domingo, 19 de septiembre de 2010

3 pares de calcetines, 20 duros


Como podéis imaginar por el título, hoy hablamos de mercados. Y si bien la palabra mercado nos puede llevar a pensar en una serie de relaciones económicas entre empresas y ciudadanos en un sector concreto, hoy nos decantamos por el concepto "mercadillo del domingo", con los vendedores gritando peleándose por un cliente y ofreciendo su mercancía con mil trucos, rebajas, regalos, etc.

El mercado del medicamento se basa en una industria, la farmacéutica, que vende productos que mejoran la salud de sus clientes (casi siempre). Por ello, sus estrategias de marketing deberían ser cuidadosas y no jugar con el propio cliente, incitándole de forma clara y directa al consumo de algún producto. Es importante no olvidar que el usuario final no posee toda la información necesaria para elegir entre uno u otro medicamento, por lo que la publicidad directa siempre es peligrosa.

En Estados Unidos van al grano, sin andarse por las ramas. Y si hay que robarle cuota de mercado a otra marca o a otro principio activo (igual de bueno pero más barato), todo vale, incluso dar totalmente gratis el medicamento por un mes... Hoy os dejamos dos ejemplos:

1. Cialis (la competencia de la Viagra).
La web del medicamento lo dice muy claro: si te han diagnósticado de disfunción erectil, dile a tu médico si Cialis te irá bien, y después al Promise Program (es decir, regalo del tratamiento). Además, te da a elegir entre un tratamiento diario de 30 días o 3 tabletas de 36 horas. 
Sin embargo, suponemos que el proceso de decisión del paciente será otro, ¿no?


2. Crestor (Rosuvastatina).
En la actual guerra entre las diferentes estatinas, el posicionamiento de la Rosuvastatina es difícil ante alternativas mucho más baratas. Por eso recurren igualmente a la prueba gratuita.

Menos mal que en España la publicidad no es tan agresiva, aunque la presión de las farmacéuticas para cambiar la normativa va por ese camino. Un tema similar en nuestro país es el de las muestras gratuitas que hace poco comentó Vicente Baos en su blog.