martes, 24 de mayo de 2016

Profesionalizacion del directivo sanitario: esperando un milagro


Algunas reflexiones sobre la tan cacareada profesionalización de los directivos:


1. La objetividad en la selección del directivo es mas cuestión de actitud que de procedimiento. Los procedimientos suelen tener siempre un poso de arbitrariedad (incluso los más transparentes), por ello los valores de ser justos y elegir al mejor son la única garantía real. Suena duro pero es así...


2. Si queremos ver fantasmas, es fácil encontrarlos. Gracias a teorías como la de los 6 grados de separación, todo futuro directivo podría estar relacionado directamente con cualquier partido político. Es necesario saber separar estas relaciones de otras relaciones más sospechosas.

3. Por supuesto hay que hablar de la acreditación de los "directivos pata negra". Algunas sociedades y colectivos parece que se estén poniendo en la línea de salida para erigirse como acreditadores únicos de los nuevos directivos y de su valía. ¿Quien acredita al acreditador?

4. Todos quieren un máster. Si hasta hace 3 años era difícil encontrar más de tres o cuatro programas master sobre gestión sanitaria, ahora la oferta es infinita. Masters de todo tipo, online, presencial, mas prácticos, mas teóricos, con programas buenos y malos. Nadie evalúa estos programas y después se nota, y mucho. ¿Vale cualquier programa de formación? ¿Por qué no establecer unos mínimos?

5. ¿Donde está el recambio? Hace años en Diario Médico se publicó un artículo sobre la regeneración de la función directiva: nuevas caras, nuevos valores, etc. Y sin embargo, apenas se aprecia en el día a día. 

6. Las ultimas elecciones no han favorecido precisamente la profesionalización de la gestión. Donde ha habido cambio político, en algunos casos se ha dado un paso atrás colocando a amiguetes, devolviendo favores, nombrando a políticos locales, etc. Y donde todo ha seguido igual, el recambio ha sido mínimo: mismas caras, mismos gestos, mismas inercias. Una oportunidad perdida.

7. Hay un asunto por resolver: la carrera del directivo. ¿Qué hacemos con los directivos que tras 25 años dirigiendo hospitales públicos vuelven a la casilla de salida sin trabajo? Si son funcionarios con plaza pueden volver a su puesto de origen, pero hay otros muchos sin plaza en el sistema que se quedarían en el aire (o en su casa). ¿Aprovechamos su experiencia o pasan al limbo? ¿La experiencia implica siempre sabiduría? Sea como sea, es un problema a tener en cuenta. Pero no debe ser un obstáculo para cambiar directivos cuando sea necesario.

8. Tanta formación y acreditación debe ir acompañada por un desarrollo riguroso del puesto: autonomía de gestión, poder elaborar planes a más de 4 años, estar libre de injerencias políticas en el día a día, etc. Una cosa sin la otra no tiene sentido.


7 comentarios:

  1. Para qué queremos nuevos si vamos a hacer lo mismo...o les van a exigir hacer lo mismo.

    Sin cambiar la actual cultura sanitaria,no vamos a cambiar la cultura directiva...
    Y no se cambia, quizás porque no dejan liderar ese cambio...pescadilla, comer, cola.
    Lo de abajo tampoco somos capaces de soportar/exigir la profesionalización de nuestros jefes.
    Y acabamos dibujando una bonita pinza que hace que no se mueve casi nada...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. coincido contigo: la cultura es la clave de todo. Seguimos luchando, verdad?

      Eliminar
  2. Miguel
    muy acertada esta entrada para aquellos que observamos cada vez el margen más estrecho para una gestión "desinteresada" a nivel personal sino por el bien común. Malos tiempos que la gestión cuando se sustituye por la política y con gestores indolentes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. malos tiempos... pero los gestores parece que viven a gusto en este entorno :(

      Eliminar
  3. Os puedo decir que en términos sanitarios desde por ejemplo el sector dental, ya que yo personalmente me dedico a ello http://www.microdentsystem.com/ intentamos luchar contra esta situación tan precaria. No voy a recomendar mi marca pero simplemente pasaros por la web y veréis como trabajamos.

    ResponderEliminar
  4. Siguiendo una tendencia demasiado arraigada en la administración, nuevamente ponemos el énfasis en el “pre” y no en el “post”. Este modo de ver las cosas es el que sustenta pensamientos como:
    Una persona tiene un título y ya está capacitado…
    Una persona aprueba una oposición y ya ha demostrado su valía…
    Un máster tiene un sello y ya es bueno…
    Un directivo ha pasado un proceso de selección y ya es profesional…

    ¿Porque no imitamos de verdad al sector privado, donde lo que importa es el resultado?
    Yo te contrato para que consigas estos objetivos y si al cabo del plazo establecido no lo has conseguido, pues… otro nuevo.

    Con esta premisa, se acaban los “vendedores de humo”. Cada uno que elija el master que mejor crea que va a prepararle. Un master no es bueno porque esté acreditado, sino porque los alumnos salen satisfechos y preparados. El que sea capaz de ello, adelante y el que no, que cierre, por muchos sellos que tenga.

    Y cada hospital que elija el directivo que mejor crea que va a cumplir lo que se espera de él, algo que debería explicitarse con total transparencia y ser público en los hospitales financiados públicamente.

    El problema del cese tras 25 años de trabajo, cuando no hay una plaza reservada, no es diferente al que tienen directivos del sector privado en las mismas condiciones.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. a cuantos gerentes se les ha cesado por no cumplir resultados? Gregorio, deberías escribir un libro con tus vivencias :)

      Eliminar