miércoles, 19 de enero de 2011

Las pequeñas cosas y el paciente


Las pequeñas cosas importan, y es que la calidad que percibe el paciente tiene mucho más que ver con el entorno que con la propia asistencia recibida. Muchas veces nos centramos en la parte técnica (imprescindible, por otra parte) pero no nos damos cuenta que el ciudadano cuando opina muchas veces se basa en otros factores.

En un reciente artículo titulado "Impact of visual art in patient waiting rooms: survey of patients attending a transplant clinic in Dumfries" y publicado en el Journal of the Royal Society of Medicine se analiza la opinión del paciente respecto del entorno en la sala de espera: sillas cómodas, revistas, cuadros en la pared, un televisor con pantalla de plasma de 42 pulgadas, ventanas con vistas, macetas y ordenadores con conexión a internet. Lo más valorado fueron las sillas, y después las revistas y la televisión de plasma.

¿Nos sorprende esto? Muchas veces confundimos confort con entornos sofisticados, pero hay que recordar lo básico. Y una silla cómoda es muy importante, sobre todo en una sala dedicada precisamente a esperar.

Todo esto nos recuerda a diversas iniciativas que se han llevado a cabo en España para mejorar el confort del paciente empezando por los detalles, que importan mucho y tienen un coste muy bajo:
- El Plan de los Pequeños Detalles del SESCAM. Fue el primero que conocimos hace unos años y tiene mucho interés ya que buscaba que cada hospital implantara sus propios programas, ya que en cada centro el entorno es diferente. Podéis leer más en este artículo de Calidad Asistencial. Además, también se desarrolló la Estrategia de Confortabilidad.
- El Plan de los Pequeños Detalles en atención primaria. La Gerencia de Atención Primaria de Talavera de la Reina adaptó el plan del Sescam a los centros de salud. Aquí tenéis el plan en formato pdf.
- En Asturias se puso en marcha el llamado Plan de Confortabilidad, centrado en temas de hosteleria, accesibilidad, trato y humanización.
- Andalucia desarrolló el Plan de las Pequeñas Cosas, que se puede descargar en la web. Además, hay documentos centrados en cada zona (sala de espera, pediatría, hospitalización, exterior, etc).

Aunque sinceramente para mejorar la experiencia del paciente y conseguir que se sienta mejor, no hace falta un plan ni nada, hace falta empezar a trabajar y querer cambiar las cosas. Tan sencillo como mejorar la iluminación, cambiar el color de las paredes o quitar los carteles feos y dejar las paredes limpias, con la información necesaria.