del Ministerio de Sanidad. Por cierto, ¿por qué no hay ninguna recomendación sobre heridas y úlceras en el Compromiso por la Calidad?
21. La respuesta es sencilla: en el portal Guiasalud (Guías de Práctica Clínica del SNS) apenas hay guías vigentes sobre úlceras y heridas. La única es la de la Generalitat Valenciana, el resto están caducadas. La evidencia hay que difundirla también en los sitios oficiales.
24. Se trata de la valoración técnica para la compra de apósitos de espuma de poliuretano en dos concursos centralizados de dos servicios de salud. 
29. Hemos comparado los precios de licitación y compra del mismo apósito (espuma de poliuretano con reborde adhesivo 10x10 o 12'5x12'5) en cuatro concursos diferentes. Como podemos ver, el producto es el mismo pero las diferencias de precio son abismales (de 0'72 euros a 1'90 euros).
30. ¿Realmente hay diferencias entre el apósito caro y el barato? Aquí apuntamos algunas preguntas para el debate.
31. La transparencia sería muy útil: publicar las compras de productos sanitarios, los precios, las cantidades, el proveedor, etc. Es más importante conocer precios de otros centros (inteligencia de mercado) que hacer grandes concursos centralizados.
32. De hecho, las compras centralizadas presentan algunos problemas. Para saber más, podéis leer el informe sobre centrales de compras que elaboró el Grupo de Investigación en Economía de la Salud que lidera José María Abellán.
33. En este resumen final no podíamos olvidar el imprescindible papel de la prevención (cambios posturales, educación, uso de productos de cuidado de la piel, etc).

Ah, no podemos dejar de dar las gracias por su ayuda (en este mundo tan complejo para un economista) a Nuria de Argila, Andoni Carrión, Salva Meijome, Patricia Alonso y Pedro Soriano. Y por supuesto, gracias a todos los gneuapperos (o como se diga!) con los que compartimos jornada. 

Lo olvidaba: gracias a mi madre que aprendió a prevenir y curar úlceras y a mi padre por sonreír mientras lo pasaba mal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada