jueves, 24 de agosto de 2017

El efecto gratis


La empresa suministradora de agua en Madrid tiene por costumbre distribuir unos palets con envases de agua de 5 litros cuando hay cortes prolongados de suministro. Precisamente el otro día le tocó a mi barrio, fue un corte de 6 horas de duración y efectivamente allí estaban los envases apilados junto a una rotonda sin nadie que se encargara de su reparto. Lo más llamativo fue la distribución, ya que como era de esperar, por una garrafa de agua gratis mucha gente hace lo que sea: coches parados en plena rotonda, maleteros con más de 10 garrafas, gente alertando por el móvil a amigos y vecinos para que acudieran a cargar, etc. Toda una locura, siguiendo al pie de la letra el comportamiento ante el efecto gratis que describe Dan Ariely en su libro Las trampas del deseo

Este comportamiento humano, tan habitual como irracional, tiene algunos momentos gloriosos que afortunadamente pueden verse en vídeo. Uno de los lugares más habituales para los amantes de lo gratis (es decir, para casi todos) son las ferias comerciales: muestras, regalos de cortesía, pruebas de producto, promociones, etc. Todo tiene cabida en estos eventos, y por supuesto todo tiene cabida en las bolsas de publicidad que los expertos aconsejan coger al principio para almacenar adecuadamente todos los productos.El caso más conocido es el mítico vídeo de los paraguas gallegos en Fitur 2007.



Fueron 120 paraguas para promocionar Galicia que duraron 30 segundos (entre el 37, cuando un señor se abalanza al carro, hasta la retirada del carro en el 1:07). Por cierto, lo de los paraguas en Fitur parece ser un clásico, como atestigua este vídeo de 2005 con el stand de navarra como protagonista. El caso de los gorros de paja también ilustra muy bien lo que estamos contando. 

Pero, ¿este no es un blog sobre sanidad? Pues sí, y precisamente el efecto gratis en ocasiones afecta a la demanda de servicios sanitarios, aunque hoy no hablaremos de este tema. Nos vamos a adentrar en el mundo de los congresos sanitarios, que durante años han sido un buen espacio para experimentar con el efecto de lo gratis. El nuevo código ético ha reducido drásticamente el tipo de regalo que se podía coger en los stand, pero todavía se pueden encontrar grandes ejemplos del efecto "gratis" como las empresas que llevan su propia barra de bar al congreso con un experto en cortar jamón y consiguen crear colas kilométricas para obtener una tapa y una caña. Curiosamente son los stands que más asistentes atraen... 

Sin embargo, no hace falta ir a estímulos tan potentes como la comida, ya que solo con unos bolígrafos ya es posible observar el efecto del gratis en los congresos. Vicente Baos grabó hace años este vídeo en el que se puede observar como los bolígrafos vuelan... Ah, y si queréis ver más ejemplos de regalos en congresos, nada como visitar el blog Pichigüilis. Aquí tenéis el vídeo del congreso:

5 comentarios:

  1. Coño! (perdón)... profesionales humanos...
    Si se me permite la broma...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo de ser humano a veces tiene su propio sesgo :P

      Eliminar
  2. Eres un genio, Mañez!! Ten cuidado con Aladino... Jajajaja

    ResponderEliminar
  3. El de la lámpara mágica donde "vivía" el genio...
    Esto del diálogo siempre es enriquecedor. Resulta que es una historia de las Mil y Una Noches. Una historia que me ha parecido muy sugerente para "pensar" el sistema sanitario... Todo el mundo "utiliza" a Aladino y al genio, que no parecen ser conscientes de que, en realidad, el poder reside en ellos...

    ResponderEliminar