miércoles, 9 de junio de 2010

Jugando a "menos es más" en atención primaria

El titular que ofrecía El País hace unos días era un "pelín" alarmista: un millón menos de visitas (se entiende que presenciales), descensos de entre el 4% y el 13,6%, etc. Una reducción de tal magnitud de la actividad sanitaria convencional puede dar que pensar y seguro que más de uno se echará las manos a la cabeza.



Pero si el descenso de un millón, lo compensamos con los controles a través de teléfono, todo tiene algo de sentido. Al final resultará que las herramientas complementarias (diferentes, podríamos llamarlas) para conseguir que la consulta presencial se centre en los problemas importantes funcionarán.



La lección poco a poco la vamos aprendiendo todos: consulta por email, consulta telefónica, educación sanitaria, cambio en el sistema de receta, cambio en el procedimiento de elaboración y revisión de la incapacidad temporal... Con esos pequeños cambios, se minimizarán las visitas que no aportan valor al paciente.

Y para acabar, una duda final. Si una actividad no tiene demora ni hay lista de espera, ¿sería positivo un descenso de actividad? Se podría entender que hay un uso adecuado de los servicios o un mejor estado de salud de la población y eso siempre viene bien. Pero ¿las unidades o servicios pensarían lo mismo? ¿perder actividad es perder poder? Aún queda mucha gente que piensa así.


Nota final para la agenda:
Mañana jueves día 10 de junio se celebra en Valencia el II Workshop "Salud 2.0: es la hora de las sinergias" en la que compartiremos mesa con Ignacio Basagoiti, Inma Grau, Roberto Nuño, Alain Ochoa y Julio Bonis. Puede seguirse en vivo (asistencia gratuita), a través de internet, por twitter, etc. Nos encanta una de las cuestiones que se plantea de cara al encuentro: ¿Hay demasiadas experiencias en Salud 2.0? ¿Qué podemos hacer para generar proyectos integradores?