viernes, 2 de septiembre de 2011

Bichos



Y otra vez de vuelta al tema de la seguridad del paciente, de las infecciones nosocomiales, de lo que puede hacer el profesional para conseguir que el paciente no empeore durante su ingreso hospitalario. El artículo que encontramos en el American Journal of Infection Control es duro, pero cada vez tenemos más claro que para conseguir cambios es necesario removerlo todo, hasta los cimientos.

En este caso, en "Nursing and physician attire as possible source of nosocomial infections" se estudia la ropa de los profesionales y se buscan las bacterias que "viven" en las típicas prendas de trabajo (batas y demás). El porcentaje de ropa infectada y colonizada por bacterias "potencialmente patógenas" es del 60%. Además, dadas las zonas con mayor infección (bolsillos, zona abdominal), la relación con una inadecuada higiene de manos, es muy elevada. Y tú, ¿cuando te cambias de ropa?


La noticia es tan llamativa que incluso en El Mundo se han hecho eco.