jueves, 29 de noviembre de 2018

¿La cultura es la culpable?


Echando un vistazo a los artículos más recientes del British Medical Journal, nos hemos tropezado con uno muy llamativo sobre un tema que nos encanta: la relación entre la cultura de las organizaciones sanitarias y la mejora de la calidad asistencial. 

El texto, firmado por Russell Mannion y Huw Davies (ambos de la Universidad de Birmingham), lleva por título "Understanding organisational culture for healthcare quality improvement" y permite conocer algo más de ese concepto tan manido (el de cultura) y su relación con la calidad. 

La introducción del texto no deja indiferente a nadie. Partiendo de informes sobre escándalos sanitarios (como el de Mid Staffordshire), los autores plantean la importancia de la cultura en los análisis e investigaciones realizados. De hecho, en el reciente informe sobre el Gosport War Memorial Hospital la palabra "cultura" aparece en 21 ocasiones. Curiosamente, las repetidas referencias a la cultura proceden de dos concepciones muy diferentes: en algunos casos, la cultura es uno de los culpables del problema, y en otros, es una de las soluciones. Lo habitual, es una mezcla: tenemos una cultura que no nos permite hacer las cosas bien, y debemos mejorarla.

Posteriormente el artículo se centra en definir la cultura y sus elementos principales. Aunque hay mil definiciones, podríamos decir que la cultura son las variables intangibles de una organización y como se proyectan en su actividad habitual. Desde los protocolos, a las costumbres, pasando por la uniformidad, los horarios, la forma de colocar el mobiliario asistencial, los ritos (la cena navideña o el premio al mejor trabajador). Estos ejemplos son quizás las partes de la cultura más conocidas, pero hay otras, centradas en aspectos asociados a valores, expectativas, bioética o roles profesionales. todo eso, y mucho más, es la cultura.

Cuando se define adecuadamente, se empieza a entender lo difícil que es promover un cambio cultural. Las normas jerárquicas (las que dicta el político o el gerente) pueden influir pero si no hay una aceptación clara, pueden casi pasar desapercibidas. Por ello, cambiar la cultura es algo muy complejo y que depende de factores a veces casi desconocidos. Además, a ello hay que unir la existencia de múltiples subculturas en los centros sanitarios: a la cultura general del centro se unen la cultura de los médicos, la de las enfermeras, la de las unidades quirúrgicas o la de urgencias. Conocer estas subculturas y promover ciertas expectativas y valores comunes es esencial para conseguir mejoras o cambios (hay algunas herramientas que ayudan a concer la cultura en el ámbito de la seguridad del paciente como el Manchester Patient Safety Framework).

Pero entonces, ¿si cambiamos la cultura conseguimos mejores resultados? Pues depende, como casi siempre. Hay estudios que lo tienen claro, pero no son concluyentes. Además, en el campo de la gestión sanitaria hay algunos elementos que conviene tener en cuenta a la hora de adaptar medidas o iniciativas de otros centros (vía buenas prácticas o artículos científicos):
1. Además del diseño de la intervención, en gestión importa mucho la implementación. La misma estrategia en el mismo centro ejecutada por equipos directivos diferentes nos llevará a resultados distantes entre si.
2. No olvidemos que cada centro es el mundo. La estrategia de cambio del Karolinska puede que no sirva en el Hospital Clinic de Barcelona: y no por los profesionales o por el tipo de centro, sino porque la forma de trabajar en cada hospital es diferente. Y además, Estocolmo no es Barcelona.
3. Se han encontrado rasgos comunes en las culturas de hospitales con buen desempeño y también en los hospitales con un desempeño peor. ¿Llegaremos a definir la cultura de un hospital excelente? Seguramente sí, y tendrá mucha relación con lo que nos dice el sentido común. Este artículo es un buen ejemplo, centrado en el ámbito de la calidad.
4. Es muy contraproducente el cambio por el cambio. Esos gerentes que llegan pensando en arreglar los problemas que creen que existen y olvidan que antes de cambiar hay que conocer, preguntar, leer e investigar. La cultura no es cuestión de un día, ni de una circular o un cambio de jefes, es mucho más. 

Os dejamos a continuación algunas lecturas sobre gestión y cambio cultural:
- Scott, T. I. M., Mannion, R., Davies, H. T., & Marshall, M. N. (2003). Implementing culture change in health care: theory and practice. International journal for quality in health care, 15(2), 111-118.
- De Bono, S., Heling, G., & Borg, M. A. (2014). Organizational culture and its implications for infection prevention and control in healthcare institutions. Journal of Hospital Infection, 86(1), 1-6.
- Johnson, M. J., & May, C. R. (2015). Promoting professional behaviour change in healthcare: what interventions work, and why? A theory-led overview of systematic reviews. BMJ open, 5(9), e008592.
- La, B. (2013). Will prescriptions for cultural change improve the NHS?. Bmj, 346, 19.

martes, 27 de noviembre de 2018

Cinco estrellas de humo: la dificultad de medir bien


La mejora de la calidad va asociada a medir, y de hecho una sin la otra tienen poco sentido. de hecho, en el terreno de la calidad asistencial existen cientos de indicadores que nos ayudan a entender nuestra situación y nuestro margen de mejora. En muchas organizaciones sanitarias, teniendo como objetivo la excelencia, dichos indicadores se publican e incluso se agrupan creando indicadores más complejos pero más sencillos de utilizar. Y así, al final, todo se puede resumir en una clasificación tipo estrellas de hotel o tipo tripadvisor (pero no basado en la experiencia sino en otros indicadores9.

En España tenemos algunos ejemplos: premios BIC, premios TOP20 o incluso el Monitor de Reputación Sanitaria (más centrado en una encuesta de reputación que en indicadores solventes y rigurosos). Incluso algunos servicios de salud publican sus resultados como en la Central de Resultados del Sistema Sanitario de Cataluña o el Observatorio de Resultados del Servicio Madrileño de Salud.

Sin embargo, el sistema de salud de Veteranos en Estados Unidos quiso dar un paso adelante, tal y como cuentan en esta noticia del New York Times (gracias Rafa Pardo por el chivatazo). En 2012 lanzó un sistema de indicadores de calidad llamado SAIL, con el objetivo de mejorar la calidad de sus servicios, y además usando sus resultados como herramienta disciplinaria: si un hospital empeoraba, se sancionaba al centro o incluso se cesaba a los responsables de la unidad o del centro. Lógicamente, si los resultados mejoran, se cobran incentivos y el hospital puede acceder a más inversión. 

Lo que está ocurriendo es difícil de creer en pleno siglo XXI, o quizás no tanto. En algunos hospitales que trabajan con el sistema de veteranos están realizando una selección de riesgos con los pacientes, esto es, si tienen a un paciente pendiente de intervención que puede generar problemas en sus indicadores, se le deriva a otro centro. O al menos algo así ha ocurrido en un hospital de Oregón.

Las críticas se van sumando día a día a Sail: metodología no transparente, no tiene una supervisión por parte de los expertos, muchos indicadores no tienen el rigor suficiente (o no están validados), y un largo etcétera. En varios hospitales, hay profesionales trabajando cuya única misión es analizar el modelo de medición para encontrar los trucos que permitan mejorar la "nota del examen". 

Pero no solo hay críticas contra el modelo del Sistema de Veteranos, ya que en un reciente artículo de Health Affairs se pudo comprobar como otros modelos de medición son totalmente contradictorios cuando evalúan a los mismos hospitales. Incluso una afirmación parecida se hizo en un estudio del año 2016 publicado en Health Policy sobre indicadores en varios países dando a entender que los problemas metodológicos y éticos hacen que en muchos países no se publique determinada información, ya que además puede provocar que se culpe a los profesionales por factores fuera de su alcance o que se rechacen pacientes complejos (curiosamente lo que ha ocurrido en Estados Unidos).

Para acabar, podéis leer una buena reflexión sobre las limitaciones y oportunidades de este tipo de clasificaciones en este editorial del BMJ. Tener claro el objetivo de este tipo de indicadores y de su publicación, y estar preparados ante los efectos indeseados que pueden producirse son cuestiones básicas que no deben olvidarse. Pero el rigor y la transparencia en las medidas y en la metodología son seguramente los elementos más importantes. Hacerlo sin rigor y con herramientas desconocidas solo genera desconfianza y alarmismo. 

domingo, 25 de noviembre de 2018

A toda velocidad: un resumen fugaz


A veces hay que pasar rápido, sin que se note, casi de puntillas. La velocidad puede restar precisión y contenido pero aporta agilidad en este mundo líquido, tan cargado de presente y de carpe diem. Hoy os vamos a repartir algunas ideas, firmadas por otros, para que en esos momentos de reflexión tengáis ingredientes de buena calidad. Empieza el resumen de la semana.

Empezamos hablando de redes sociales cerebrales, gracias a una tecnología que permite conectar la mente de varias personas. La noticia la publicaba la web MIT Technology Review y además en el podcast Conectando Puntos han hablado de la conexión mente-máquina. Inquietante pero real. 

Esther Samper publica en Hipertextual un interesante texto sobre la música en el quirófano. ¿Tiene algún beneficio en la intervención? ¿Hay evidencia sobre sus ventajas? Un gran artículo, sin duda.

Es muy llamativo (ya lo hemos comentado en otras ocasiones) que en la revista Harvard Business Review se publiquen cada vez más artículos sobre gestión sanitaria. Uno de los últimos describe una estrategia de mejora en el uso de opioides en una organización sanitaria estadounidense llamada Geisinger. Aunque no sea extrapolable directamente a nuestro entorno, algunas ideas pueden ser muy útiles.

A los gurús de la tecnología les encanta predecir el futuro y definir el escenario de los próximos 30 o 40 años. ¿Alguien controla y revisa esas predicciones? Si se hiciera, la inmensa mayoría de los gurús tendría que pedir disculpas porque pocas veces se cumplen (pocas veces es casi nunca). En este texto de Sintetia reflexionan sobre los gurús y el futuro. 

El martes 27 de noviembre se celebra en Valencia el taller gratuito “Cuidados Intensivos. Mucho más que aparatos y técnicas”, impartido por Pablo Sánchez (@paumatalap). Tenéis toda la información en este enlace. Seguro que merece la pena.

El Instituto de Salud Carlos III, a través de la Biblioteca Nacional de Ciencias de la Salud, ha lanzado el Catálogo Nacional de Ciencias de la Salud. Tal y como explican en su web, se trata de un "un catálogo colectivo que reúne los fondos impresos y electrónicos de las publicaciones periódicas de más de 280 bibliotecas de los principales Hospitales, Universidades, Consejerías de Sanidad, Laboratorios y Centros de Investigación españoles".

Hace no mucho, Fiona Goodle publicó un editorial en el BMJ recordando que la respuesta ante los hábitos poco saludables es el ejercicio y la dieta, pero no los medicamentos. En No Gracias publican la respuesta que envió a la propia revista un nutricionista, explicando los determinantes sociales que hay detrás de esos hábitos. Un texto de los de subrayar ideas y referencias. 

¿Has oído hablar de la metodología Agile? ¿Sabes exactamente qué es? En este post de Avances en Gestión Clínica, firmado por Gloria Gálvez, se revisan las aportaciones de esta metodología al campo de la experiencia del paciente. 

Comprar tiene algo de psicologico: la decisión, el análisis, el bombardeo de la publicidad... Y si es en épocas como noviembre, con el Black Friday o el día de los solteros, la exposición es aún mayor. En este artículo de Retina nos plantean si no es un error comprar en esta época. 

Acabamos con música. Novedad de la semana, Amaia colaborando con Carolina Durante. Y el resultado ha sido este...

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Intuición, imaginación e improvisación


Leyendo una de las noticias sobre el X Encuentro Global de Directivos de la Salud, organizado por Sanitaria 2000, nos encontramos con un titular muy llamativo: "El día a día del gestor de la Salud: intuición, imaginación e improvisación". 

Por un lado, este titular (que la publicación Redacción Médica extrae del discurso de un ponente) deja de lado cualquier intento de planificación o diseño del futuro. Está claro que la complejidad de un centro sanitario obliga casi a diario a tomar decisiones basadas en la improvisación, y que el encorsetamiento legal y presupuestario nos invita a pensar en la imaginación como receta mágica que puede abrir todas las puertas. Pero se trata de recetas orientadas a los fuegos, actuando como corto plazo y olvidando (o dejando para otro momento) el largo plazo.

En cuanto a la intuición, es muy llamativo que el titular coincida con lo que señala un reciente artículo sobre las decisiones gerenciales en el ámbito sanitario: intuición y experiencia son los elementos más utilizados para tomar decisiones. ¿Quiere esto decir qué solo hay que centrarse en la evidencia y en los artículos científicos para la toma de decisiones? Ni mucho menos, pero quizás olvidamos que la evidencia (y por extensión la gestión basada en la evidencia) es otra cosa, ya que la evidencia "is characterised by expert judgment rather than mechanical rule following" (como decía Trisha Greenhalgh). 

Carlos Núñez nos hizo pensar sobre esta dicotomía entre evidencia e intuición hace un año y dedicamos una entrada a reflexionar sobre ello. Por su interés, reproducimos algunas de las recomendaciones que hicimos en esa entrada y que siguen siendo totalmente válidas:

Apertura de mente. [...] Conocer las mejores prácticas de otros centros sanitarios y de otros gestores es una gran forma de crecer y fomentar el pensamiento crítico. Está claro que las experiencias concretas no son una gran fuente de evidencia pero ayudan a cambiar la forma de pensar.
Aunque parece que no existen guías basadas en la evidencia aplicadas a la gestión sanitaria, todo es cuestión de abrir los ojos y buscar (o preguntar). Un gran ejemplo es la guía "Desarrollo y mantenimiento del liderazgo en enfermería", que edita la RNAO (Asociación de Enfermeras de Ontario). 

Como hemos comentado antes, la evidencia no se entiende sin la experiencia y la intuición, pero requiere que ambos elementos vayan juntos. Manejar la evidencia, las buenas prácticas y los nuevos conceptos y tamizarlos con nuestro aprendizaje y experiencia es la mejor forma de tomar decisiones y a la vez ir planificando el futuro.

domingo, 18 de noviembre de 2018

Tiempo de blogs


Si cuentas los minutos, apenas queda tiempo para nada. Ocupamos el día con mil tareas, y al final solo quedan unos resquicios para poder perder el tiempo. Si necesitas una excusa para olvidar la agenda, te dejamos a continuación unos cuantos enlaces de interés.

Empieza el resumen de la semana. 

La nueva medida del Gobierno para ayudar al consumidor a la hora de elegir un alimento u otro es Nutriscore. Para saber más, podéis leer este artículo de El País o este texto de Boticaria García.

Esta semana, en el poscas Conectando Puntos han hecho un episodio especial para celebrar que han llegado al episodio 30. Los mejores temas, las anécdotas, los comentarios de los conectantes, etc. Ah, y una actualización en temas como la inteligencia artificial o el blockchain.

Hay muchos artículos que analizan la efectividad de las apps móviles en salud pero muy pocos que cuentan el proceso de elaboración de una aplicación desde el principio. Por eso, este texto publicado en el Journal of the American College of Cardiology sobre una app para educación de pacientes en patología cardiovascular es tan interesante: diseño, aspectos legales, etc. 

La historia que publica Voz Populi sobre una rara mutación genética es de las de coger un lápiz y subrayar. Una familia con una distrofia muscular que a su vez son inmunes al VIH es el origen de una historia que firma Antonio Martínez Ron.

Cuando un gigante da un paso, todo el mundo tiembla. Y algo así le ha pasado a Deep Mind Health, la división de salud de Google, que en breve se incorporará a la empresa principal dejando a un lado su autonomía e independencia. ¿Qué ocurrirá con los datos? No te pierdas la noticia en The Guardian.

Autismo y cine. Entre las películas con el autismo formando parte de la trama, en el blog Pediatría Basada en Pruebas han elegido "Un viaje inesperado". Tal y como comentan: "una película sobre el autismo en sentido estricto, pero también es un drama familiar sobre el amor materno y la capacidad de superación".

Enrique Dans reflexiona en su blog sobre los influencers y la naturaleza de las redes sociales. ¿Es necesario establecer métricas de popularidad? ¿Ayudan o sencillamente manipulan a los usuarios para seguir al usuario más popular? 

¿Recuerdas el famoso informe "To err is human"? Pues ya ha llegado la película, por fin. Una forma muy interesante de saber algo más de seguridad del paciente y calidad asistencial, como cuentan en Modern Healthcare. Este es el trailer oficial.

Seguimos leyendo interesantes análisis de la prescripción enfermera. Lo último es esta entrada del blog Avances en Gestión Clínica, que firma Alba Brugués. La siguiente pregunta es: ¿qué va a pasar a partir de ahora?

Todo es centrado en el paciente, pero a la hora de pasar a la acción parece que se olvida... En Inglaterra han publicado un informe hace pocos dias, realizado por la Bevan Commission, titulado "Patient driven solutions to common problems: Education Programmes for Patients (EPP)". Para saber algo más, os recomendamos leer esta reflexión que publican en el blog del BMJ.

¿Gestión basada en las portadas? Pues a veces sí... En esta entrada de Saludconcosas hablamos de algunas medidas muy populares y con muy buena prensa que a veces utilizan algunos directivos para aparentar que hacen mucho. Como decía José María García: "ni una mala palabra, ni una buena acción".

A tiempo.

viernes, 16 de noviembre de 2018

Grandes éxitos en gestión: portada garantizada


Siguiendo la línea de la llamada McDonaldización de la sanidad, es posible preguntarse si existe este concepto en la gestión sanitaria. Estamos hablando de si los principios de la famosa cadena de comida rápida son aplicables al mundo de la gestión sanitaria, principalmente por parte de jefes, gerentes y otros directivos. Y no nos referimos a la comida basura ni nada parecido.

Uno de los elementos más llamativos de este concepto es la repetición y el uso masivo de las fórmulas que funcionan, es decir, analizar el entorno y generar unas acciones y unas herramientas comunes sabiendo que van a tener éxito. En gestión ocurre algo similar: hay una serie de medidas que se aplican por todos los gerentes/políticos/jefes y que suelen dar buena prensa. Por ejemplo, en pleno 2018 aplicar medidas de humanización, responsabilidad social corporativa, acreditación de la calidad y modelos de resultados basados en el valor son como apostar a un caballo ganador. Siempre que los citas, arrasas. Muchos centros lo hacen por convicción, porque se lo creen y además han trabajado duro, pero algunos no son así, y se nota. Esos que venden la humanización pero sus directivos no saben que ellos también deberían dar ejemplo.

Tal vez la organización sanitaria que busca portadas y éxitos fáciles tenga unos niveles de eficiencia muy bajos o no sea capaz de generar una cultura de seguridad del paciente adecuada, pero el eco de la prensa especializada (que generalmente adora estas medidas) o las conferencias en congresos y jornadas contando un proyecto que ya ha sido contado treinta veces (en años anteriores y por otros gerentes) conseguirán que la imagen de este hospital (o centro de salud) sea mucho mejor. Y como colofón, por si alguien lo había olvidado: la reputación y la imagen no siempre correlacionan con la calidad y la excelencia. 

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Pesadilla en la cocina (del hospital)


El nuevo programa de Alberto Chicote está generando mucha polémica. Lleva por título "¿Te lo vas a comer?" (podéis verlo en La Sexta) y en uno de sus capítulos ha visitado varios hospitales para tratar el problema de la malnutrición con casos de comida en malas condiciones, alimentos no adaptados a las necesidades del paciente, etc.

Durante el programa, como era de esperar, se ve a mucha gente echando la culpa a otros o esquivando el marrón de justificar algo que no tiene justificación (a priori). Aunque el problema es complejo, queremos hacer algunas observaciones y comentarios para intentar centrar la situación.

1. Una cuestión a tener en cuenta tiene que ver con el dinero. ¿Puede conseguirse un menú digno con el presupuesto asignado? Hay muchos ejemplos en los centros públicos españoles, desde hospitales que compran la dieta de todo el día por 10 euros a otros que pagan 17,50 euros. La diferencia tiene que ver con factores diversos, desde el mantenimiento de las instalaciones (¿quién se hace cargo?) hasta el número de trabajadores que el hospital aporta (un menor gasto para la empresa, por lo que se puede bajar el precio).

2. A priori, los criterios de calidad de los menús que se deben servir aparecen en los pliegos. El hospital tiene la potestad de revisar, controlar y auditar la comida y las instalaciones. Hay centros con unos programas de revisión y control muy exhaustivos y otros quizás menos estrictos. 

3. Por supuesto, la responsabilidad de la empresa existe. Si como empresa considero que con el precio de la dieta no voy a poder ofrecer una calidad mínima, no debería presentarme. Asimismo, si soy adjudicatario de un concurso de alimentación de pacientes, no puedo permitir como empresa que se sirvan productos en mal estado o comidas mal preparadas. Es así de sencillo.

4. Respecto a la comida saludable, la composición de los desayunos y meriendas aparece siempre detallada en los pliegos que redacta la Administración, esto es, se sirve lo que establece el pliego. El desayuno habitual suele incluir "leche con cacao", "bollería", "galletas", "pan tostado", aunque poco a poco aparecen otras posibilidades como fruta (cuarta gama o pieza de fruta), yogurt  cereales. La merienda es muy similar. 

5. Y para acabar, los profesionales de cocina y hostelería muchas veces hacenl que pueden con los medios, la materia prima y los procedimientos que tienen. De hecho, suelen ser los primeros que dan la voz de alarma cuando las cosas se tuercen. 

Al final, lo que Chicote contó en el programa es un problema multifactorial pero de fácil solución. Mayor control de los procesos y los menús, escuchar al paciente y a los profesionales, mejoras en los pliegos, revisión de quejas de forma inmediata, ajustar el presupuesto a lo solicitado.

domingo, 11 de noviembre de 2018

El resumen que conecta los puntos



Una semana que pasa entre puntos y conexiones. Aquella mítica frase de Steve Jobs es un resumen de todo lo que supone el mundo de las redes: aprender, colaborar, compartir, y mucho más. Y por eso estamos aquí, hacer un blog, leerlo e incluso compartir lo qué leemos, es un ejemplo de la potencia de las redes y de las conexiones.

Nuestro resumen semanal viene repleto de ideas, de reflexiones y de sorpresas. Ahora a leer y a disfrutar. Feliz domingo, feliz lectura. Y gracias 😊

Esta semana, el equipo conectante ha lanzado el episodio 29 del podcast Conectando Puntos. De todos los enlaces que han comentado, nos ha gustado mucho la noticia sobre una app que pretende detectar una depresión o un problema cognitivo de forma precoz.

Podemos decirlo más alto, pero no más claro: el principal enemigo del liderazgo es el ego. A veces, llega sin darnos cuenta, pero hay que estar preparado para esquivar sus ataques. En este artículo de Harvard Business Review lo explican muy bien.

Leer a Mulet siempre es sinónimo de aprender. En este artículo publicado en El País, habla de efecto placebo y de las últimas investigaciones que se han llevado a cabo sobre este tema. ¿Hay algo que no sabemos sobre el efecto placebo?

Una medida cada vez más de moda para reducir el consumo de determinados alimentos es utilizar los impuestos. Más allá de las bebidas carbonatadas o el azúcar, lo último que se comenta es la posibilidad de crear un impuesto para la carne roja dado su riesgo. ¿Estamos ante una medida exagerada o necesaria? No te pierdas esta noticia de BBC News.

El crowdfunding tiene su cara y su cruz, como todo. Además de utilizarse en el ámbito de la salud para iniciativas muy loables, en ocasiones el fraude se asoma. Si el tema te interesa, en el blog Laboratorio del Lenguaje hablan del lado oscuro del crowfunding médico.

Otra vuelta de tuerca al papel de las enfermeras en atención primaria, concretamente en relación a la gestión de la demanda de pacientes no programados en los centros de salud. Gracias al blog Zona de salud de Ofra, hemos conocido un reciente artículo publicado en la revista Rol sobre este tema. 

¿Sci-Hub es la solución a todos los problemas? ¿Incluso aunque sea una herramienta ilegal? En el blog Impact of Social Science plantean algunos de los problemas y retos de este tipo de herramientas "piratas" que permiten el acceso libre y gratuito a la evidencia científica. Ah, por cierto, en el texto se habla mucho del papel de la comunicad científica y de las bibliotecas.

El próximo 30 de noviembre se celebra el I Congreso de Medicina Gráfica en Zaragoza. Información, comunicación, aprendizaje, etc. Sin duda, una cita a la que no puedes faltar. Detrás de todo, el equipo de la iniciativa Medicina Gráfica.

No podíamos dejar fuera del resumen a Chicote. Esta semana, su programa "¿Te lo vas a comer?", que emite La Sexta, ha visitado varios hospitales para tratar el problema de la malnutrición. Comida en malas condiciones, alimentos no adaptados a las necesidades del paciente, etc. Si quieres ver el programa completo, aquí tienes el enlace.

La sección Head to Head es una de nuestras favoritas en la revista British Medical Journal. Hace unos días, el debate fue apasionante con un tema como la inteligencia artificial. La pregunta es sencilla: ¿van las máquinas y la inteligencia artificial a superar a los médicos?

Esta semana, uno de los temas más comentados en Twitter ha tenido que ver con el modelo de congresos y las comunicaciones en formato póster (la "culpa" la tuvo Alfredo Montero que escribió unos tuits muy acertados). En Saludconcosas ya hablamos del problema de las comunicaciones para congresos hace un tiempo, sigue habiendo mucho por hacer.

Llega el final del post, con Drexler...

jueves, 8 de noviembre de 2018

Cuando haces pop


Hace poco hablamos de la teoría de las ventanas rotas en el ámbito de la gestión sanitaria, que explica el contagio que puede suceder con los comportamientos inapropiados a pequeña escala que poco a poco se van generalizando (desidia, pequeños robos, etc). La conclusión es que los comportamientos poco honestos o dañinos van creciendo y se contagian.

Pues ahora resulta que la teoría no va muy desencaminada con lo que ocurre realmente, según dice la neurociencia. En un artículo publicado por Nature Neuroscience titulado "The brain adapts to dihonesty", los investigadores indican que las personas cometen en su día a día pequeñas transgresiones al código moral, y que en base a un mecanismo neuronal que han observado, estos pequeños actos van creciendo convirtiéndose en grandes transgresiones de falta de honestidad. 

En un entorno como el actual, en el que ámbitos como el político, el universitario o el financiero, están siendo investigados por la existencia de delitos basados en las transgresiones descritas (contratos adjudicados fraudulentamente, títulos universitarios sin esfuerzo alguno por parte del alumno, etc), la ciencia establece que el peligro es cruzar la línea que límite de la ética.

Gracias a la investigación, realizada con resonancia magnética, se ha observado que cometer uno de estos pequeños actos deshonestos (cruzar la línea) es el principio de una cadena de comportamientos poco éticos (o ilegales). Y no, no estamos hablando del bien y el mal, solo que si lo hacemos una vez, lo más probable es que vamos a repetir, aumentando la escala o el tamaño del acto.

Quizás por eso es tan importante incorporar medidas de control, evaluación o de feedback para que estos actos, inicialmente casi "un juego" no vayan a más.

martes, 6 de noviembre de 2018

Compras centralizadas


Hace una semana se difundió un informe del Ministerio de Sanidad enfocado a impulsar las compras centralizadas en el ámbito del Sistema Nacional de Salud. Este tipo de compra tiene diversos objetivos relacionados con la eficiencia y la calidad asistencial, como son la homogeneización de productos sanitarios o la reducción en la variabilidad de precios para un mismo producto. A esto se le puede sumar la mejora en los procesos (centralizar la compra implica reducir el número de pliegos, trámites, etc). En resumen, que su uso genera efectos muy positivos.

Sin embargo, el propio informe pone sobre la mesa las debilidades del modelo de compras del SNS, que ya hemos comentado en este blog:
- Inexistencia de catálogo común de productos y servicios. Este es un paso esencial para establecer una política común de compras. Hay iniciativas a nivel autonómico para utilizar un catálogo único pero no a nivel estatal.
- Ausencia de una política de compras común. Apenas hay compras centralizadas, no se comparten modelos, estrategias, etc. Y mucho menos se comparte información de precios para conseguir una variabilidad de precios mucho menor (como ocurre en este ejemplo).
- Falta de canales para compartir información. La única forma de saber los precios de compra de otros servicios de salud es consultando los portales de contratación y buscando pliegos, adjudicaciones, etc. En algún caso, los datos de contratos menores incluyen el desglose por producto, pero no es lo habitual.

El Ministerio sigue dando pasos de gigante en temas de compras centralizadas y, de hecho, el informe que estamos comentando incluye una propuesta para que el Consejo Interterritorial apueste por una mayor participación de las comunidades autónomas en este modelo. Sin embargo, y pese a los ahorros del modelo (más de 200 millones de euros), ¿qué ocurre? 

El procedimiento es sencillo: el Ministerio genera unos procedimientos de compra a los que se pueden adherir las comunidades autónomas (incluso en productos tan complejos como las prótesis traumatológicas), todo el trámite lo realiza el propio Ministerio, finalmente se adjudican y cada servicio de salud realizará los contratos derivados para los productos que estime convenientes (mucho más sencillos y ágiles que un contrato completo). Pero parece que la fórmula sigue sin cuajar...

La casuistica de su bajo uso es muy variada y los motivos casi desconocidos, pero podríamos hacer algunas aproximaciones:
1. Tengo un modelo propio de compra centralizada que me funciona bien.
2. Si compro con el concurso centralizado pierdo parte del poder asociado a elaborar un pliego, elegir al adjudicatario, etc.
3. Los de arriba no entienden lo que necesito y seguro que van a adjudicar a un proveedor flojo. Esto vale para compras centralizadas a nivel ministerio o servicio de salud.
4. Tampoco se compran tantos productos de forma centralizada.
5. El precio no es tan bueno. [Habitualmente la compra de grandes cantidades de un producto garantiza un mejor precio, pero es cierto que no ocurre siempre].
6. Tiene ciertas implicaciones negativas como la desaparición de proveedores pequeños, de gran calidad pero que no pueden competir con las grandes empresas del sector.

Es muy llamativo que algunos de los objetivos de las compras centralizadas (como la reducción de precios o la elaboración de catálogos homogéneos de productos) se podrían llevar a cabo sin los acuerdos marco de compras. Medidas como la elaboración de un catálogo único para todos los servicios de salud o la publicación periódica de las compras de productos sanitarios indicando precio unitario, modelo y proveedor, serían muy útiles para mejorar la política de compras del sistema, alcanzando objetivos similares.

Para saber algo más de las centrales de compras, os recomendamos el informe "Las centrales de compras en el seno del Sistema Nacional de salud", elaborado por el GTES de la Universidad de Murcia.

domingo, 4 de noviembre de 2018

El resumen de las cruces


Ponemos cruces en los mapas a los lugares de interés, pero también hacemos la cruz a las cosas que queremos apartar de nuestro camino. Una cruz es un simple símbolo y precisamente eso hemos hecho: señalar nuestros enlaces favoritos de la semana para no olvidarlos. Hay mucho por leer. Gracias a todxs por estar ahí: empieza el resumen de la semana.

¿Conoces las revistas depredadoras? ¿Sabrías diferenciar una revista seria de otra que publica sin ningún tipo de revisión ni rigor? María Bibliovirtual comenta en su blog algunas de las características de estas revistas. Para tomar nota.

Cada día se habla más de la metodología Lean como una de las herramientas más importantes para mejorar la calidad asistencial. Diario Médico ha publicado un reportaje sobre Lean en la que destaca las ventajas más importantes de esta metodología. 

Quizás una de las entradas de la semana sea la que ha escrito Andoni Carrión para el Fanzine de Enfermería (y que también podéis leer en el blog La Comisión Gestora) sobre el liderazgo con pies de barro. Os dejamos con una frase que lo resume todo: "mientras el activismo enfermero 2.0 solo sea postureo, nuestra profesión seguirá en ese totum revolutum, en esa amalgama de referencias y referentes, de conversaciones interesantes pero intrascendentes, embarrada en un presente sin futuro."

La irrupción del big data ha provocado un cambio muy importante en el terreno de los proyectos de investigación. ¿Sabes cómo afecta este cambio a los aspectos metodológicos y éticos de este tipo de proyectos? En este artículo de Gaceta Sanitaria ofrecen algunas pistas para conocer algo más las peculiaridades de trabajar con big data.

Uber, Cabify, taxi... Adaptarse a los nuevos tiempos es difícil, y el sector del taxi es un buen ejemplo. ¿Ocurrirá algo parecido en el modelo sanitario cuando irrumpan nuevos protagonistas? Expansión ha publicado un interesante artículo firmado por Frederic Llordachs sobre el futuro, o casi el presente, de la sanidad.

Serafín lo ha llamado caras ocultas del hospital, y son las que están detrás de elementos tan importantes de la calidad y la experiencia como la temperatura de la habitación, la cena, la ropa de la cama o que la tecnología funcione adecuadamente. La humanización y la excelencia dependen de todos los profesionales, sin excluir a nadie, y con esta entrada del blog Cuidando lo dejan muy claro.

El crowfunding tiene su lado oscuro, al menos en salud. Así, mientras por un lado para muchas personas es su única salvación (dinero para tratamientos, medicamentos, etc), por otro lado, es cada vez más habitual que se solicite dinero para tratamientos no convencionales basados en pseudoterapias. ¿Y quién controla todo esto? No te pierdas la noticia de El País que habla del tema y cuenta algunos casos reales.

Encontrar un buen resumen de la situación actual de atención primaria vista desde dentro es algo difícil, pero Vicente Baos nos lo ha puesto muy fácil con esta entrada de su blog. Se trata del vídeo con las ponencias y el debate de una mesa redonda del congreso de SAMFYC, en la que intervienen tres ponentes de mucho nivel: el propio Vicente, Rafa Bravo y Joan Carles March. 

La inteligencia artificial y los chatbots llevan unos años cogiendo sitio en la atención sanitaria ofreciendo servicios directamente a los pacientes. Algunas han sido muy criticados, como Babylon en Londres, pero se trata de experiencias que (en teoría) van a ir aprendiendo de sus errores. En este artículo de MIT Technology Review comentan el futuro de la inteligencia artificial en la atención sanitaria. Y por cierto, si quieres entender la utilidad de los chatbots, no te pierdas este episodio de Conectando  Puntos.

Una simple búsqueda en la red o en twitter nos daría, entre otras conclusiones, que el fracaso es algo maravilloso. Fracasar es la única forma de mejorar, si fracasas es que lo intentas, y blablabla. Pero las cosas no son tan simples, y Amalio Rey lo explica en este post: "Dejad de decir que el fracaso es bueno". A leer con papel y boli. 

Hace unos años dedicamos una entrada a hablar de la prescripción social, con un título muy llamativo: Ganchillo basado en la evidencia. Por eso, nos ha encantado encontrar este post de Xataka sobre la fotografía como antidepresivo. 

Acabamos con esas canciones que nunca pasan de moda...

viernes, 2 de noviembre de 2018

Gamificación y salud


Hace unos días tuvimos la oportunidad de participar en un encuentro organizado por el Club de Salud y Farma de Esade sobre gamificación y salud. El encuentro fue moderado por Rubén Landa y además contó con la participación de Gonzalo Segrelles (neumólogo) como ponente.

Esta es la presentación que utilizamos para hablar del tema.



Notas de la presentación:
Diapositivas 2, 3 y 4: la teoría esencial de gamificación podéis leerla en este artículo ("Gamificación: papel del juego en las aplicaciones digitales en salud") o en esta revisión sistemática ("A systematic review of gamification in e-Health").
Diapositiva 5: se trata de la app Go Pirate incluida en Colgate Connnect, el cepillo electrónico de Colgate.
Diapositiva 7: cada vez hay más estudios sobre Pokemon Go. El citado aquí se puede leer en este enlace.
Diapositiva 8: el juego Zombies Run sigue creciendo y es un gran ejemplo de cómo gamificar la actividad física.
Diapositiva 9: Malaria Spot es una iniciativa muy interesante de ciencia ciudadana y gamificación.
Diapositiva 10: un gran ejemplo de incentivos económicos y gamificación es Dietbet.
Diapositiva 13: la primera operación con realidad virtual. Aunque como dijimos en la sesión, la realidad virtual no siempre implica gamificación.
Diapositiva 14: sobre rehabilitación gamificada hay muchas experiencias, como la plataforma mindmotion o eBaVir.
Diapositiva 16: dos ejemplos muy conocidos como Monster Guard y la mítica campaña zombie del CDC.
Diapositiva 17: como incorporar la salud a los grandes juegos, gracias a la posibilidad de que los personajes de World of Warcraft sean diabéticos.
Diapositiva 18: uno de los primeros juegos educativos en salud fue Bronkie the Bronchiasaurus.
Diapositiva 20: Re-Mission es un juego que se lanzó en 2006 para educar a jóvenes sobre el cáncer. 
Diapositiva 22: la dudosa evidencia que respalda los famosos juegos "brain training" se resume en este artículo.
Diapositiva 23: la tabla con las técnicas de cambio de comportamiento más utilizadas aparece en la revisión "Gamification for health promotion: systematic review of behaviour change techniques in smartphone apps".
Diapositiva 24: el canvas de gamificación lo ha elaborado Sergio Jiménez de Game On Lab.
Diapositiva 25: los datos que se muestran del eurobarómetro sobre deporte son de hace algunos años, el último eurobarómetro se puede consultar en este enlace. Conocer el motivo de la gente que no hace deporte ayuda a diseñar las actividades para conseguir que practiquen algún deporte (segmentar público y diseñar actividades específicas para cada grupo).
Diapositiva 27: la referencia a "El rey de los unos" la hemos encontrado en el blog Diabetes Tipo 1.
Diapositiva 28: se trata del juego de simulación Two Point Hospital.
Diapositiva 29: Pulse es un juego de hace unos años para formación y aprendizaje en ciencias de la salud.
Diapositiva 30: un buen ejemplo del uso de apps de preguntas y respuestas como Quizizz lo podéis ver en la cuenta de Instagram Gamificación Enfermera.

Para saber más de gamificación en el mundo de la salud, os recomendamos seguir a Anna Sort (@lostnurse en twitter), leer su blog Lost Nurse in the Digital Era o su reciente libro "From Games to Health: Lessons Learnt from the Video Games Industry".