viernes, 1 de septiembre de 2017

Troleando campañas de big pharma

Al más puro estilo Forocoches, el troleo ha llegado al mundo sanitario, concretamente al farmacéutico. Un troleo persigue interferir en una campaña en las redes sociales y crear un clima u opinión contrario al que busca la campaña original mediante la sátira o el humor. 

La campaña original es #wewontrest (no descansaremos). Se trata de una iniciativa de la patronal de la industria farmacéutica (EFPIA en Europa, y Farmaindustria en España), que tal y como señalan en su web persigue:
"A partir del concepto no descansaremos que recoge el hashtag, se apela al reto constante que supone la enfermedad para la sociedad, los pacientes y sus familias y a la necesidad de no cejar en el empeño continuado de buscar nuevas soluciones. Este modelo exigente y complejo, que ha mostrado con su capacidad para proporcionar resultados, hasta el punto de revolucionar el tratamiento de la enfermedad y la esperanza de vida, no puede detenerse."
Las imágenes de la campaña se centran en las patologías y lanzan un mensaje de que no se va a descansar hasta que no se encuentre el tratamiento adecuado para cada una de ellas. Un mensaje quizás algo pretencioso ya que en ocasiones parece ofrecer esperanza en enfermedades que están lejos de tener un tratamiento óptimo. Aunque en Twitter podéis ver todas las imágenes de la campaña, traemos una como ejemplo:


Hasta aquí todo bien, pero la campaña tiene un competidor: un usuario de twitter llamado Profit Based Pharma, con un logotipo muy parecido al de la EFPIA. Su objetivo es dar la vuelta a la tortilla, ofreciendo mensajes irónicos sobre marketing farmacéutico, disease mongering, etc. El primer ejemplo critica el lenguaje del marketing de la industria.


El segundo ejemplo comenta las alianzas, grupos de presión, etc. para conseguir mayores precios y así aumentar beneficios. En Estados Unidos están muy acostumbrados a estas prácticas.


El tercer ejemplo no podía ser otro: un recordatorio sobre el patrocinio de congresos en lugares paradisíacos. Los códigos éticos ya no aceptan estas prácticas, pero algunas excepciones bien camufladas siempre aparecen.


Realmente, para los troleos y campañas negativas que circulan por la red, esta al menos es muy original. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario