miércoles, 2 de junio de 2010

El irracional poder de la mayoría



La mayoría es tan comoda, que muchas veces preferimos seguir la opinión mayoritaria y callar nuestras diferencias o las opiniones divergentes. En esta noticia de La Tercera se hacen eco de un experimento realizado en Estados Unidos acerca del poder inconsciente de la mayoría. Incluso comentan que "desviarse de la opinión mayoritaria es procesado por el cerebro como un castigo".

Creer en lo que nos hace diferentes es difícil, pero las divergencias son las que alimentan la calidad de las decisiones, las acciones y los proyectos. El poder de la mayoría en los equipos de trabajo acaba provocando que la creatividad se minimice y que las soluciones sean tan obvias que acaben dejándolo todo igual. Un buen líder debe mantener y potenciar las diferencias de su equipo, de hecho acaban siendo las que marcan la diferencia. Sin embargo, en muchas organizaciones actuales, las diferencias son las ayudan a señalar con el dedo al que se aparta del camino, a la oveja negra.

Además, la minoría acaba siendo la culpable cuando surgen problemas, porque suele ser el rival más débil. Menos mal que todo se demuestra andando...

Una canción perfecta para hoy: