viernes, 24 de diciembre de 2010

Planificación avanzada


Vivimos rodeados de planes, de estrategias, de futuro... sin darnos cuenta que planificar es adivinar. Las palabras son necesarias pero si no van seguidas de hechos, todo se queda en nada. Así de simple.


Sin embargo, la gran apuesta es soñar, construir en la mente el destino y el camino, materializar cada piedra y cada nube, tener claro que, pese a todo, podemos conseguirlo. De esta forma, será mucho más fácil llegar a los hechos, y transformar los planes en realidades. Y si crees que solo no puedes, mira alrededor que hay mucha gente dispuesta.


Felices fiestas, mañana volvemos con música, como cada sábado.