lunes, 29 de octubre de 2012

Sedisa y el proyecto Amphos de mejora hospitalaria: una reflexión





Sedisa, la Sociedad Española de Directivos de la Salud, ha lanzado el proyecto Amphos (Análisis y Mejora de Procesos Hospitalarios) para mejorar y revolucionar los hospitales. Hasta que no se realice su presentación en sociedad y se publique, solo tenemos acceso a una especie de conclusiones que hemos leido en la Publicación de Directivos de la Salud.

Ya que no podemos hacer un análisis del documento completo, hemos optado por lanzar nuestras propuestas prácticas del mismo estilo que las que propugna el documento, ya que entendemos que ese tipo de documentos son abiertos y permiten que cualquier socio aporte ideas u opiniones. Además, que la visión crítica siempre ayuda a mejorar, ¿no?

- Será imposible cambiarlo todo si seguimos hablando de hospitales, sin más. Los centros de salud son una parte fundamental del sistema sanitario. O aprendemos eso, o nada que hacer.
- La transparencia debería empezar por publicar informes de inspección, auditorías de funcionamiento, etc. al estilo del Reino Unido o de Estados Unidos. O incluso datos anonimizados de actividad en formatos utiles, al estilo Open Government. La memoria anual del hospital no es transparencia.
- La autonomía y la profesionalización del directivo pasa por varios puntos: la política sanitaria no la ordenan los alcaldes, las decisiones de compra no las marcan las empresas ni los jefes de servicio, la inclusión de medicamentos en el hospital no la marcan los laboratorios.
- Es necesario dejar muy claro que no podemos multiplicar los servicios de referencia, dotando a hospitales muy cercanos de especialidades de alta complejidad. Los hospitales pequeños no pueden tener unidades de todo tipo ni alta tecnología comprada sin un estudio de necesidades previo, etc. 
- Nadie ha hablado del proceso de transición del modelo actual al modelo propuesto por Amphos. ¿Qué haremos con las guardias que no son necesarias? ¿Y con el autoconcierto autogenerado? ¿Y con los pagos por tareas extraordinarias que son del todo ordinarias?
- La selección de personal es un elemento fundamental para retener el talento, para mejorar el funcionamiento de los centros. Las bolsas de trabajo no ayudan a seleccionar al mejor profesional, pero la igualdad en el acceso a la función pública es un principio constitucional que no puede obviarse. Además, en los procesos de selección sin bolsa (o lista de empleo) hay demasiados ejemplos de manipulación y enchufismo. Eso desmotiva a cualquiera...
- El ciudadano debe estar siempre presente, no sólo en los papeles. Un buen paso sería el rediseño de los procesos hospitalarios pensando en el paciente y no en el bienestar del profesional: un claro ejemplo es repartir la comida a las 12.30 horas. 

Este mini-párrafo es sólo para pedir disculpas por lo larga que es la entrada de hoy, y para invitaros que sigáis leyendo un poco más. Gracias

- Debe evitarse del todo la politización de la función directiva, es algo imprescindible. Pero no solo como la injerencia política en las decisiones gerenciales (imposición), también es necesario que los directivos dejen de lado la política en la toma de decisiones (no son muchos, pero alguno queda que actúa así). 
- En cuanto a las estructuras organizativas, los recientes ejemplos han demostrado que el poder de los jefes de servicio y otros mandos intermedios es casi infinito. Existen unidades de gestión clínica que funcionan muy bien, pero en otros casos es casi necesario que los actuales jefes cedan su puesto para conseguir cambiar la estructura. Las unidades multidisciplinares son necesarias, pero los experimentos que se han llevado a cabo parece que no funcionan (salvo el caso de Andalucia y también en los hospitales privados).
- Se deben establecer unos criterios claros de incentivación, sin fomentar el "lo mismo para todos". Sergio Minué ha escrito algunas entradas muy interesantes sobre el tema.
- No se dice mucho sobre la formación de los directivos, pero en algunos casos es necesario un empujón adicional. En muchos casos, la resistencia nace en el profesional, en otros casos es el político el que impide los cambios, pero muchas veces es el propio directivo el que, por desconocimiento o por costumbre, se niega a dar pasos cambiando el rumbo. La experiencia es un factor importantísimo pero la formación y el aprendizaje contínuo es un elemento clave para el desarrollo de los directivos.
- ¿Hemos hablado de atención primaria? Ah, por si acaso...
- Para acabar, las relaciones con salud pública son esenciales. No podemos dejar que las decisiones se sigan tomando confundiendo salud con sanidad, y pensando que aumentando la potencia hospitalaria mejoraremos la salud de la población. A veces hace más falta un curso de salud comunitaria para directivos sanitarios que un curso de logística. 

Si alguien tiene alguna propuesta más, os invitamos a dejarla en forma de comentario en el blog. Seguro que desde Sedisa toman nota.