lunes, 29 de abril de 2013

Publicidad o información: ¿periodismo confuso?

Vale, el periodismo está en crisis. El papel no sale, no vende, empieza a no tener tanta publicidad como antes. Y muchos medios sigue sin saber como navegar con comodidad (y beneficios) en el entorno online.

Pero publicar los típicos reportajes de salud que venden tratamientos infalibles, sin añadir en ninguna parte algún aviso sobre el carácter publicitario del texto, no es precisamente un buen modelo de negocio. El lector se merece saber si el periódico avala la noticia o sencillamente ha vendido ese trocito de papel para publicidad. 

La salud no es un juego y este tipo de publirreportajes no ayudan a educar al ciudadano. Los medios tienen una gran responsabilidad en la promoción de salud y la información fiable al ciudadano, y eludir dicha responsabilidad no es muy ético.

En esta página del periódico Levante EMV se ve una pseudonoticia de un centro médico que ayuda a dejar de fumar "por láser infrarrojo" y dentro de una sección dedicada a la salud, bajo el epígrafe "Tabaquismo". ¿Necesaria?