lunes, 1 de enero de 2018

Una revolución improvisada


En 2011 decidimos empezar el año hablando de la revolución. Era la revolución del folio en blanco. Y a partir de entonces, cada uno de enero ha tenido su post sobre la revolución: ideas, el fondo y la forma, ni un paso atrás, escape, los valores y una revolución sin miedo (que fue la entrada de 2017). Pero ya toca cambiar de año, y volver a pensar si realmente queremos una revolución o no, o si estamos cansados de luchar para nada (o por nada). 

Quizás la clave sea pintar la revolución de otro color, buscar otras herramientas o iniciativas más allá de las clásicas, intentar saber qué queremos y qué buscamos, o incluso tener claro si vamos en la dirección adecuada. Cada uno tiene su propia revolución, su propio cambio, su propia forma de dar la vuelta al mundo, pero es necesario que el cambio perdure y no que todo siga igual. A veces parece que la revolución está de moda...

El año pasado hablamos de dejar a un lado el miedo, también el miedo a perder. Porque avanzar implica perder, nos guste o no. Pero detrás de esa curva aparece eso que tanto queremos, aunque tengamos que dejar atrás algunos lujos y costumbres. Solo hace falta tener claro que el futuro va a ser mejor, es así de sencillo. Y así de valiente. 

Nosotros ya tenemos nuestro plan en la cabeza, aunque la improvisación juega un papel esencial para evitar el aburrimiento. Nadie quiere una revolución aburrida, o tan preparada de antemano que parezca rediseño de procesos. Es fácil...

Feliz 2018

4 comentarios:

  1. Pues.. es ponerse..
    Todo no, pero mucho si, es un descubrimiento... no es solo improvisación.
    Y, desde luego, hay que currarselo. Como es... cuando llegue la inspiración que te pille currando, decia Picasso, no?
    Ahora, efectivamente, esa sensación de asombro (divertida) es un puntazo... y unas risas!!! Porque, claro, los neurotransmisores se mueven.
    Es fácil. Y muy divertido!!

    Gracias. Magnífica entrada...

    ResponderEliminar
  2. Al final intentar mejorar va a ser deporte de riesgo Jajajaja Feliz Año!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con todo mi cariño y teniendo clarísimo que hay personas estupendas por muchos sitios, ten cuidado... A mi me ha costado carísimo... deporte de riesgo era. La cosa se transformó en daños por riesgos... Ahora, ES POSIBLE, doy fé! Feliz años!! (guiño)

      Eliminar
  3. Magnífica entrada de comienzos de año!!!. En mi folio de enero, a mediados, ya tengo mi personal revolución en lo profesional, intentaremos que ese cambio beneficie a mis usuarios/mi comunidad, ya veremos.... Quien dijo miedo, habiendo hospitales!!!jajaja...

    ResponderEliminar

Cuando escribas y envíes un comentario en Saludconcosas, estás aceptando la política de privacidad del blog. Si dejas tu email o tu usuario de alguna red social, puedes estar tranquil@ porque no vamos a usar tus datos para enviarte spam o para suscribirte a nuestra lista de correo. Si lo prefieres, puedes enviar el comentario sin poner tu nombre completo y sin tu email (en perfil selecciona anónimo) y así no hay problema con tus datos.
Gracias :)