martes, 26 de abril de 2011

Decisiones de hoy con datos de ayer


Uno de los problemas de la investigación actual es el tiempo que transcurre entre la elaboración de un estudio y su publicación. Un ejemplo lo encontramos al leer la magnífica revista Evidencias en Pediatrría la revisión crítica del artículo "U-shaped association between intensity of Internet use and adolescent health" que publicó originalmente Pediatrics en enero de 2011.

Un artículo aceptado por una revista en el año 2010, publicado en enero de 2011 y basado en una encuesta sobre el uso de internet por escolares realizada en el año 2002, ¿aporta realmente información útil 9 años después de la recogida de datos? Hay que tener en cuenta además que el papel de internet ha cambiado de forma radical en estos últimos años.


En España es habitual ver un desfase de un año (o más) entre la fecha de envío y la aceptación. Y si se envían cartas al editor o comentarios a algún artículo, el desfase temporal provoca que casi nadie recuerde el tema inicial. ¿Por qué casi nadie se atreve a usar aquí un sistema tan sencillo como el del BMJ con sus "rapid response", que permite publicar comentarios a los artículos de forma inmediata? ¿O es que hay miedo a leerlos sin un filtro previo?  El dinamismo y el intercambio veloz de ideas e impresiones gracias a sistemas como ese mejoran la difusión de resultados de investigación y no paraliza a los equipos de trabajo. 




Para las revistas sería muy sencillo y muy barato crear un apartado en la web o incluso un blog por cada revista que incluyera un espacio para comentarios rápidos a los artículos, permitiendo el diálogo inmediato de los autores con los lectores. Aunque quizás muchos autores prefieran la distancia y la oficialidad de la carta tradicional al editor, una buena forma de evitar disputas y conflictos.


Con lo fácil que es innovar y permitir la conversación, y nos seguimos encerrando en nuestras atalayas bajo excusas de diversa índole, viendo como todo pasa de puntillas.