jueves, 27 de enero de 2011

Chapa y pintura



Poco se habla o se escribe sobre el estado de los edificios que albergan centros sanitarios, pero en algún caso concreto, las situaciones son marcianas. En este artículo de BBC News se comenta la situación de muchos edificios del NHS que sufren las consecuencias de un diseño anticuado, de una mala conservación o de proyectos de reforma inadecuados o incluso inexistentes.



¿No será que la alta tecnología hace que olvidemos que las paredes, los suelos y la fontanería hay que mantenerla y mejorarla? Y por otra parte, los que trabajamos día a día en un centro público, ¿lo tratamos como si fuera nuestra casa? ¿O seguimos esa gran máxima tan española de "como esto se paga con mis impuestos, puedo maltratarlo y romperlo"?


Aunque claro, si un servicio de salud se gasta el dinero necesario en mantener los centros y no compra la última tecnología, ¿que dirían los que creen que más suele ser siempre mejor? El equilibrio es difícil, pero es que los pacientes además de la calidad de los tratamientos que reciben, deben estar en edificios limpios, con camas y muebles, con cristales limpios y con un pijama digno. Todo ayuda...