martes, 22 de agosto de 2017

Los frikis y la tecnología sanitaria



Siempre nos han llamado la atención los temas relacionados con los makers, es decir, las personas que fabrican sus propios dispositivos o tunean dispositivos comerciales y los mejoran. En 2009 hablamos de aquel mítico electrocardiógrafo cuyo electrodo era un trozo de lata de Fanta, y hace unos meses estuvimos revisando el movimiento Maker citando proyectos tan interesantes como Nightscout o Maker Nurse. Pero lógicamente, esto no se para y cada vez hay más difusión de proyectos de este tipo.

Uno de los principales elementos que favorecen este movimiento es la existencia de herramientas como Arduino o Raspberry Pi. Se trata de microcontroladores (como un ordenador pequeño), de código abierto, que permiten programar, adaptar o añadir controladores con infinitas posibilidades de desarrollo (por ejemplo, un móvil básico basado en la Raspberry Pi Zero).

Para saber que se cuece por las webs en las que se difunden proyectos tecnológicos caseros, hemos visitado dos: Instructables y Hackster. Hace pocos días se difundía un invento de un estudiante irlandés que ha creado Cycflix, una bicicleta conectada a netflix para que cuando dejes de pedalear se pare la serie o película que estés viendo. Un proyecto muy interesante para hacer ejercicio físico y que han comentado también en Verne.

Pero hay mucho más. Por ejemplo, los electrocardiógrafos caseros portátiles como este que aparece en Instructables. Lo más llamativo es que ya existe un hardware específico que permite capturar las señales del ECG y enviarlas directamente a Arduino, todo ello por solo 19'95 euros. Los electrodos van aparte, pero cuestan muy poco. En  la web incluyen todas las instrucciones para ponerse manos a la obra. 

Otro proyecto es el sensor de ritmo cardíaco realizado también con Arduino. Los sensores de código abierto se venden aparte y cuestan 24'95 dólares. También llama mucho la atención el útil pero voluminoso dispositivo para saber si los niños se han cepillado los dientes (planos y explicación en Hackster). 


Y para acabar, vamos con con un dispositivo basado en Arduino para mejorar una CPAP y evitar que el dispositivo se quede sin agua mientras el usuario duerme. Se trata de un sensor basado en el peso total del equipo que avisa cuando no queda agua en el humidificador. Toda la explicación aparece en este enlace de Hackster.  

El movimiento Maker es imparable. De hecho, cada vez más las empresas utilizan como inspiración las mejoras y añadidos que se publican en estas webs para así mejorar sus propios productos. Un ejemplo diferente pero muy didáctico de la experiencia del usuario, y también del ingenio friki que permite diseñar un equipo de 1000 euros por poco más de 40 (con algunas diferencias, claro).