miércoles, 6 de octubre de 2010

¿Recuerdas el copago del 2010?


Copago va, copago viene... Hemos hablado largo y tendido de copago y de hecho ha sido uno de los temas del año, como puede verse en esta imagen de Google Trends con ese repunte en verano cuando se debatía sobre el copago hasta en los bares.



Pues resulta que leyendo el Health Affairs del mes de septiembre de 2010, nos encontramos con un artículo titulado "Copayments Did Not Reduce Medicaid Enrollees’ Nonemergency Use Of Emergency Departments". Podéis leerlo desde este enlace.

Para comprobar si la implantación de un copago para las urgencias innecesarias, se estudió la frecuentación previa y posterior al copago a pacientes financiados por Medicaid. El importe del fue en casi todos los estados de 3 dolares (excepto en uno). El resultado ha sido que dicho copago no ha afectado al número de asistencias urgentes a los pacientes de Medicaid.

Una conclusión está clara:
1. El copago no sirve para reducir la frecuentación ni el abuso de las unidades de urgencias.

Pero también podríamos deducir dos conclusiones más:
2. Sin embargo, desde otro punto de vista, teniendo en cuenta que una de las críticas al copago es que puede impedir que algunos pacientes usen libremente los servicios, el hecho de observar que se mantiene el uso de las urgencias puede implicar que un copago bajo no impide el acceso a los servicios sanitarios.

3. Entonces, si el copago no disminuye la actividad y no impide el acceso a los servicios sanitarios, ¿sólo tiene afán recaudatorio?

Deducir es gratis, y además genera debate, y en este tema hace falta hablar mucho. Por cierto, tras el fracaso del Pacto por la Sanidad, vuelve a planear la sombra del copago. ¿Será realidad a corto plazo?