martes, 11 de octubre de 2011

De vuelta y vuelta



Podemos hablar de rediseñar, reformar o revisar, y ya son mas de 15 años con la misma idea: poner el sistema sanitario patas arriba y hacer lo que se debe hacer, y ademas bien. Como decía un editorial del BMJ de 2001:
Healthcare systems fail to provide treatments that are known to work, persist in using treatments that don't work, enforce delays, and tolerate high levels of error. Healthcare leaders are now recognising... that the healthcare system needs radically redesigning.

¿Tantos años y todo sigue igual? Hemos conseguido que todos los grupos, colectivos, corporaciones se apunten al cambio, pero tal y como estamos viendo con las reformas que se están llevando a cabo estos días, todos quieren un nuevo escenario que no les modifique su situación, su statu quo. Es decir, que haya recortes pero en otros servicios, que haya cambios en otros procesos, que haya cierres en otros centros, pero que en mi entorno se quede todo igual. Y si me veo amenazado, protesto.

Tras tantos años intentando quedar bien con todo el mundo, ahora los políticos deben atreverse a dar la vuelta a la sartén, y seguramente muchos de los recortes que vemos a nuestro alrededor, si estuvieran acompañados de otros cambios, no serían tan mal recibidos. Es el momento de decir adiós a los privilegios, de quitar las vendas de los ojos, de dejar de financiar lo que no sirve para nada, de repensar el presupuesto público anual y buscar el sentido a cada partida presupuestaria, de pedir a sindicatos y colegios profesionales que se autofinancien por un tiempo (o para siempre), de dar ejemplo desde arriba en todos los ámbitos...

Sin embargo, con la actitud de queja destructiva constante, apoyada por los medios de comunicación que se apuntan a cualquier protesta, y sin que aparezcan propuestas reales de mejora o cambio, poco vamos a conseguir. Solo llegaremos a dar la vuelta 360 grados al sistema, para que aunque parezca que todo se ha movido, realmente sigamos igual, exactamente igual.