martes, 24 de julio de 2018

Marketing, investigación y bebidas azucaradas


En primavera de 2018, se publicó en Gaceta Sanitaria un artículo especial sobre la financiación de la industria alimentaria de la investigación sobre temas de nutrición y salud. El texto se basa en una mesa redonda sobre este tema que se incluyó en la XXXIV Reunión Científica de la Sociedad Española de Epidemiología.

Algunos de los ponentes de la mesa estaban a favor de la investigación financiada por la industria, siempre que se llevara a cabo bajo unos principios éticos muy claros y previamente conocidos. De hecho, uno de los temas principales fue la declaración de conflicto de intereses como elemento clave para mejorar el rigor y la independencia de la investigación. Señala el artículo que:


Por consiguiente, la influencia de la financiación directa a los investigadores desde la industria puede resultar peligrosa y crear sesgos. Por este motivo, deberían establecerse regulaciones que, sin ser asfixiantes para las iniciativas privadas, ayuden a tomar una decisión clara sobre si hay que evitar totalmente cualquier financiación directa por parte de estas industrias, tal como ha sucedido con el tabaco. Quizá sea una medida necesaria si se siguen acumulando evidencias de sesgos ligados a la financiación directa de la industria alimentaria.

Por un lado, el marketing y la publicidad de la industria alimentaria es muy poderoso y muy difícil de contrarrestar con campañas oficiales. Ejemplos como el bacon en el desayuno estadounidense o el zumo de naranja son dos casos muy llamativos de como el marketing puede modificar los hábitos de consumo. Además, pese a los intentos de implantar medidas de autorregulación, la publicidad de alimentos sigue teniendo pocas luces y muchas sombras.

Y en el campo de la investigación, las sombras se extienden todavía más. En 2013, un grupo de investigadores españoles publicó en PLOS Medicine una revisión sobre los sesgos y los conflictos de interés de los artículos sobre bebidas azucaradas y ganancia de peso, y los resultados fueron alarmantes. Las revisiones sistemáticas con patrocinio declarado o con conflicto de intereses con compañías de alimentación o bebidas tenían cinco veces más probabilidad de concluir que no existía asociación positiva entre obesidad y bebidas azucaradas.

Curiosamente, la situación que hemos comentado recuerda ligeramente a lo que ocurre con la investigación financiada por la industria farmacéutica (esta presentación de Javier Padilla lo resume muy bien). Los sesgos siempre están presentes, la única cuestión es conocerlos de antemano y manejarlos adecuadamente para que los arboles nos permitan ver el bosque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cuando escribas y envíes un comentario en Saludconcosas, estás aceptando la política de privacidad del blog. Si dejas tu email o tu usuario de alguna red social, puedes estar tranquil@ porque no vamos a usar tus datos para enviarte spam o para suscribirte a nuestra lista de correo. Si lo prefieres, puedes enviar el comentario sin poner tu nombre completo y sin tu email (en perfil selecciona anónimo) y así no hay problema con tus datos.
Gracias :)