miércoles, 18 de diciembre de 2013

Información fiable para profesionales: entre Google y UptoDate


El manejo de la información en el momento de la verdad es crucial para los profesionales sanitarios. La planta, el box de urgencias, la UCI o la consulta en el centro de salud... En esos momentos es donde cualidades como la fiabilidad y la rapidez se convierten en esenciales.

En un reciente artículo titulado "Should We Google It? Resource Use byInternal Medicine Residents for Point-of-CareClinical Decision Making", se analiza la opinión de 167 médicos residentes de medicina interna para conocer los recursos utilizados para tomar decisiones clínicas en el ámbito asistencial (el "point of care").

Respecto a los recursos de información más utilizados, los resultados aparecen en esta tabla:


Los tres recursos más utilizados a diario, por ese orden, son UpToDate, la consulta con un compañero y Google. Los motivos fundamentales argumentados para la elección son la confianza en la información y la rapidez de la consulta. ¿Y qué ocurre con Medline? Sólo un 13% de los encuestados lo utilizan a diario, siendo la principal barrera la dificultad para encontrar respuestas claras con rapidez.

Google y Wikipedia tienen como principal barrera para su uso la poca fiabilidad de la información. Sin embargo, un 42% de los encuestados manifestaron que usan Google poniendo los síntomas en el buscador para realizar un diagnóstico, como aquel famoso estudio del año 2006 publicado en el BMJ. 

En otro artículo publicado en noviembre de 2013 en PLOS ("Features of Effective Medical Knowledge Resources toSupport Point of Care Learning: A Focus Group Study"), se realizaron diversos grupos de discusión con médicos para conocer las características imprescindibles de los recursos de búsqueda y gestión del conocimiento para apoyar la toma de decisiones. Las nueve características son: 
1. Eficiencia de la fuente (rapidez, brevedad).
2. Integración con los sistemas de información de la organización. 
3. Credibilidad
4. Familiaridad y usabilidad,
5. Capacidad de contactar con un experto (al estilo de Askmayo Expert)
6. Cercanía o semejanza con los procesos concretos de cada organización
7. Recursos optimizados para cada función (hay fuentes diferentes para temas clínicos o farmacéuticos, por ejemplo)
8. Vigencia de la información
9. Inclusión de documentos y recursos dirigidos al paciente.

Sin embargo, lo importante es conocer que recursos influyen más en la decisión final, y cual es el motivo. Que en ocasiones, lo más consultado no es lo más influyente.