martes, 12 de julio de 2011

El buen paciente



En teoría, todos los pacientes deben recibir el mismo trato. Sería otra forma de entender la equidad: igualdad de trato. Pero, ¿realmente todos los pacientes reciben realmente el mismo trato y la misma calidad de cuidados? En un entorno como el nuestro, con el famoso y manido Estado del Bienestar, es algo impensable que ante dos pacientes con la misma patología, uno reciba más "atenciones" del profesional que otro.


Pero siendo sinceros y entrando en materia: el paciente que entiende sus problemas, tiene buenas habilidades de comunicación, cumple los tratamientos, es agradable o agradece al profesional sus consejos, ¿recibe mejor trato que pacientes que no se comportan así?

Estas preguntas tan delicadas aparecen en un comentario publicado en JAMA estos días con el título "Do Nice Patients Receive Better Care?". Y como comentan en el blog de salud del Wall Street Journal, esos pacientes más agradables son los que suelen acabar con el número de teléfono del profesional que le atiende.


Aunque a veces también ocurre lo contrario, y ante un paciente "muy conflictivo", el profesional prefiere no crearse problemas y a veces accede a (casi) todo lo que piden. Los extremos no son buenos, pero el término medio implica vivir en el país de la utopía.