viernes, 22 de septiembre de 2017

Tenemos que hablar


Ya lo decía hace unos años Álvaro González Alorda en su libro "The talking manager": para solucionar un problema, necesitas una conversación (no un email). Y esta semana, nos llega la confirmación científica, tal y como cuentan en este reportaje de Retina.

La clave de todo está en un reciente artículo publicado en Journal of Experimental Social Psychology titulado "Ask in person: You're less persuasive than you think over email". Un grupo de estudiantes debía pasar una encuesta al mismo número de personas por correo electrónico y en persona, y la tasa de respuesta en el caso de las peticiones en persona fue 34 veces mayor. Curiosamente, los estudiantes pensaron que la tasa sería mayor en la petición por correo electrónico.

La sencillez y el hecho de ser la herramienta de comunicación más utilizada hace que las personas confíen en exceso en la efectividad del correo electrónico. Su potencia además se asocia a la posibilidad de evitar el contacto con desconocidos, ya que la timidez o la dificultad para establecer contactos sociales con otras personas puede incrementar la confianza en una herramienta con la que nos sentimos más seguros (o menos expuestos). Por eso la verborrea online muchas veces no se transforma en un comportamiento similar cuando hablamos en persona.

Además, no podemos obviar el valor de la comunicación no verbal a la hora de la interacción cara a cara, respaldada por este artículo del año 2001 sobre el valor de la sonrisa a la hora de valorar la confianza de la persona que tenemos delante. Este tipo de señales, como la sonrisa, son casi imposibles de conseguir mediante el uso de herramientas electrónicas, salvo que haya una relación previa. 

Tenemos claro que la evidencia apoya la conversación frente al email, pero ¿qué ocurre cuando tenemos que enviar un aviso a un grupo? ¿es mayor la efectividad de una reunión para transmitir este tipo de información? ¿o cambiamos reunión por email? 

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Innecesariamente frecuente


Son de sobra conocidas las listas de procedimientos y técnicas de bajo valor, del tipo Choosing Wisely (en España tenemos el famoso Compromiso por la Calidad de las Sociedades Científicas). Su funcionamiento es muy sencillo: cada sociedad científica elabora y difunde un listado de recomendaciones de no hacer basadas en la evidencia dado que su valor o utilidad son mínimos. Este es el ejemplo del listado de la Sociedad Española de Anestesiología.

El hecho de que se elaboren este tipo de listados tiene su origen, tal y como cuenta el Compromiso por la Calidad, en el uso habitual por parte de los profesionales sanitarios de intervenciones sanitarias innecesarias, entendiendo por innecesarias aquellas que no han demostrado eficacia, tienen efectividad escasa o dudosa, no son coste-efectivas o no son prioritarias. 

Para conocer el alcance de estas prácticas innecesarias, se acaba de publicar en BMJ Quality and safety un estudio sobre su frecuencia de uso en la provincia canadiense de Alberta. Sus conclusiones principales son las siguientes:
+ En el periodo de análisis (2012 a 2105), un 4% de la población adulta de Alberta recibió una intervención sanitaria innecesaria de las 10 analizadas (las más habituales). En otros estudios el porcentaje supera el 10% (aunque también se analiza la frecuencia de más intervenciones).
+ Entre las variables que se asociaron a una mayor probabilidad de recibir intervenciones innecesarias se encuentran: situación socioeconómica alta, mayor frecuencia de visitas al especialista y mayor ratio de especialistas respecto a médicos de atención primaria.

Este tipo de análisis y el cálculo del coste asociado no van a mejorar radicalmente la eficiencia del sistema sanitario pero la mejora en términos de calidad y seguridad del paciente es evidente. Además, la difusión de este tipo de datos ayuda a entender la importancia del uso adecuado de los recursos.



domingo, 17 de septiembre de 2017

Domingo de arena en los bolsillos


Mucho ojo que el otoño está a la vuelta de la esquina... Es curioso porque para muchos el año empieza en septiembre y acaba en junio, pero parece como si en diciembre tuviéramos una especie de examen parcial para comprobar como vamos en nuestros proyectos, nuestras vidas, nuestro trabajo, etc. De hecho, con esa manía de cerrar el año en diciembre, las empresas se apresuran para gastar su dinero antes de nochevieja (algo que visto desde fuera suena como irracional, pero así es la vida).

Intentaremos no sucumbir a la fiebre otoñal de la prisa, y por eso nuestro resumen llega como si viniera de la playa. Con calma y relax, con restos de arena en los bolsillos, y con ese brillo especial que da la luz del sol.

Empezamos con el resumen, aquí tenéis nuestra selección semanal de enlaces de la blogosfera sanitaria. Gracias por estar siempre ahí.

Asociar fracaso como paso previo al triunfo es un clásico en el mundo empresarial. Muchos hablan del fracaso en abstracto, ¿pero cuantos hablan de su propio fracaso? Este artículo de la edición en español de la revista Harvard Business Review habla de esa hipocresía.

La tercera ley de Newton habla de la reacción que va asociada a cada acción. Esta semana, el blog de La Comisión Gestora habla de crispación, de un sistema sanitario marcado por la inmediatez y por los mensajes políticos, de estrategias urgentes que nacen como reacción a titulares, espirimanes, etc. Una de nuestros enlaces favoritos de la semana.

Paco Traver nos introduce en un tema muy interesante: las semejanzas y diferencias entre los gemelos. ¿Qué explica esas diferencias? ¿Son menos parecidos de lo que pensamos? Todas las respuestas están en su blog Neurociencia Neurocultura.

La última entrada del blog de Federico Relimpio nos ha hecho pensar un poco. Esa distinción entre profesionales buenos y malos, según si se siguen o no las directrices oficiales del servicio de salud, no parece invitar a que existan rebeldes o voces discordantes que ayuden a construir. Quizás la costumbre vigente no sigue la línea de las nuevas teorías sobre el mundo de las organizaciones. ¿Qué está pasando realmente?

¿Os imagináis que un artículo publicado en una revista española sobre salud aparezca en dos medios de comunicación de India? ¿Nos damos cuenta de la potencia de las redes y la difusión de noticias científicas cuando enviamos un texto a una revista? Esa pregunta se han hecho en el Comité Editorial de Gaceta Sanitaria ante la difusión de un artículo sobre radiación de teléfonos móviles en India y la han publicado en su propio blog.

Esta semana se ha celebrado en Barcelona el Congreso XPatient sobre experiencia de paciente, con un programa muy atractivo. Podéis leer algunas de las conclusiones en este artículo que publica Diario Médico y en el blog del Instituto de Experiencia del Paciente (IEXP).

Cuando el colesterol parecía ser el demonio, de repente surgió un concepto redentor: existía un colesterol bueno y otro malo. El culpable de todos los males era, obviamente, el malo. Pero, ¿es realmente tan bueno el colesterol bueno? En este artículo de El País revisan un reciente estudio que pone en duda esa bondad.

Todos conocemos los bots, esos robots informáticos para realizar tareas repetitivas. En Nada es Gratis hablan de los bots de wikipedia, utilizados para revisar periódicamente los artículos publicados, y que en ocasiones entran en conflicto. ¿Los robots también se pelean? 

Siempre que sale el tema de la pediatría en atención primaria surge la polémica. ¿Puede un médico de familia prestar una buena atención pediátrica? ¿Deben ser solo pediatras los que realicen esta atención? ¿Quieren los especialistas en pediatría trabajar en atención primaria? En este enlace del blog Avances en Gestión Clínica plantean algunas posibles soluciones a este problema.

Si la burocracia en atención primaria tuviera un símbolo, este sería el justificante (aunque hay otros documentos que podrían ocupar ese puesto). Rafa Bravo ha dedicado dos entradas a hablar de la verdad sobre los justificantes desde el punto de vista legal  y asistencial. 

Llega el momento de la música. Ahora a disfrutar del domingo con Vacazul.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Después de la transparencia (está la playa)


La transparencia ya se ha instalado, casi del todo, en las organizaciones públicas. Existen webs para transparencia, hay direcciones generales para este tema, leyes, etc. Y por supuesto, la sanidad pública es uno de los sectores más beneficiados: se publican datos, evaluaciones y mucha más información. Pero, ¿el ciudadano también se beneficia de la transparencia en el ámbito sanitario?

En un reciente análisis que publica la web The Commonwealth Fund plantean algunos de los problemas que puede generar la transparencia al ciudadano. La primera reflexión es clave e invita a preguntarse qué harán los ciudadanos con la información que se publica en los espacios de transparencia. ¿Es realmente útil? 

La información debe ser fácil de entender. Los indicadores clínicos complejos sobre calidad y seguridad del paciente pueden ser muy útiles para un profesional, pero puede que los pacientes se pierdan. Por ejemplo, la tasa de bacteriemia de cateter venoso central asociada a nutrición parenteral es un gran indicador pero tal vez mucha gente no lo entienda o no sepa interpretar un resultado u otro.

Las webs de transparencia deben incorporar toda la información sobre el tema evitando que la información esté fragmentada en mil fuentes. Además, debe ser fácil de comparar y entender. Quizás Estados Unidos no sea un buen ejemplo ya que cuenta con los datos de Medicare, los ranking de Leapfrog, etc. 

Si la información está orientada a la toma de decisiones por parte del paciente, debe existir previamente la capacidad de decidir o elegir. Tener información para seguir igual porque uno no puede actuar es frustrante.

El diseño y el uso de la información en el momento adecuado son esenciales. Por ejemplo, las letras de calificación de la higiene de los restaurantes están en la puerta de cada establecimiento, además de en apps, webs y también como descarga de datos abiertos. Como ya dijimos en 2014: "es fundamental reelaborar la información y hacerla más visual, más centrada en la comparación y con explicaciones sencillas que permitan diferenciar un indicador de otro".

En resumen, la transparencia no es publicar los datos en una web con un formato reutilizable o dejar caer datos muy técnicos sobre actividad hospitalaria. Hay mucho más por hacer...


martes, 12 de septiembre de 2017

El neurocirujano y la gestión sanitaria


Tras la lectura del libro del neurocirujano Henry Marsh "Ante todo no hagas daño", hemos tomado nota de algunas de las reflexiones, vivencias y sentimientos relacionados con el mundo de la gestión sanitaria que aparecen en el libro. Teniendo en cuenta que el autor ha sido durante años responsable de un servicio de neurocirugía en un hospital inglés, parece que la relación entre el mundo quirúrgico y el mundo gestor no son muy buenas.

¿Son reacciones habituales? ¿O más bien se trata de comentarios que ya no suelen hacerse? ¿Realmente los profesionales de la gestión sanitaria conocen lo que se suele decir por los pasillos? Empezamos con los fragmentos:

1. Sobre las reuniones con la dirección para hablar de objetivos, indicadores, desempeño, etc.
Estas reuniones son muy populares. No son como esos encuentros aburridos y sin gracia que organiza la dirección del hospital, en los que se habla sobre cómo mantenerse informado acerca de los últimos objetivos o sobre cómo sentirse cómodos con los protocolos de atención. [Hablando de las reuniones de cada mañana para revisar los pacientes del día]

2. Sobre el trabajo en equipo y las campañas de comunicación interna.
Pese a todos esos carteles en los pasillos del hospital sobre algo llamado administración hospitalaria, que proclaman la importancia del trabajo en equipo y la comunicación, para mi esto sigue siendo un combate cuerpo a cuerpo. [En relación a una intervención quirúrgica]

3. El comentario habitual tras la puesta en marcha de una nueva aplicación informática.
Tiempo atrás, habría abandonado la sala hecho un basilisco y exigiendo que se hiciese algo de inmediato, pero he llegado a asumir que, cuando uno tiene que enfrentarse a un nuevo protocolo informático en un hospital gigantesco y moderno como el nuestro, lo mejor es sustituir la ira por una desesperanza fatalista y reconocer su absoluta impotencia al respecto. Sólo soy un médico más que se enfrenta a un programa informático más.

4. Reflexión general sobre el mundo de la gestión y la politización.
El torrente de iniciativas, planes y consejos del gobierno y la dirección para que trabajemos con mayor eficacia se parece cada día más al juego de las sillas: la música se interrumpe y cambia constantemente -de hecho, con la última ronda de reformas del gobierno ha cambiado incluso la orquesta-, pero siempre hay más pacientes que sillas -o camas en este caso-, de modo que cada vez me paso más horas tumbado en el sofá, contemplando las nubes con melancolía y viendo como pasan raudas las palomas. [Hablando del tiempo que transcurre entre una intervención y la siguiente, dado que ahora para empezar una intervención el paciente debe tener cama disponible].

5. Parece ser que la confidencialidad era una manía del gobierno.
No vais a creerlo -intervino otro residente-. Yo tenía turno anoche y recibí la llamada. Mandaron el escaner en un CD, pero como el gobierno está obsesionado con todas esas chorradas sobre la confidencialidad, enviaron dos taxis. ¡Dos taxis! ¡Uno para el puto CD y otro para el papelito con la maldita contraseña cifrada! ¡Para una urgencia! ¿Hasta dónde puede llegarla estupidez burocrática?

6. Cursos sobre empatía, humanización, etc.
Qué extraño me resulta, me dije mientras lo escuchaba, que después de treinta años de lucha contra la muerte, el desastre e incontables crisis y catástrofes, después de haber visto morir desangrados a pacientes en mis propias manos, de furibundas discusiones con los colegas, de terribles encuentros con familiares y de momentos de profunda desesperanza y absoluta euforia -en resumen, la típica carrera de un neurocirujano-, estuviera escuchando ahora a un joven con formación en atención al cliente (la traducción original habla de "hostelería" pero lo hemos cambiado para que queda más clara la historia) diciéndome que debería trabajar adecuadamente la empatía, no perder la concentración y permanecer tranquilo.

7. Sobre gerentes hipercontroladores.
El nuevo director gerente del hospital (...) se tomaba especialmente en serio las 22 páginas de normas de indumentaria de la institución, y a mis colegas y a mi nos habían amenazado hacía poco con tomar medidas disciplinarias contra nosotros por llevar corbata y reloj. No hay pruebas científicas de que los especialistas con corbata y reloj contribuyan a incrementar las infecciones hospitalarias, pero el director se tomaba tan en serio el asunto que había empezado a disfrazarse de enfermero y a seguirnos en nuestras rondas por la salas, negándose a dirigirnos la palabra y garabateando montones denotas. Sin embargo, sí llevaba su distintivo de director gerente, supongo que para evitar que alguien lo obligara a vaciar una cuña.

domingo, 10 de septiembre de 2017

El resumen vikingo de la blogosfera


Esta vez la introducción es breve, que estamos algo lejos (no mucho). Septiembre se empieza a adueñar de los atascos de entrada a las ciudades, de los trenes y metros llenos, del bullicio de los colegios y guarderías... Y también vuelve a esparcir a nuestro alrededor resistencia al cambio, liderazgo basado en la tiranía, algunos tuits con regusto a Paulo Coelho y el pasotismo tradicional. Menos mal que este septiembre será diferente, ¿verdad?

Empezamos con el resumen de la semana. Aquí tenéis nuestras entradas favoritas de la semana. Gracias por estar ahí.

Leyendo el blog Nitghingale and co, hemos conocido la llamada teoría de los pocos aplicada a la UCI. Esta teoría se refiere a esos cuidados o acciones complementarias que ayudan a la mejoría del paciente. ¿Quieres saber más?

El blog Enfermería Tecnológica responde en esta entrada a una pregunta sencilla pero con mucha incidencia en el día a día: ¿Puedo machacar esta pastilla? La respuesta la firma Xelo Jordán, farmacéutica, y va acompañada de algunas guías y enlaces de interés.

En el mundo del Big data, hablamos demasiado de sus ventajas y poco de sus riesgos. Centrarnos en la calidad y bondad del análisis y olvidar que la fuente de los datos es igual de importante puede generar errores o incluso desastres en nuestras decisiones. Por eso os recomendamos leer este artículo que publica la web de MIT Sloan Management Review.

Dron ambulancia, dron de reparto, dron para hacer fotos aéreas... Hay mil usos de los drones, y cada vez habrá más. En este enlace del blog Open Mind hablan del papel de los drones en entornos humanitarios principalmente para traslado de medicamentos, etc.

Siempre hemos oído eso de que hay que estar al paciente como a un cliente. Dejando de un lado sus implicaciones éticas, en ocasiones la visión es acertada principalmente en relación a temas como la calidad percibida o la satisfacción. Sin embargo, el blog de Kevin MD lanza un reto: más que un cliente, deberíamos ver al paciente como un inversor de nuestra "organización". En resumen: que el cliente es el dueño.

Con el objetivo de un uso eficiente de antibióticos en atención primaria, el blog El Bálsamo de Fierabrás reflexiona sobre el uso de pruebas rápidas de detección antigénica. ¿Un paso necesario para la prescripción adecuada de antibióticos?

La web Chuletas Médicas ha presentado esta semana su nuevo diseño y contenidos renovados. Materiales de repaso para estudiantes de ciencias de la salud, recursos formativos y todo validado. Un ejemplo reciente: ¿recuerdas el orden de las capas del tubo digestivo?

Hace unos años el paciente fue bautizado como cliente. Quizás en Estados Unidos sea más normal, pero en nuestro entorno siempre ha sonado mal y más cuando un porcentaje muy elevado de la población tiene cobertura sanitaria por parte del sistema público. En este artículo del blog del Instituto de Experiencia del Paciente (IEXP) nos explican porqué no debemos confundir experiencia del paciente con experiencia del cliente. Merece la pena leerlo. 

La hemofilia desde la perspectiva del paciente implica hablar de factores de coagulación, de inhibidores, pero también de experiencias y de superación. En esta entrada del blog La sangre que colma el vaso podemos aprender mucho más sobre esta enfermedad, y sobre todo, conocer la experiencia de convivir con una enfermedad crónica.

Hace unos días se publicó un vídeo que se ha convertido en viral con la denuncia de un médico de atención primaria andaluz por las instrucciones para retirar fármacos que reciben de la gerencia. Ángel López explica en su blog como son esos listados y si realmente son una ayuda o un problema para el médico.

Y ahora un poco de música para que el domingo siga igual de bien.

viernes, 8 de septiembre de 2017

¿El diseño gráfico puede mejorar la salud?


Desde ayer y hasta el 14 de enero de 2018 se puede visitar en la sala Wellcome Collection de Londres la exposición "Can Graphic Design Save Your Life?". Una exposición centrada en la relación (difícil en ocasiones) entre el diseño gráfico y el mundo de la salud, la medicina, los servicios sanitarios y la industria farmacéutica.



La exposición habla del mundo publicitario de tabaco, desde los dos puntos de vista: los anuncios para vender cigarrillos (ese estilo de vida asociado al humo que siempre aparecía en los carteles y diseños) y las campañas para dejar de fumar de gobiernos (los sellos fueron un canal muy utilizado), instituciones, etc. Como curiosidad, y gracias a esta noticia de The Guardian sobre la exposición, hemos aprendido que se hizo un estudio para encontrar el color más feo del mundo con el objetivo de decorar las cajetillas de tabaco con ese color. El color agraciado fue el Pantone448C


Hay mil ejemplos, como las campañas contra el VIH como la famosa "Don't die of ignorance" o el Silence = Death, proyectos como las Communi-Card para que los pacientes puedan comunicarse con los profesionales sanitarios mediante dibujos, campañas contra la malaria o para fomentar la donación de órganos o iniciativas para mejorar la atención en urgencias como la que desarrolló la agencia PearsonLloyd para el NHS. El objetivo de esta última era reducir la frustración de las personas atendidas en urgencias y sus familiares por la demora o el excesivo tiempo, y para ello diseñaron paneles informativos explicando cada una de las fases de la atención en los servicios de urgencia. 



No sabemos si alguien se acercará a la exposición (aunque Londres no está tan lejos), pero es cierto que el diseño gráfico es un elemento esencial para la comunicación y la difusión para profesionales y ciudadanos. Y no hablamos solo de campañas farmacéuticas para vender más medicamentos, sino campañas públicas de marketing social para intentar cambiar comportamientos relacionados con la salud. De hecho, en ocasiones hay grandes mensajes que fracasan por un mal diseño. Menos mal que poco a poco las campañas públicas van tomando nota.

Por cierto, podéis ver más imágenes de la exposición en estos enlaces: It's nice that, Design Week, The Guardian o Wired.

martes, 5 de septiembre de 2017

La jungla del contrato menor: estado del arte



La figura del contrato menor siempre ha sido uno de los problemas a la hora de hablar de transparencia. Las leyes sobre contratos y compras públicas establecen que todo el procedimiento de compra es público pero excluye a los contratos menores, por lo que toda compra de bienes o servicios inferior a 18.000 euros (o una obra menor de 50.000 euros) no es necesario publicarla ni difundir información sobre importe y adjudicatario.

Sin embargo, la Ley 19/2013 de transparencia, acceso a la información pública y buen gobierno lo cambió todo, ya que en su artículo 8 establece que: se deben hacer públicos "Todos los contratos, con indicación del objeto, duración, el importe de licitación y de adjudicación, el procedimiento utilizado para su celebración, los instrumentos a través de los que, en su caso, se ha publicitado, el número de licitadores participantes en el procedimiento y la identidad del adjudicatario, así como las modificaciones del contrato. Igualmente serán objeto de publicación las decisiones de desistimiento y renuncia de los contratos. La publicación de la información relativa a los contratos menores podrá realizarse trimestralmente".

El uso del contrato menor es muy habitual en las organizaciones sanitarias públicas, tanto por su agilidad (no requiere publicación) como por su modo de adjudicación (eligiendo la mejor oferta de entre las solicitadas). Pese a sus límites económicos, el porcentaje de contrato menor frente al total de compras de un centro sanitario puede superar el 30% por lo que la publicación de estas compras aporta mucha información sobre el tipo de productos o servicios a los que afecta, precios, proveedores, etc.

No obstante, en ocasiones se utilizan estos contratos sin cumplir los requisitos que marca la ley, para así eludir las obligaciones de publicidad de la compra y elegir a dedo al proveedor. Estos comportamientos fuera del marco legal pueden implicar un fraude de ley y tener consecuencias jurídicas para sus responsables (es bien conocido el caso del fraccionamiento de contratos). La publicidad de los contratos menores permite revisar su legalidad y conocer las compras de cada servicio de salud. Por ello, vamos a revisar los diversos portales web en los que se publican los contratos menores de cada comunidad autónoma y del Estado.

En el caso de Catalunya, los contratos menores aparecen en la web de transparencia de la Generalitat, agrupados por año y en formato excel. Losa datos permiten filtrar por entidad (para así agrupar las entidades sanitarias) pero el concepto es muy genérico y así, por ejemplo, todos los medicamentos aparecen bajo la rubrica "productos farmacéuticos".

Castilla la Mancha publica igualmente los datos de los contratos menores en su portal de transparencia, pero dado su volumen todos los datos sobre contratos del servicio de salud aparecen en un fichero excel diferenciado. En este caso, la información es producto a producto por lo que se puede saber el medicamento adquirido (o el producto sanitario), así como su precio. De esta forma, se pueden realizar comparaciones de precio entre las gerencias. Se trata quizás de una de las fuentes de información más completa, como puede observarse en esta imagen:


La Comunidad Valenciana publica sus datos en la web de transparencia, pero la búsqueda de información se realiza con un formulario. No hay descarga de datos en excel o similar y además se separan los contratos según si se han pagado por caja fija o no (el formulario es diferente).

Asturias agrupa los contratos menores por entidad y por trimestre en su portal de transparencia. Se trata de ficheros en pdf con los datos de los contratos superiores a 5.000 euros.

La información de contratos menores de Galicia aparece en su web de transparencia y remite al buscador de contratos. No permite descarga de información en formato excel y no es posible conocer el detalle de cada contrato.

El portal de Transparencia de la Comunidad de Madrid permite conocer la información sobre contratos menores a través de un buscador y un formulario. No hay ficheros completos para descarga en formatos tipo excel.

Murcia ofrece la información sobre contratos menores a través de un archivo excel con todos los datos. La información es muy completa pero cada compra incluye una descripción genérica lo que dificulta la comparación.

Los contratos menores de Castilla y León se publican en formato excel en su portal de transparencia. Se trata de información por proveedor y mes, sin especificar el producto adquirido (solo si se trata de instrumental, material de laboratorio, producto farmacéutico, etc).

Desde el portal de contratación de la Junta de Andalucía, se accede a la información sobre contratos menores del Servicio Andaluz de Salud. Se trata de ficheros en pdf, agrupados por mes y provincia, que incluye los contratos menores superiores a 3.000 euros (desconocemos el motivo). Se incluye una denominación genérica del tipo de producto, no el detalle concreto.

La web de transparencia de Extremadura incluye información sobre contratos menores tanto en formato pdf como excel (agrupado por trimestre). El detalle de cada contrato incluye importe, proveedor, entidad contratante y objeto de la compra (de forma genérica, utilizando la denominación oficial CPV). 

Navarra no ofrece información clara sobre contratos menores en su portal de transparencia. Aunque existe la opción no es posible entrar, y solo se puede acceder al buscador general de contratos (que no parece incluir la información completa de contratos menores).

Euskadi permite conocer los contratos menores mediante un buscador o un fichero excel a través de su portal de transparencia. No obstante, no aparecen los contratos menores del servicio de salud. La web de transparencia de Osakidetza tampoco incluye información al respecto.

La web de transparencia de Cantabria ofrece información trimestral sobre contratos menores. Los relativos al servicio de salud aparecen en otro apartado, en formato excel y sin especificar el producto realmente adquirido (denominación genérica). 

Aragón publica sus contratos menores en el portal de transparencia, incluyendo la posibilidad de consultarlos mediante formulario de búsqueda o en formato excel. Curiosamente, en el excel no aparecen contratos inferiores a 1000 euros del servicio de salud, y no es posible conocer el centro sanitario que ha realizado la compra (agregado a nivel servicio de salud).

La Rioja incluye la información sobre contratos en su web de transparencia. Los datos se muestran en un archivo excel, agrupados por trimestre y sin diferenciar el centro sanitario que realiza la compra. Además, la descripción de la compra aparece en formato genérico y no con el detalle exacto.

Baleares presenta la información sobre contratos menores en su portal de transparencia. Los datos se muestran en formato formulario web, sin posibilidad de descarga de datos en ficheros tipo excel o similar. Para entender este formato de visualización (y su dificultad para hacer comparaciones o agrupar información) os ofrecemos un ejemplo:



Canarias incluye la información sobre contratos menores en su portal de transparencia. La información está agrupada por trimestre, por centro y no incluye desglose de los contratos de cada centro, solo el número total de contratos y el importe global en un documento pdf. Se trata de un formato propio, que establece la ley canaria de transparencia (artículo 28), pero que no ofrece información transparente real de la actividad contractual como se puede observar en esta imagen:



Finalmente, en el ámbito de la Administración General del Estado, los contratos menores aparecen publicados en la Plataforma de Contratación (búsqueda mediante formulario web) y en el portal de transparencia. No existe posibilidad de descarga de datos. 

En breve publicaremos un segundo post con las ventajas para los gestores sanitarios de la publicación de estos datos, de cara a realizar estudios de mercado. 

domingo, 3 de septiembre de 2017

El resumen gris de septiembre


El gris es un color, guste o no. Sin embargo, siempre se le asocia con la monotonía y el aburrimiento. Una tarde gris, una persona gris o la famosa escala de grises. Sin duda, con estas frases hechas y algunos estereotipos más, hemos conseguido que pese a querer pintarlo todo de color, siempre evitemos el gris. 

Podríamos hablar de los matices, de la fuerza del gris en la fotografía, de la importancia de no dejar de lado un color, pero la presión social nos vence: y el gris sigue siendo feo. El problema es que muchas veces apartamos a algunas personas de nuestro entorno por el mero hecho de verlas grises. Quizás su único delito es no reír los chistes fáciles, o no seguir al influencer de moda, o incluso apartarse de la opinión habitual sobre un tema u otro, pero lo hacemos. Y no nos damos cuenta que quizás si apartamos el gris de nuestro entorno, solo veremos los colores que más nos gusta ver, y tendremos una imagen distorsionada de la realidad. 

Seguramente no acabaremos con la mala fama del color, pero había que intentarlo, ¿no? Así que ahora, después de este derroche de frases con poco sentido, vamos con nuestro resumen de septiembre. Volvemos a los kioskos con lo mejor de la blogosfera sanitaria. Gracias por estar ahí. 

Raúl Calvo nos cuenta una historia sobre el conocido síndrome del quemado (burnout). Una niebla que llega casi por sorpresa y que puede instalarse en nuestro entorno, sin darnos cuenta. 

La revista ENE (Revista de Enfermería) cumple diez años. La mejor forma de celebrarlo, sin duda, es hacer click en este enlace y visitar su web. Evidencia, casos clínicos, reflexiones, etc. y todo gratis. Felicidades por vuestra primera década. Por cierto, en el blog Nuestra Enfermería también escriben sobre el cumple de ENE.

Parece que la brecha digital (o una parte de ella) sigue disminuyendo. Tal y como cuentan en una reciente encuesta realizada en Canadá, cada vez más personas de mayor edad entienden los beneficios de la salud digital y usan herramientas de este tipo. Lo hemos leído en Digital Journal.

Más madera contra la medicina alternativa y su uso en pacientes con cáncer. Un grupo de investigadores de la Universidad de Yale ha revisado los datos de salud de más de 800 personas y su conclusión es clara: seguir a ciegas los tratamientos alternativos incrementa el riesgo de muerte. En este artículo de El País comentan la investigación, que ha sido publicada en el Journal of the National Cancer Institute.

Las redes sociales, la marca personal, el marketing, la influencia en otros... En el blog Cuidando creen (con razón) que quizás tanta exigencia puede acabar con la esencia de las redes sociales, que no es precisamente ganar followers. No os perdáis el post de Serafín. Curiosamente, sobre el mismo tema hay dos artículos en el último número de Nuestra Enfermería Fanzine.

Siempre hemos comentado la necesidad de que los congresos sean multidisciplinares, que quizás sea la mejor forma de luchar contra la endogamia y contra la jerarquía. Por eso nos ha encantado comprobar que en el próximo congreso de comunicación y salud (organizado por SEMFyC) habrá un taller impartido por administrativos de salud del colectivo MyRAS. Un paso adelante.

A veces, la famosa revista sobre el mundo empresarial Harvard Business Review parece una revista sobre salud. En su web han publicado un breve artículo de Sandro Galea (decano de la Boston University School of Public Health) sobre las lecciones de salud pública que se pueden aprender tras el huracán Harvey.

¿Sirve de algo la participación de pacientes en los congresos sanitarios? La respuesta es obvia, pero a veces viene bien que un artículo lo deje claro. Tal y como cuentan en este artículo publicado en JMIR, la participación de pacientes en los congresos a través de Twitter ayuda a mejorar la difusión de los contenidos y a generar más conversación en torno a los temas del congreso. Pero hay un problema: pasa el tiempo y el número de pacientes en los congresos es mínimo. 

Instrumental, el libro de James Rhodes, fue uno de los libros del año en 2016. Y lo sigue siendo, sin duda. Salvador Casado nos cuenta sus impresiones tras la lectura del libro en esta entrada de su blog. 

Ética, innovación y eficiencia... Todo junto. En esta entrada del blog de la Fundación Gaspar Casal, Juan del Llano destripa un capítulo del reciente libro "Innovación y regulación en medicina: obligados a entenderse" y aporta algunas innovaciones de éxito, quizás poco deslumbrantes, pero que han conseguido mejorar la atención prestada a los pacientes. 

El blog Avances en Gestión Clínica tiene la sana costumbre de publicar recopilaciones temáticas en verano con sus mejores posts. Hemos elegido la recopilación de seguridad y calidad porque incluye entradas sobre resultados, indicadores y sobre el libro de Henry Marsh. 

Gomer Blog es una especie de El Mundo Today sobre el mundo sanitario. En este enlace han recopilado diversos tuits firmados por el mismísimo Donald Trump sobre algunas especialidades médicas. Vale, los tuits son falsos, pero muy divertidos.

Se ha hablado muchas veces de la necesidad de recordar que la atención sanitaria se basa en atender personas y no en tratar enfermedades. Por eso nos ha llamado la atención este artículo que publica la web de WBUR sobre la importancia de recordar qué hay detrás de una persona enfermera, su familia, sus sueños, etc. Una lectura imprescindible.

Teníamos previsto acabar con Quien me ha robado el mes de abril, del maestro Sabina, donde se habla del hombre de traje gris. Pero como estamos en septiembre, y no en abril, nos vamos con Love of Lesbian. Es el momento de gritar, ¿verdad?

viernes, 1 de septiembre de 2017

Troleando campañas de big pharma

Al más puro estilo Forocoches, el troleo ha llegado al mundo sanitario, concretamente al farmacéutico. Un troleo persigue interferir en una campaña en las redes sociales y crear un clima u opinión contrario al que busca la campaña original mediante la sátira o el humor. 

La campaña original es #wewontrest (no descansaremos). Se trata de una iniciativa de la patronal de la industria farmacéutica (EFPIA en Europa, y Farmaindustria en España), que tal y como señalan en su web persigue:
"A partir del concepto no descansaremos que recoge el hashtag, se apela al reto constante que supone la enfermedad para la sociedad, los pacientes y sus familias y a la necesidad de no cejar en el empeño continuado de buscar nuevas soluciones. Este modelo exigente y complejo, que ha mostrado con su capacidad para proporcionar resultados, hasta el punto de revolucionar el tratamiento de la enfermedad y la esperanza de vida, no puede detenerse."
Las imágenes de la campaña se centran en las patologías y lanzan un mensaje de que no se va a descansar hasta que no se encuentre el tratamiento adecuado para cada una de ellas. Un mensaje quizás algo pretencioso ya que en ocasiones parece ofrecer esperanza en enfermedades que están lejos de tener un tratamiento óptimo. Aunque en Twitter podéis ver todas las imágenes de la campaña, traemos una como ejemplo:


Hasta aquí todo bien, pero la campaña tiene un competidor: un usuario de twitter llamado Profit Based Pharma, con un logotipo muy parecido al de la EFPIA. Su objetivo es dar la vuelta a la tortilla, ofreciendo mensajes irónicos sobre marketing farmacéutico, disease mongering, etc. El primer ejemplo critica el lenguaje del marketing de la industria.


El segundo ejemplo comenta las alianzas, grupos de presión, etc. para conseguir mayores precios y así aumentar beneficios. En Estados Unidos están muy acostumbrados a estas prácticas.


El tercer ejemplo no podía ser otro: un recordatorio sobre el patrocinio de congresos en lugares paradisíacos. Los códigos éticos ya no aceptan estas prácticas, pero algunas excepciones bien camufladas siempre aparecen.


Realmente, para los troleos y campañas negativas que circulan por la red, esta al menos es muy original.