lunes, 18 de julio de 2011

Recién casados



En el Congreso de la Blogosfera Sanitaria se habló del nuevo modelo de relación del profesional sanitario con la industria farmacéutica. Un modelo en el que la industria deja a un lado el marketing directo y pasa a asumir un papel más participativo. Pero hay dos problemas, muy claros: muchas empresas no quieren dar ese paso con la típica excusa del ROI, el beneficio y otras tonterías; algunos profesionales no quieren saber nada de la industria, haga lo que haga, piense lo que piense, diga lo que diga, incluso aunque cambie de verdad.


En los casos de relaciones poco éticas entre industria y profesionales, ¿a quien miramos? ¿a la industria con sus dotes de tentación? ¿al profesional que aparca su ética por unas horas? ¿Hay un límite en esta relación? ¿O cualquier relación debería estar prohibida? Se supone que cada uno debería saber manejar sus conflictos éticos y conocer exactamente donde pone los límites, pero la vida (y el mundo sanitario) es más compleja de lo que parece...

Como reflexión os dejamos este editorial de Salvador Peiró con un título llamativo y divertido: "Médicos e industria farmacéutica. Para estar así mejor casados".