lunes, 30 de julio de 2018

El administrativo y los nuevos proyectos



Se escribe mucho sobre la puesta en marcha de nuevos proyectos e iniciativas asistenciales, pero pocas veces se analiza y evalúa el papel del administrativo en este tipo de proyectos. Un reciente artículo publicado en el British Journal of General Practice ("Receptionists’ role in new approaches to consultations in primary care: a focused ethnographic study") se centra en conocer el papel del administrativo de admisión de los centros de salud en la puesta en marcha de nuevos tipos de consulta en atención primaria, como la e-consulta, el email y la consulta telefónica.

Tras el estudio de 8 centros de salud, mediante observación y entrevistas a pacientes y profesionales, las conclusiones del estudio son muy claras: el papel de los administrativos es esencial para facilitar el uso de estos nuevos modos de consulta por parte del paciente, así como para informar adecuadamente de las diferentes alternativas existentes. No podemos olvidar que se trata del profesional que habitualmente atiende en primer lugar las dudas del paciente, y por ello a la hora de adoptar innovaciones, su papel activo es muy necesario.

Se observó que había una relación directa entre un elevado uso de estos nuevos modos de consulta con una promoción e información intensa por parte de los administrativos. Sin embargo, esto no ocurrió por igual en todos los centros analizados ya que el entusiasmo fue variable y además no siempre se siguió lo establecido en la guía de puesta en marcha. Un ejemplo común fue no ofrecer estos nuevos servicios a personas mayores por pensar que no tenían las habilidades mínimas para su uso, pese a que los datos de uso de tecnología señalan que esto no es siempre así.

¿Y a qué se puede deber este desempeño tan diferente? Además de factores como el liderazgo o el trabajo en equipo, es imprescindible implicar a los administrativos en los nuevos proyectos desde el principio. Y más en innovaciones que van a afectar directamente a su trabajo diario, como las descritas en el trabajo. Esta implicación se puede conseguir de dos formas: por un lado, en la fase de planificación de la puesta en marcha, incorporando a los administrativos en las reuniones previas para de esta forma tener en cuenta su opinión y su visión; por otra parte, mediante sesiones de formación que permitan resolver sus dudas y mejorar su desempeño en la información al paciente sobre estas nuevas modalidades de consulta.

No podemos olvidar que, para romper la inercia de la costumbre (como la clásica consulta presencial), es esencial transmitir la utilidad de lo nuevo. Y una guía o un folleto, o un email, no son útiles para conseguirlo. La participación en la toma de decisiones y la discusión por parte de todo el equipo de los problemas y los errores son elementos esenciales. El equipo es mucho más que los de siempre... Y el administrativo juega un papel fundamental en una buena parte de los procesos, incluso en los (aparentemente) asistenciales como en el caso descrito.

jueves, 26 de julio de 2018

El poder del texto


Los móviles y las redes sociales son "culpables" de una buena parte de ese extraño aislamiento moderno, ese que mezcla la soledad física con la conexión social a distancia. De hecho, una buena parte de las conversaciones que hasta hace bien poco se hacían en persona o por teléfono, han pasado a realizarse por mensajes de texto, desde SMS hasta aplicaciones de mensajería instantánea.

Uno de los servicios de apoyo basado en la conversación con más implantación en España es el teléfono de la esperanza. Una simple llamada para encontrar ayuda o simplemente alguien que nos escuche. Pero, ¿existen servicios similares basados en mensajes de texto? Tal y como cuentan en este artículo del Washington Post, cada vez hay más personas acostumbradas al texto y por eso están surgiendo en Estados Unidos proyectos de ayuda basados en este tipo de comunicación.

Crisis Text Line es uno de ellos. Ante cualquier problema como ansiedad, depresión o cualquier tipo de crisis, se envía un mensaje de texto pidiendo ayuda, y un voluntario inicia una conversación a través de mensajes de texto para reducir la situación de crisis. Se trata de voluntarios y no de chatbots, algo muy importante. Además, la formación a los voluntarios es específica para estas situaciones (ya se ha publicado alguna revisión sistemática sobre sistemas de conversación síncrona en personas con problemas de salud mental, como esta del año 2017).



Otra iniciativa muy parecida es Lean on Me, un servicio dirigido a estudiantes universitarios que necesitan apoyo o hablar con alguien (mediante mensajes, claro) en cualquier momento. La solicitud de ayuda llega a la plataforma y un voluntario (habitualmente los voluntarios son estudiantes de la misma universidad) es el responsable de la conversación. Por supuesto, todo se realiza de forma anónima y no se identifica al usuario ni al voluntario. A diferencia de Crisis Text Line, este servicio se centra más en la conversación que en la resolución de situaciones críticas.

En España hay varios proyectos que cuentan con chat de atención. Uno es la Fundación ANAR (Ayuda a Niños y Adolescentes en Riesgo) que permite plantear dudas a un psicólogo de la fundación por chat de texto desde las 16.00 a las 00.00 horas.



Después de conocer esos proyectos, surgen diversas dudas y reflexiones: ¿realmente proporcionan ayuda y permiten evitar situaciones de soledad? ¿Sería posible sustituir estos canales de ayuda por chatbots (ya hay algún ensayo en esta dirección)? ¿O quizás su éxito se basa precisamente en que al otro lado del teléfono hay otra persona que intenta ayudar o evitar que alguien se sienta solo? Ah, y no nos podemos olvidar del papel del conversador, y de si se trata de un profesional o de un voluntario (sobre esto, una reciente comunicación a un congreso sobre el papel de voluntarios formados en chats con personas con problemas de salud mental). 

Así que, si pensabas que esto de escribir texto era algo viejuno, parece que no es así. Al final es lo de siempre: contactar y apoyar por todos los canales posibles. Y lo de intercambiar mensajes de texto es precisamente el canal más utilizado en el mundo.

martes, 24 de julio de 2018

Marketing, investigación y bebidas azucaradas


En primavera de 2018, se publicó en Gaceta Sanitaria un artículo especial sobre la financiación de la industria alimentaria de la investigación sobre temas de nutrición y salud. El texto se basa en una mesa redonda sobre este tema que se incluyó en la XXXIV Reunión Científica de la Sociedad Española de Epidemiología.

Algunos de los ponentes de la mesa estaban a favor de la investigación financiada por la industria, siempre que se llevara a cabo bajo unos principios éticos muy claros y previamente conocidos. De hecho, uno de los temas principales fue la declaración de conflicto de intereses como elemento clave para mejorar el rigor y la independencia de la investigación. Señala el artículo que:


Por consiguiente, la influencia de la financiación directa a los investigadores desde la industria puede resultar peligrosa y crear sesgos. Por este motivo, deberían establecerse regulaciones que, sin ser asfixiantes para las iniciativas privadas, ayuden a tomar una decisión clara sobre si hay que evitar totalmente cualquier financiación directa por parte de estas industrias, tal como ha sucedido con el tabaco. Quizá sea una medida necesaria si se siguen acumulando evidencias de sesgos ligados a la financiación directa de la industria alimentaria.

Por un lado, el marketing y la publicidad de la industria alimentaria es muy poderoso y muy difícil de contrarrestar con campañas oficiales. Ejemplos como el bacon en el desayuno estadounidense o el zumo de naranja son dos casos muy llamativos de como el marketing puede modificar los hábitos de consumo. Además, pese a los intentos de implantar medidas de autorregulación, la publicidad de alimentos sigue teniendo pocas luces y muchas sombras.

Y en el campo de la investigación, las sombras se extienden todavía más. En 2013, un grupo de investigadores españoles publicó en PLOS Medicine una revisión sobre los sesgos y los conflictos de interés de los artículos sobre bebidas azucaradas y ganancia de peso, y los resultados fueron alarmantes. Las revisiones sistemáticas con patrocinio declarado o con conflicto de intereses con compañías de alimentación o bebidas tenían cinco veces más probabilidad de concluir que no existía asociación positiva entre obesidad y bebidas azucaradas.

Curiosamente, la situación que hemos comentado recuerda ligeramente a lo que ocurre con la investigación financiada por la industria farmacéutica (esta presentación de Javier Padilla lo resume muy bien). Los sesgos siempre están presentes, la única cuestión es conocerlos de antemano y manejarlos adecuadamente para que los arboles nos permitan ver el bosque.

jueves, 19 de julio de 2018

Esto no es humanizar


Entre todo lo que se escribe y difunde sobre la humanización de la asistencia sanitaria (que es mucho), nos ha gustado mucho este vídeo de Talurgem (Asociación de Urgencias y Emergencias de Talavera de la Reina). Ejemplos prácticos y muy reales de lo que supone hacer las cosas mal o bien en la atención al paciente en urgencias.

Además, este vídeo es una prueba más de la potencia del audiovisual para el aprendizaje en ciencias de la salud. Por cierto, gracias por el vídeo y por las jornadas que organizáis cada año.

 

martes, 17 de julio de 2018

Historias de la historia (electrónica)



La historia clínica electrónica es uno de los grandes avances de los últimos años, no podemos negarlo. Pero a veces uno duda sobre si es un ángel o un demonio, ya que el listado de pros y contras crece de forma considerable.

Podríamos hablar de los problemas de gestión de la consulta, ya que diversos estudios insisten en recordar que los profesionales sanitarios pasan más tiempo con la historia que mirando o escuchando al paciente. También sobre el excesivo uso del copypaste en la escritura de texto libre con las implicaciones que puede tener sobre la seguridad del paciente. 

Pero por otro lado hay mucha luz: facilidad de acceso, rápida disponibilidad, posibilidad de consultar historias de otros centros (bueno, esto solo si está en marcha, que aquí hay mucho margen de mejora) y también la posibilidad de llevar la historia encima con tablets o en el móvil (ideal para atención domiciliaria por ejemplo). 

Hay dos datos, rescatados de evidencia muy reciente, que ayudan a entender mucho mejor estas ventajas. En un estudio en el que se analizaron 1,7 millones de informes de efectos adversos, un porcentaje muy bajo atribuyó el origen del efecto al uso de la historia clínica electrónica. Pero además, en este artículo de julio de 2018 publicado en Health Affairs se pudo asociar claramente el uso de la historia clínica electrónica con mejoras en las tasas de mortalidad a los 30 días. ¿Hay un pero? Pues sí, las mejoras fueron a largo plazo, es decir, el uso continuado en el tiempo y las actualizaciones que se van implementando son las que generan esa mejora. Así que, de momento, los milagros instantáneos no existen.

Ahora solo falta seguir con los ajustes y mejorar el sistema de introducción de información (¿es realmente imprescindible teclear?), mejorar la interoperabilidad y conectar cada vez más sistemas hasta conseguir historias únicas de verdad (queda muuuuuucho por andar). 


jueves, 12 de julio de 2018

Buenos resultados: ¿buenos jefes o buenos equipos?


La cuestión lleva tiempo sobre la mesa: los profesionales sanitarios sobreestiman los beneficios de sus propias intervenciones en forma de técnicas, medicamentos o procedimientos. Se asume que la actuación profesional es la principal responsable del resultado en el paciente, sin plantearse nada más (como muestra, este gran post de No Gracias o este texto imprescindible del blog Cuadernillo Sanitario sobre el placebo y los cuidados).

Haciendo una acrobacia, podemos trasladar esto al mundo de la gestión sanitaria. Cuando un centro sanitario o un servicio o unidad consigue unos buenos resultados, ¿depende del directivo/jefe o es por el desempeño del equipo? Lo normal es que un cambio de tendencia en resultados sea multifactorial: transformación cultural de toda la organización que afecta a una unidad, cambios legales, formación, nuevos valores, mensajes de los líderes de opinión y liderazgo del jefe/directivo, papel del equipo. Pero, ¿cual es el principal factor?

Algunos artículos muestran claramente el proceso multifactorial asociado a los cambios, incluyendo desde la perspectiva de gestión al contexto político o el papel de las alianzas y las asociaciones de pacientes o colectivos profesionales. Otro elemento esencial es el papel de los pares, es decir, de otros profesionales (influencia interpersonal) como motivadores para el cambio. Incluso un artículo intentó hacer un ranking de elementos que favorecen el cambio ante diversas innovación de gestión, siendo los tres elementos más importantes: compromiso, competencia y liderazgo de los principales actores, relaciones y acuerdos entre actores clave y recursos financieros para el cambio (ver tabla). 


Incluso en el caso de decisiones gerenciales, el papel de los mandos intermedios y colaboradores es esencial para conseguir un resultado óptimo (lo que en este artículo describen como "poner atención a las dinámicas de poder"). Pero, ¿hasta que punto su comportamiento depende del gerente o es algo propio? Es importante recordar que el famoso concepto de cultura de las organizaciones, en el entorno sanitario se disgrega y se generan múltiples culturas que se interrrelacionan entre ellas: así tenemos una cultura más formal, relacionada con los valores corporativos, una cultura de la propia unidad, e incluso una cultura de cada profesión. 

En resumen y volviendo a la pregunta inicial: ¿cual es el papel del directivo/jefe en la mejora de una institución? Hay mil interpretaciones pero podemos establecer unas cuantas líneas de trabajo para adivinar el impacto directivo en el cambio real:
- Tipo de liderazgo del directivo.
- Papel del directivo en su equipo (delegación, confianza, etc).
- Impacto del directivo en cada cultura.
- Existencia de equipos de alto desempeño.
- Cultura predominante.
- Tipo de comunicación y relaciones con equipos, jefes y otros actores.
- Coherencia (entre estrategia y acción).

¿Realmente el jefe es el responsable de las mejoras? Una pregunta difícil que sigue sin respuesta, pero os aseguramos que en muchos casos, y con equipos muy motivados y convencidos, algunos cambios vienen solos, sin que el jefe tenga una gran influencia. Pero en otros casos ocurre lo contrario. El siguiente paso es aprender a separar unos de otro: el grano y la paja de la gestión sanitaria.

lunes, 9 de julio de 2018

La consulta en el mercado



Lo bueno de los nuevos proyectos es que aportan ideas frescas, lo malo es que muchas veces no han sido evaluados. Y como toda novedad, la controversia está encima de la mesa. ¿Cual es el papel de los gestores ante un proyecto nuevo? Aprender y escuchar, tan sencillo y tan difícil.

En los últimos años, se ha puesto de moda en Estados Unidos el concepto de "retail clinic", es decir, un local de consulta (para médicos y enfermeras generalmente) situados en zonas de máxima afluencia de público: supermercados, centros comerciales, farmacias, etc. La proximidad y la eliminación de barreras son sus principales ventajas, y de hecho en algunos países han surgido como champiñones (12.000 en USA). Además, de esta forma se responde a una petición muy habitual de los pacientes: la inmediatez de la atención (en este artículo del New York Times lo cuentan muy bien).

¿Y por qué una entrada precisamente ahora sobre este concepto? Pues porque el modelo de la "retail clinic" ha llegado a Sabadell, ya que dos médicos de familia han transformado un puesto del mercado de Sabadell en una consulta de atención primaria. El origen del proyecto es una conversación:

Un día me encontré a unas señoras mayores en la puerta del mercado y me comentaron que tenían que venir a visitarse, pero que nunca encontraban el momento. De broma, les dije que tendría que abrir una consulta aquí. Le trasladé la idea a Joaquim y tras un año de mucho trabajo, aquí estamos

Recientemente, JAMA publicó un artículo de opinión titulado "Can retail clinics transform health care?" en el que se analizaban los pros y contras de este tipo de centros. La evidencia señala que existe una mejora en la satisfacción del paciente y también en la calidad, pero deja muy claro que se trata de un modelo efectivo para problemas concretos (tipo urgencia leve) o para realizar actividades de prevención. De hecho, el posicionamiento del Colegio de Médicos de USA recomienda este tipo de consultas o clínicas para episodios puntuales de pacientes con patologías no complejas. 

La mayor parte de los textos sobre este modelo recuerdan la necesidad de reforzar una relación a largo plazo con el profesional de atención primaria. Incluso, hace unos días, Sergio Minué advertía sobre los riesgos de la obsesión por la rapidez y recordaba los valores esenciales de la atención primaria: accesibilidad, continuidad, coordinación, atención entrada en la persona y orientación hacia la comunidad. pero, ¿pueden las "retail clinic" cumplir estos principios?

La accesibilidad es esencial para mejorar la atención sanitaria y generar mejores resultados en salud, pero quizás abrir clínicas en zonas de paso sea un claro ejemplo de ley de los cuidados inversos. El beneficio en los casos citados (prevención, tratamiento y cuidados ante problemas agudos, etc.) puede generar un resultado positivo, y de hecho la cercanía puede incrementar las tasas de adherencia en determinadas patologías (pruebas, controles y demás) pero no debemos olvidar la importancia de la continuidad asistencial (y más después de esta revisión sistemática). Las innovaciones disruptivas se llevan mal con la realidad, pero en unos años veremos si este tipo de centros son parte de los nuevos tiempos de la asistencia sanitaria o son solo una ola más en este océano .

jueves, 5 de julio de 2018

Crowdsourcing: compartir problemas para obtener mejores soluciones


Una reciente revisión sistemática publicada en JMIR pone algo de orden en relación a los proyectos de crowdsourcing en el ámbito de la salud. Un artículo que recopila múltiples iniciativas y las clasifica por temas, fuentes de conocimiento, tipo de crowdsourcing aplicado, etc. Pero, ¿qué es el crowdsourcing? Es algo tan sencillo como compartir un problema con un número muy elevado de personas, permitiendo que cualquiera pueda participar en su resolución (en ocasiones con un pago por su participación) o aportar ideas. También se refiere a la participación en tareas repetitivas para así reducir el tiempo total de ejecución (como por ejemplo en la citizen science).

En el terreno de la promoción de la salud, por ejemplo, los casos analizados se refieren al uso de encuestas online para conocer el nivel de adicción a alcohol, tabaco, drogas, etc., a la clasificación de imágenes (mitosis en cáncer de mama o parásitos), localización de desfibriladores, clasificación de tuits, etc. Merece la pena destacar el proyecto para la clasificación de imágenes para el diagnóstico de malaria o AggNet para cáncer de mama. También se incluyen retos abiertos como DREAM Phil Bowen ALS Prediction Prize4Life para el desarrollo de algoritmos para conocer la progresión de la Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) o plataformas para recogida de datos de salud

La tabla que mostramos a continuación muestra una clasificación de las tareas realizadas con crowdsourcing agrupadas por categorías (en este enlace tenéis también la tabla). El número que aparece junto a cada proyecto lleva a la referencia bibliográfica en el artículo.




Si hablamos de investigación, los ejemplos son más numerosos. Desde cuestionarios para evaluar factores de riesgo, encuestas para evaluar el nivel de conocimiento sobre una patología o factor de riesgo, clasificación de reacciones adversas, analizar material informativo gráfico y en formato texto, recopilar experiencias en el uso de medicamentos o desarrollo de algoritmos de detección de patologías. En este último caso, se recurrió a un reto en abierto con un premio económico para el investigador que desarrollara un algoritmo para predecir la progresión de esclerosos lateral amiotrófica.

Uno de los problemas que se plantea en los proyectos asociados con el crowdsourcing es el posible sesgo asociado a la selección de participantes y al pago que se les ofrece. El motivo principal tiene que ver con Amazon, y es su plataforma Amazon Mechanical Turk. Esta plataforma online pone en contacto a miles de "turkers" que se ofrecen para trabajos masivos online, desde rellenar encuestas, hasta revisar webs, o documentos, etc. Tal y como cuentan en este artículo, el pago es muy bajo a los encuestados y además se trata de personas que "viven" de lo que cobran como turkers. Pero el éxito de la plataforma y su uso en el ámbito de la investigación científica es cada vez mayor.

Una de las grandes dudas que hay detrás de todos los estudios y evaluaciones de crowdsourcing es la validez de sus resultados. En la revisión que estamos comentando, 133 estudios del total de 202 evaluados utilizó una plataforma como Amazon Turk o Crowdflower, con los riesgos y sesgos asociados a estas plataformas. Además, el hecho de ser usuarios anónimos y que obtienen una compensación económica por su participación, quizás pueda influir en la calidad de los datos obtenidos.

Un ejemplo paradigmático es la evaluación que realizó un grupo colaborativo de urología para analizar el desempeño de urólogos realizando una prostactectomía radical asistida por robot. Para ello, se dispuso de 12 intervenciones grabadas en vídeo que fueron posteriormente editadas en fragmentos más breves para facilitar la evaluación. Para ello, se utilizaron escalas como Global Evaluative Assessment of Robotic Skills (GEARS). Los expertos del grupo colaborativo evaluaron 318 vídeos en 15 días, mientras que los colaboradores vía crowdsourcing revisaron 2531 vídeos en 21 horas. Pero no solo eso, ya que el nivel de coincidencia en la evaluación fue muy elevado. Y por cierto, se utilizó como plataforma de crowdsourcing la ya citada Amazon Mechanical Turk, por lo que se trataba de colaboradores remunerados sin experiencia ni conocimientos quirúrgicos (salvo la formación inicial para conseguir un mínimo de competencias para la evaluación). 

Un tema de gran actualidad, pero con el dilema existente entre la potencia (muchas mentes pensando en lo mismo) y la calidad de la información (sesgo de desconocimiento de la fuente). Además, hay que añadir el uso (o abuso) de plataformas de crowdsourcing como Amazon Turk. Sin embargo, no se puede negar el papel que tienen iniciativas como los premios (hackathon) y la recogida masiva de datos gracias al uso de la tecnología.

martes, 3 de julio de 2018

MTB, blogs y aprendizaje: a propósito de un caso


Siempre que me preguntan por la utilidad de mantener un blog, pienso en una palabra: aprendizaje. Vale, suena a lo de siempre, pero es la palabra que mejor resume estos (casi) once años de blog. Las lecturas, notas, ideas, conexiones, personas, etc. que forman parte de este blog, me han enriquecido casi tanto como la experiencia y la formación reglada. O seguramente más.

Curiosamente, en los últimos años los blogs parece que han dejado de estar de moda. Los contenidos más visuales son más atractivos, como los vídeos en youtube o los stories de Instagram, y en el caso de contenidos escritos son más llamativos los tuits (también mucho más cortos). Por eso, cuando descubrí hace unos meses el blog mtbinnovation decidí que debía tener un hueco en el blog, porque es un ejemplo muy claro de la utilidad de un blog para aprender.

A Julen Iturbe-Ormaetxe solo lo conozco por su magnífico blog Consultor Artesano. Un blog sobre innovación, gestión de personas, internet y mil temas más, que lleva más de 13 años en la red. En 2015 Julen decidió empezar sus estudios de doctorado sobre innovación en el mundo de las bicis de montaña, y por supuesto, de forma paralela creó un blog para contar su aprendizaje, sus problemas (y soluciones), sus consejos, y su día a día en ese camino hacia la tesis doctoral.

El título de la tesis es "Innovación de usuario a través de foros de discusión en internet en el sector del MTB. El caso de la Orbea Oiz", y la investigación se centra en el análisis de un foro de discusión online sobre un modelo concreto de bicicleta de montaña desde una perspectiva de colaboración, innovación abierta e innovación de usuario. Por eso, leyendo el blog se puede conocer el avance casi semanal de la investigación que ha realizado Julen para preparar su tesis doctoral así como del proceso metodológico de búsqueda, redacción, etc.

Algunos de los temas que ha comentado en el blog son: productividad personal (o como aprovechar bien el tiempo), análisis masivo de texto, uso de gestores bibliográficos o, por supuesto, sobre innovación de usuario. Incluso ha impartido algún taller sobre el uso del blog en los estudios de doctorado (podéis ver la presentación a continuación).

En resumen, bien sea por la ordenación de las ideas, por la constancia, por el reto que supone o por el aprendizaje que implica (tanto de conocimientos, como en los que se refiere a la mejora en la redacción de textos), un blog siempre es de gran ayuda tanto en el doctorado como para ir compartiendo lo que vamos aprendiendo cada día sobre nuestra profesión o aficiones. Y el mundo de la gestión sanitaria (o la enfermería, las emergencias, la atención primaria, la tecnología o la salud comunitaria) puede ser un escenario perfecto para un blog.. 



domingo, 1 de julio de 2018

Domingo a domingo


Ya es verano, y el resumen se aligera. De hecho, se aligera tanto que decimos adiós al resumen dominical hasta septiembre. Pero el blog sigue, y el podcast, y mucho más. Llegan las vacaciones, los viajes, las desconexiones... 

Estos son nuestros enlaces favoritos de la semana. Gracias a tod@s por estar ahí. Empezamos con el resumen de la blogosfera sanitaria:

En el blog Social Media en Investigación, Lydia Gil nos enseña a usar los Momentos de Twitter para comunicar ciencia (y también salud). Además, lo hace con un buen puñado de ejemplos. 

La mortalidad no es similar en todos los territorios de un país, de hecho hay diferencias muy significativas. En un reciente artículo que publica El País se analizan las razones que generan la diferencia en las tasas de mortalidad por infarto agudo de miocardio entre Canarias y otras comunidades autónomas.

¿Cómo se puede detectar la comida podrida? Leemos en Science Daily que se ha desarrollado un sensor que detecta precisamente si un alimento está podrido, para así enviar una señal a nuestro smartphone. ¿Llegará algún día a comercializarse?

¿Hay una burbuja con el fenómeno blockchain? En la revista Harvard Business Review revisan los límites del blockchain y ayudan a entender las oportunidades en el terreno de la salud con esta tecnología. Y en este enlace de Techcrunch hablan de los proyectos de criptomonedas que han fracasado en estos años, que son muchos. 

Por mucho que se escriba sobre reuniones, seguiremos cometiendo errores. En el blog Hablemos de Liderazgo ofrecen algunos consejos para mejorar las reuniones de equipo. El consejo más importante: como máximo ocho participantes.

Cine y pediatría, de la mano en el blog Pediatría Basada en Pruebas. Esta semana, Javier González de Dios comenta la película "Los juncos salvajes" y habla de adolescencia y resiliencia. 

Tras tantos rumores, la noticia se confirma: Amazon entra en el mundo de la distribución farmacéutica. Según leemos en esta noticia, Amazon ha adquirido una empresa llamada Pillpack, que tiene una web de venta de medicamentos online. ¿Cual será el siguiente paso?

¿Pueden los jefes hundir a su propio equipo sin darse cuenta? En este artículo de Fast Company comentan cuatro formas de sabotear un equipo desde dentro: cultura, incentivos, liderazgo mal definido... Para apuntar.

Música, claro que sí. Feliz domingo.