miércoles, 2 de febrero de 2011

Larga es la espera para el que espera



Las listas de espera son uno de los "peajes" que debemos pagar en los sistemas de salud como el español, o al menos eso nos dicen siempre. La frase clásica es: "aquí no paga dinero, pero paga con tiempo de espera". Pero claro, ante una intervención quirúrgica, ¿deben esperar todos lo mismo? ¿no deberían existir factores diferentes a la prioridad médica y al tiempo en la lista?


Últimamente se habla de priorizar las listas de espera, de intentar incluir más factores diferentes a la mera antigüedad en la lista y a la gravedad de la enfermedad o del paciente. De hecho, existen informes en España al respecto como este documento sobre lista de espera para cirugía de catarata, artroplastia de cadera y artroplastia de rodilla o este sobre  priorización de pacientes en lista de espera de reproducción humana asistida.

El Sergas (Servicio Gallego de Salud) ha tirado la primera piedra y ha anunciado que en los casos de pacientes con la misma patología y estado de salud (no los preferentes o urgentes), se incluirán como criterios de priorización: situación laboral del paciente (se operará antes al trabajador en situación de IT que al jubilado), situación familiar (si vive solo, si dependen otros familiares de él), la "funcionalidad" (es decir, el nivel de independencia del paciente), etc.

Un paso necesario y polémico, como cualquier cambio. Realmente hay muchos factores importantes que ayudarían a priorizar, pero como siempre, nunca llueve a gusto de todos. ¿Consideras necesario un cambio en el actual sistema? ¿Que criterio incluirías?